¿Por qué estudiar la Biblia?

¿Es la Biblia relevante para nuestra vida en la actualidad? ¿Puede la Biblia darnos ayuda invaluable, práctica y verdadera esperanza? ¡Nosotros creemos que sí puede!

Algunos afirman que la Biblia es solamente una colección de mitología y ensayos religiosos hebreos. ¿Es cierto eso, o es en realidad el libro de instrucciones de nuestro Hacedor sobre cómo debemos conducir nuestras vidas? ¿Se ha preguntado usted por qué estudiar la Biblia?

¿Nos olvidaremos de la Biblia dentro de poco?

Consideremos este escenario de la vida real: Una niña de seis años entra al cuarto dónde la mamá de su amiga está estudiando la Biblia. Ella se queda viendo la Biblia y pregunta qué es. Cuando se le informa que es la Biblia, ella pregunta: “¿Qué es eso?”

¿Es esto sólo un incidente aislado, o es evidencia de una tendencia que está aumentando en la sociedad occidental que estima que la Biblia es sólo un libro de folklore sin ninguna relevancia en nuestras vidas diarias?

¿Por qué hay tanta confusión acerca del libro que todavía es el éxito de librería? Aun los centenares de denominaciones religiosas encuentran difícil ponerse de acuerdo en cuanto a cuál es el grado de autoridad que la Biblia tiene en nuestra vida y si en verdad es la palabra inspirada de Dios.

Entonces nosotros preguntamos: ¿Por qué estudiar la Biblia?

La Biblia ha resistido el paso del tiempo

A pesar de los muchos esfuerzos a través de los siglos por destruirla, la Biblia ha resistido el paso del tiempo.

Por ejemplo, en el año 303 durante el reinado del Imperio Romano, el Emperador Diocleciano lanzó un ataque vicioso en un intento por destruir la cristiandad. Él publicó un decreto ordenando que todos los libros sagrados, incluyendo la Biblia, fuesen quemados. Pero a pesar de éste y otros intentos, la Biblia ha sobrevivido a través de los siglos, hasta nuestro tiempo actual.

Un recurso importante

Muy pocos dedican tiempo y esfuerzo para estudiar y entender lo que la Biblia enseña y cómo ésta se relaciona con el comportamiento humano. Pero este libro provee soluciones verdaderas a los retos que enfrentamos a diario. Da respuestas que la ciencia y sus experimentos no pueden producir, tales como el propósito de la existencia humana y por qué estamos aquí en la tierra en primer lugar.

Las páginas de la Biblia describen de manera clara y concisa el camino que conduce a una vida feliz y abundante. Y este libro que ha sido preservado milagrosamente a través de los siglos también se refiere a los acontecimientos mundiales actuales y lo que el futuro depara para la humanidad. Los gobiernos del mundo han fallado en traer paz a este mundo, pero la Biblia revela cómo finalmente se logrará la paz verdadera y duradera.

Una historia de amor

No, este libro no es un surtido misceláneo monótono y aburrido de ideología e ideas humanas. Es un manual viviente provisto para nosotros por un Dios amoroso y benévolo que nos creó con un propósito grande y maravilloso.

A medida que estudiemos sus palabras, nos daremos cuenta que Él no es un Dios adusto, severo y frío, sino más bien que Él quiere que seamos felices y vivamos una vida llena de alegría. No obstante, Él quiere que estudiemos su Palabra para que descubramos r cómo podemos tener esta vida abundante. Como nuestro Creador, Él, y sólo Él, conoce el camino correcto que conduce a nuestro bienestar completo.

Uno de los más famosos poemas de la Biblia dice: “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” (Salmo 119:105). Sí, la Biblia es una luz que nos guía por el camino en un mundo oscurecido.

Muchas personas de la historia han reconocido la importancia de este libro:

  • El presidente Abraham Lincoln de los EE.UU. dijo: “Yo estoy diligentemente ocupado en el estudio de la Biblia. Creo que es la palabra de Dios porque me encuentra dónde yo estoy”. Él también dijo: “Yo creo que la Biblia es el mejor regalo que Dios ha dado jamás al hombre. Este libro nos comunica todo lo bueno del Salvador del mundo”.
  • El presidente Woodrow Wilson de los EE.UU. dijo: “Yo me lamento por los hombres que no leen la Biblia cada día. Me pregunto por qué se privan ellos de la fuerza y placer”.

Un manual de instrucciones de nuestro Hacedor

¿Pero por que estudiar la Biblia en primer lugar? La humanidad no es el resultado de la casualidad ciega. Nosotros no somos un producto de la evolución biológica, una teoría no probada que muchos retienen como su sistema de creencias.

La Palabra de Dios, la Biblia, declara que la humanidad fue creada para un propósito muy especial. Nuestro destino final es descrito en las páginas de su Biblia, y nos explica la razón por la que nacimos. Si usted quiere saber y entender cuál es ese propósito, entonces usted necesita estudiar seriamente la Biblia—el libro que lo aclara.

El hombre fue creado de un modo diferente al reino animal. Los seres humanos fueron creados con una mente que puede razonar y hacer juicios y tomar decisiones. Los seres humanos son diferentes de cualquier otra criatura creada sobre la faz de la tierra. Nosotros podemos calcular complejas formulas matemáticas y construir enormes e imponentes estructuras.

¿Por qué esta diferencia? En el primer libro de la Biblia Dios dijo, “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza” (Génesis 1:26). Esto no fue dicho de ninguno de los otros animales, y pone al hombre en una categoría especial.

Verdadera esperanza para esta vida y más allá

Esta escritura tiene que ver con nuestro futuro, no sólo en esta vida, sino también más allá de esta existencia física temporal. Como declaró el apóstol Pablo: “Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres” (1 Corintios 15:19). Proverbios 14:32 declara: “Mas el justo en su muerte tiene esperanza”. Una definición de esperanza es una expectativa positiva del futuro.

Como dijo Job: “Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir? Todos los días de mi edad esperaré, hasta que venga mi liberación [cambio]. Entonces llamarás, y yo te responderé; tendrás afecto a la hechura de tus manos” (Job 14:14-15).

Job entendió que la muerte no es final, sino que en un tiempo futuro él estaría en la presencia de su Creador. “Yo sé que mi Redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo; y después de deshecha esta mi piel, en [nota al pie, “dejando aparte”] mi carne he de ver a Dios” (Job 19:25-26).

El apóstol Pablo también se refirió a este “cambio” en 1 Corintios 15:51: “He aquí os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados [cambiados]” (énfasis agregado). Él se estaba refiriendo claramente a la resurrección de los muertos y la transformación de los cristianos que estuvieran vivos al regreso de Cristo (vv. 53-54).

Estos y muchos otros versículos explican que el hombre no es un accidente evolutivo. Hay una razón por la cual Dios nos ha puesto sobre la tierra. (Otros artículos en nuestro sitio de Internet le darán información adicional sobre su increíble potencial humano.)

Una inversión de tiempo que pagará dividendos

¿Por qué estudiar la Biblia? Es una inversión invaluable en su futuro. A menos que usted esté dispuesto a apartar algo de tiempo para estudiar su Biblia, nunca llegará a un entendimiento más profundo de la razón por la que usted nació. Sin duda nosotros debemos estar dispuestos a apartar algo de tiempo de nuestra vida diaria y dedicarlo al estudio del libro que nos dice por qué existimos y qué es lo que el futuro nos depara a cada uno de nosotros.

El apóstol Pablo, al referirse al Antiguo Testamento, dijo: “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza” (Romanos 15:4).

Deseamos que usted se aferre a esa esperanza, con determinación y tesón. Que Dios lo bendiga abundantemente a medida que usted se decida a abrir las páginas de la Biblia, y participar de las palabras que fueron escritas por inspiración de Dios (2 Timoteo 3:16).

Los artículos en este sitio de Internet están diseñados para ayudarle en sus estudios. Si podemos ayudarle en cualquier forma, no dude en ponerse en contacto con nosotros.