El fruto del espíritu: benignidad

Algunas personas relacionan benignidad con debilidad. Otros podrán pensar que pequeños actos de benignidad son frívolos y sin importancia. ¿Qué papel juega el fruto del espíritu de la benignidad?

Nuestro mundo está lleno de personas cortantes, personas que insultan a los que están a su alrededor, no le abren la puerta a las señoras de edad ni a los que van con paquetes, se ríen de las desgracias de los demás y tratan de mostrar su superioridad pasando por encima de los demás.

Sin embargo existen otras personas que ceden su puesto en la fila, elogian a las personas que los rodean, se apuran para abrirle la puerta a los demás, se solidarizan con los infortunios de otras personas y muestran humildad y disposición para servir a los demás.

¡Es fácil identificar a las personas que muestran benignidad!

Desafortunadamente, las personas que basan su pensamiento en la mentalidad de “la supervivencia del más fuerte” es probable que no vean la lógica de la verdadera benignidad. A la gente le gusta recibirla, pero a menudo no ven el beneficio de ser benigno.

¿Qué dice Dios acerca de la benignidad?

La benignidad hace parte de la lista del fruto del espíritu de Gálatas 5:22. Según el Zondervan NIV Bible Commentary (Comentario de la Biblia de Zondervan NVI) la palabra griega que se traduce para benignidad es “la divina benignidad con la cual Dios actúa hacia la humanidad. Es a lo que se refiere (Antiguo Testamento) cuando constantemente dice: ‘Dios es bueno’. Los cristianos deberían mostrar benignidad al comportarse con los demás, de la misma manera que Dios se ha comportado con ellos”. Básicamente significa “hacer obras pensadas para los demás”.

En Proverbios 20:28 vemos unas cualidades que Dios quiere en un líder: “misericordia y verdad guardan al rey, y con clemencia se sustenta su trono”.

A través de la Biblia se asocian dos cualidades con la benignidad: el amor y la misericordia. Pedro escribió que debíamos agregarle “a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal” amor (2 Pedro 1:7), en tanto que Pablo habló de vestirnos “de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia” (Colosenses 3:12).

¿Qué es benignidad? Está basada en la mentalidad que se describe en Filipenses 2:3-4: “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros”.

Benignidad es darnos humildemente en amor y misericordia a las personas que de pronto no podrán darnos nada a cambio, a personas que a veces no lo merecen y a personas que por lo general no nos van a agradecer por ello. Benignidad básicamente es una forma de pensar que lleva hacer obras pensadas para los demás.

¿Por qué Dios quiere que manifestemos benignidad?

La primera parte de Proverbios 19:22 dice: “Contentamiento es a los hombres hacer misericordia” ¿Por qué? ¿Por qué considera Dios esta característica tan importante?

En Salmos 25:6 vemos un punto muy interesante acerca del origen de la benignidad: “Acuérdate, oh Eterno, de tus piedades y de tus misericordias, que son perpetuas”. Dios creó el mundo y a la humanidad, y muy amablemente nos permite vivir acá. También nos permite elegir como queremos vivir, aunque el preferiría que escogiéramos su camino de vida, porque sabe que es de la única forma en que conseguiremos la verdadera felicidad. ¡Qué gran benignidad!

Dios quiere que seamos como Él. Aunque la tierna misericordia y amorosa benignidad de Dios a menudo se da por sentada, sus siervos reconocen su mano. Lo mismo pasará con nosotros si seguimos su ejemplo y somos misericordiosos y benignos como Él lo es. Las historias en la Biblia nos muestran que la misericordia y la benignidad de Dios se manifestaban a través de personas que eran inspiradas por Él. Dios envió mensajeros y profetas para que trataran de ayudar a la gente.

En Efesios 4:32 dice: “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”. En el versículo 31 vemos lo contrario de esto: “Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia”. ¡Es obvio que éstas son unas características que Dios no quiere que tenga su pueblo escogido!

¿Por qué quiere Dios que manifestemos benignidad? Nosotros somos herramientas que debemos extender la benignidad amorosa de Dios y su misericordia al mundo. Debemos reflejar la luz y el ejemplo de su compasión, misericordia y benignidad. ¡Debemos ser como Él para que podamos estar en su familia para siempre!

Un ejemplo de benignidad que debemos seguir

En uno de los peores momentos del antiguo reino de Judá, podemos encontrar un asombroso despliegue de benignidad. En 2 Crónicas 22 y 23 encontramos la historia que comienza con una malvada reina Atalía tomando el trono de Judá después de asesinar a toda la descendencia real. De hecho mató a toda la descendencia menos a un bebé llamado Joás. La hija del que fuera rey (Josabet) salvó al pequeño Joás de la matanza junto con su esposo, el sacerdote Joiada y lo escondieron en la casa de Dios.

Durante siete años Joiada escondió a Joás mientras que la reina usurpadora gobernaba en Judá. Ambos esposos tomaron este impresionante riesgo, poniendo sus vidas en peligro por mostrar benignidad con el niño condenado a muerte. Después de siete años, Joiada cobró fuerzas y empezó a actuar para que Joás fuera instaurado como rey de Judá y poder deshacerse de Atalía. Así, por muchos años, Joiada estuvo guiando y aconsejando al joven rey. Esta historia nos muestra que la benignidad puede implicar que sacrifiquemos nuestra comodidad por otros e incluso arriesgarnos para poder ayudarlos.

Un ejemplo para evitar

En 2 Crónicas 24 vemos un giro trágico de la historia, el rey Joás nos da un ejemplo perturbador para evitar. Después de muchos años de benignidad con Joás, el sacerdote Joiada murió. Y Joás en lugar de seguir lo que Joiada le había enseñado y mostrado, siguió fue el consejo necio de los líderes del pueblo. Debido a esto, Judá volvió a la idolatría. Dios envió a varios profetas para que animaran a Joás y a Judá a que se volvieran a Él, pero fueron cruelmente ignorados. Zacarías, hijo de Joiada, el hombre que mostró tanta benignidad con Joás durante toda su vida, fue uno de los profetas que Dios envió.

¿Cuál fue el trato que Joás le dio al hijo de la persona que literalmente le salvó la vida y trabajó para que pudiera ser un buen rey? ¡Joás ordenó que apedrearan y mataran a Zacarías! “Así el rey Joás no se acordó de la misericordia que Joiada padre de Zacarías había hecho con él, antes mató a su hijo, quien dijo al morir: el Eterno lo vea y lo demande” (2 Crónicas 24:22).

No solamente nos muestra lo horrible que puede llegar a ser la falta de benignidad, también nos muestra que debemos estar alerta para seguir a Dios, de lo contrario todas las cosas como la benignidad ya no serán tan importantes para nosotros.

Auto-examen de benignidad

  1. ¿La benignidad que muestro a los demás refleja la que Dios tiene conmigo? ¿Ejemplos?
  2. ¿Busco algo a cambio con la benignidad que muestro, o es genuina? ¿Cómo lo sé?
  3. ¿Mis acciones benignas, llevan consigo misericordia, amor y compasión? ¿Cómo?
  4. ¿Cuando realmente puedo hacerlo, cuanto sacrifico por lo demás en lugar de ser egoísta?

¿Cómo podemos mostrar más benignidad?

El fruto del Espíritu tiene varias combinaciones que van de la mano (la benignidad implica amor, paciencia, templanza, etc.) por una buena razón: Dios es completo y equilibrado. La benignidad es otra parte que mantiene nuestras actitudes espirituales y nuestra vida equilibrada. ¿Cómo podemos mostrar más benignidad?

  1. A veces las pequeñas cosas son las más que cuentan. Si tratamos de manifestar más misericordia a los demás poco a poco, veremos un cambio completo en nuestra actitud — será una llena de benignidad. Algunos ejemplos que demuestran benignidad son:
    • Elogie a la gente de manera sincera (sin adulaciones) para alegrarles el día.
    • Interactúe con los extraños, en vez de pasar de largo o mirar al piso (ábrales la puerta, sonría, salude, ayúdeles a llevar algo).
    • Siéntese y hable con personas que claramente no quieren estar solas.
  2. Hágale un espacio a la benignidad en su personalidad y su rutina diaria. Esto puede implicar cambios en sus rutinas, dedicarle más tiempo a los demás y desarrollar una actitud de servicio. No va a cambiar de la noche a la mañana, pero entre más piense en manifestar benignidad, su vida diaria estará más influenciada por ese pensamiento.
  3. No desaproveche las oportunidades para manifestar benignidad. Diariamente se presentan varias. Si usted está preparado para ellas entonces podrá aprovecharlas todas. Si pierde alguna, entonces esfuércese por manifestarla en la próxima oportunidad que se le presente.

La benignidad no es un intento egoísta para que logremos algo. Es una muestra de misericordia y amor con otro ser humano sin pensar en recibir nada a cambio. Debemos desarrollar el mismo amor y la benignidad que Dios tiene por nosotros.

Lea más acerca de cómo recibir y utilizar el Espíritu Santo en los artículos “Cristo en nosotros: ¿cómo vive Cristo en usted?” y “¿Cómo saber si tiene el Espíritu Santo?