Vida, Esperanza y Verdad

Versiculos Para Meditar

No te acuerdes de los pecados de mi juventud

Salmo 25:6-7  

Acuérdate, oh Eterno, de tus piedades y de tus misericordias, que son perpetuas. De los pecados de mi juventud, y de mis rebeliones, no te acuerdes; conforme a tu misericordia acuérdate de mí, por tu bondad, oh Eterno.

David pensó profundamente acerca de Dios y sus características. Él supo que la misericordia y el amor constante eran características esenciales de nuestro gran Creador. David también supo que él había pecado en su juventud y en su edad adulta. Todos los pecados son una ofensa y afrenta al Dios justo, y por eso David le suplicó a Dios que en lugar de acordarse olvidara los pecados y recordara sus misericordias.

Éste es un tema clave de la Biblia: Cómo Dios en su misericordia satisfizo su justicia. La única manera fue a través de la muerte de Jesucristo para pagar la pena de nuestros pecados. A través de ese don misericordioso y amoroso, Dios puede conducirnos al arrepentimiento, olvidar nuestros pecados y atraernos a Él.

Si desea más información acerca del arrepentimiento y perdón de pecados, vea nuestro artículo “¿Qué es el arrepentimiento?