Datos fascinantes de la Biblia

La Biblia es el libro más vendido de todos los tiempos, y es fascinante en varias formas. Más importante aun, es el hecho de que afirma haber sido inspirado por Dios.

¿Sabía usted que la Biblia es el libro más popular y más vendido de todos los tiempos? Se han imprimido más de 6.000 millones de ejemplares de la Biblia.

Y sin embargo, la Biblia sigue siendo lo que el escritor Bruce Barton dijera: “El libro que nadie conoce”. Tenemos Biblias, las regalamos, las tenemos en las bibliotecas de nuestra casa. Pero, ¿cuánto sabemos acerca de este sorprendente libro?

A continuación les daremos unos cuantos datos de la Biblia que tal vez lo sorprendan:

  • La Biblia ha sido traducida en más de 2000 idiomas.
  • La Biblia fue escrita por cerca de 40 autores diferentes en un período de 1500 años.
  • Los libros de la Biblia fueron escritos en tres idiomas distintos (hebreo, griego y arameo).
  • Hay tres divisiones principales en el Antiguo Testamento y cuatro en el Nuevo Testamento.
  • El Antiguo Testamento estaba compuesto originalmente por 22 libros, no por 39.
  • El último versículo del Antiguo Testamento termina con una pregunta.
  • Algunos capítulos de la Biblia son en realidad acrósticos y fueron escritos así con el fin de que fueran memorizados.
  • Los autores de la Biblia escribieron bajo inspiración divina, de Dios.

Analicemos más detalladamente algunos de estos hechos.

Siete divisiones principales de la Biblia

Hay siete divisiones principales en la Biblia, tres en el Antiguo Testamento y cuatro en el Nuevo Testamento. Los 39 libros de nuestro Antiguo Testamento están divididos en tres secciones: la ley, los profetas y los escritos (Lucas 24:44-45).

El Nuevo Testamento contiene 27 libros, y cuatro divisiones principales: los evangelios y los Hechos, las epístolas de Pablo, las epístolas generales y el Apocalipsis. Siete es un número sobresaliente en la Biblia y señala que algo está completo y perfecto.

¿Por qué la Biblia hebrea sólo tiene 22 libros?

En el primer siglo, las Escrituras que componían el Antiguo Testamento con frecuencia estaban escritas en 22 rollos separados. El famoso historiador judío, Josefo, escribió al respecto: “Nosotros (los judíos) no tenemos una multitud de libros entre nosotros, que se contradicen y se oponen entre sí, sino únicamente 22 libros, que contienen el registro de todo el pasado; que nosotros creemos que son divinos” (Flavio Josefo, En contra de Apión, Libro I, Sección VIII).

Muchos creen que esta conformación fue hecha de acuerdo con las 22 letras del alfabeto hebreo. Todo lo que se escribe en hebreo puede hacerse utilizando tan sólo 22 letras. Para la mente judía de aquella época, todo lo que Dios tenía que decirles a ellos fue escrito en 22 libros. Si tomamos los 22 libros del Antiguo Testamento y les agregamos los 27 libros del Nuevo Testamento, tendríamos un total de 49 libros en toda la Biblia, lo que es 7 veces 7, denotando nuevamente algo completo y perfecto.

Los 22 libros de la Biblia hebrea corresponden exactamente a los 39 libros que tenemos en las traducciones modernas. El menor número de libros es el resultado de la forma en que varios libros se han combinado:

  • Génesis
  • Éxodo
  • Levítico
  • Números
  • Deuteronomio
  • Josué
  • Jueces y Ruth
  • 1 y 2 de Samuel
  • 1 y 2 de Reyes
  • Isaías
  • Jeremías y lamentaciones
  • Ezequiel
  • 12 profetas menores (Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías y Malaquías)
  • Salmos
  • Proverbios
  • Job
  • Cantar de los Cantares
  • Eclesiastés
  • Ester
  • Daniel
  • Esdras y Nehemías
  • 1 y 2 de Crónicas

(Fuente: Gleason L. Archer, Jr., A Survey of Old Testament Introduction, [Introducción al Antiguo Testamento]; 1974, pp. 67-68).

El orden original de los libros de la Biblia

No sólo el número total de los libros es diferente, sino que su orden también es distinto. Las traducciones modernas tienen a Malaquías como el último libro del Antiguo testamento, en tanto que el último libro del Antiguo Testamento Hebreo es 2 de Crónicas.

Lo que hace esto algo fascinante es que el último versículo de la Biblia según las escrituras hebreas, es realmente una pregunta acerca de aquellos que irían a construir la casa de Dios en Jerusalén (2 Crónicas 36:23). La respuesta la encontramos en Mateo 1:1, que es el primer versículo del Nuevo Testamento.
No es una simple coincidencia. Nos muestra que hay una continuidad entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. El Nuevo Testamento es la continuación de la Palabra inspirada de Dios para nosotros en la actualidad.

Varios niveles fascinantes

La Biblia es un libro fascinante por varios motivos, pero el más importante de todos es el hecho de que la Biblia afirma que es inspirada divinamente por Dios. ¿Por qué no aceptar este reto y darle un vistazo a su contenido para que pueda decidir si es sólo un libro más, aunque sea el libro más vendido de todos, o si realmente ha sido escrito por el mismo Dios que creó el universo y la vida?

Si esto fuera cierto, entonces este libro es un libro que todos quisiéramos estudiar todos los días de nuestra vida.