Vida, Esperanza y Verdad

La creación exige un Creador

La evidencia científica apunta a que nuestro increíble universo tuvo un principio. Pero ¿cuál fue la primera causa? En la Biblia Dios dice que Él fue. ¿Podemos probarlo?

En los últimos 50 años, la astronomía y la astrofísica han estado a la vanguardia de los campos de la ciencia que más rápido se están desarrollando. Impulsados por instrumentos avanzados y telescopios en órbita que pueden detectar señales a lo largo de todo el espectro de longitudes de onda, nuestro conocimiento del universo se ha incrementado enormemente.

La evidencia científica nos ha conducido al desarrollo de varios modelos acerca de cómo comenzó el universo y se expandió a través de miles de millones de años —explicando una paradoja que ha dejado perplejos a los astrónomos por miles de años. Hasta los años de 1920 se creía que el universo era algo estático; pero, ¿era infinito o finito, y tuvo comienzo o no?

Una encuesta del Sloan Digital Sky afirma: “Los antiguos griegos reconocían que era difícil imaginarse cómo luciría un universo infinito. Pero también se preguntaban si el universo era finito, y usted pone su mano en el borde, ¿adónde se va su mano? Los dos problemas de los griegos con el universo representaban una paradoja —el universo tendría que ser o finito o infinito, y ambas alternativas ofrecían problemas” (Skyserver.sdss.org, artículo: “El universo que se está expandiendo”).

Pero en 1992, el descubrimiento del astrónomo Edwin Hubble, que el universo se está expandiendo, llevó a la conclusión de que el universo no es estático y que inicialmente tuvo que tener un comienzo.

A medida que se ha reunido más y más evidencia, muchos científicos han desarrollado un modelo comúnmente aceptado para el comienzo y crecimiento del universo. Este modelo es llamado con frecuencia como la teoría del Big Bang (“la gran explosión”) inflacionario caliente y aquí nos referiremos al modelo estándar. A continuación les daremos una versión muy resumida de ese modelo.

Un resumen de la teoría del Big Bang inflacionario caliente

  • Al comienzo del universo había un punto de energía que era infinitesimalmente pequeño, con una temperatura y densidad casi infinitas. Esto es descrito algunas veces como una “región semilla diminuta”, de la cual surgió el universo.

El universo fue lanzado (en lo que se llama “Big Bang”), cuando el universo se “infló” instantáneamente. En menos de una millonésima, de una millonésima, de una millonésima de una millonésima de segundo, el universo se infló hasta un tamaño tan grande como un millón de veces, un millón de veces, un millón de veces, un millón de veces más. En segundos, el universo alcanzó un tamaño un poco menor del que vemos en la actualidad. Vea el artículo “¿Requiere de un milagro la teoría del Big Bang?”, para profundizar en la discusión acerca de la inflación.

  • El universo era un caldo compuesto por partículas subatómicas que estaba extremadamente caliente (billones de grados). En este instante, las fuerzas de la naturaleza tomaron sus formas actuales.
  • En el momento en que el universo alcanzó la edad de cerca de un minuto, se enfrió hasta el punto de que el hidrógeno que se había formado y las condiciones por todas partes, eran similares a las que existen en el centro de la estrellas en la actualidad.
  • Cuando el universo tenía cerca de 60.000 años de edad, la densidad de la luz cayó por debajo de la de la materia y la energía comenzó a convertirse en materia y el universo pasó de la era de la radiación a la era de la materia.
  • A los 400.000 años el universo se enfrío por debajo de los 3000 grados kelvin y los átomos se formaron.
  • Después de cerca de 100 millones de años la materia comenzó a agruparse y nacieron las primeras estrellas.
  • Para los mil millones de años se habían formado ya las primeras galaxias.
  • Para los cinco mil millones de años las galaxias habían madurado hasta el tipo que vemos en la actualidad y se había formado la galaxia de la Vía Láctea.
  • Para los 9 mil millones de años la tierra se formó.
  • Se estima que el universo tiene ahora cerca de 13.7 mil millones de años.

¿Cómo puede usted probar lo que pasó miles de millones de años atrás?

Ya que no existía ningún ser humano que pudiera presenciar lo que pasó en el momento de la creación, la prueba sólo se puede basar en la evidencia circunstancial. La evidencia científica del modelo estándar es muy fuerte y está basada en:

  1. Observaciones y medidas del universo observable.
  2. El entendimiento actual de las leyes de la naturaleza.
  3. El modelo matemático que produce resultados consistentes con los Nos. 1 y 2.

Si bien la investigación adicional provista por una instrumentación aún más avanzada todavía continua, todo parece indicar que los elementos del modelo estándar se verán aún más reforzados.

Entonces, ¿el caso de la creación del universo está ahora cerrado por haber sido explicado por causas naturales? O, ¿todavía existen temas fundamentales que no han sido explicados?

¿Tiene Dios un lugar en la creación? Los científicos comienzan con una premisa fundamental de que sólo los procesos naturales y la secuencia de eventos que son consistentes con las leyes naturales deberían ser considerados. En otras palabras, la idea de Dios creando el universo, se excluye como posibilidad desde el principio.

¿Es esta presunción consistente con el método científico y la evidencia circunstancial?

¡Lo inexplicado explica mucho!

Hay un tema crucial inexplicado en el modelo estándar. De hecho, el modelo no tiene en cuenta para nada el momento de la creación de todo, sino que en vez de ello comienza con el crecimiento del universo a partir de una fuente preexistente de energía y materia.

El campo extremo más profundo de Hubble —una pequeñísima porción del universo, revela un incontable número de galaxias en la creación de Dios. Si bien los científicos afirman seguir el modelo científico al estudiar el origen del universo, el modelo estándar comienza con una presunción fundamental. ¡Usted tiene que aceptar la suposición de que algo fue creado de la nada!

Los científicos generalmente están de acuerdo en que tenía que haber una fuente de energía y de materia antes del Big Bang. ¿Cómo se originó esa fuente original? ¿Qué leyes de la física pueden explicar este fenómeno? No hay nada que permita la creación de la energía y la materia de la nada.

Varias teorías sin fundamento han sido propuestas, desde la idea de que el universo realmente no tuvo un comienzo real, hasta múltiples universos que aparecen y desaparecen por la eternidad. Toda la evidencia sugiere que el universo tuvo un comienzo. Sin embargo el hecho sencillo es que la ciencia no ofrece una explicación racional acerca de cuál fue la fuente de la materia que formó el universo. ¿Acaso esto no sugiere un comienzo sobrenatural del universo?

Hay una pregunta relacionada que tampoco ha sido explicada. Con toda la energía, la materia y el espacio mismo concentrados inicialmente en un volumen infinitesimalmente pequeño, ¿qué era lo que lo mantenía en su lugar antes de que fuera liberado en el momento del “bang” (“explosión”)? ¿Qué fuerza sería lo suficientemente poderosa para constreñir todo el universo, que no fuera un poder sobrenatural?

Otro tema que no se explica es la inflación súbita del universo. ¿Cómo logró el universo incrementar su tamaño desde algo infinitesimalmente pequeño hasta algo ligeramente inferior a lo que podemos ver en la actualidad —en menos de segundos? Otra vez, este concepto no puede ser explicado por ninguna ley física. ¿Qué pudo haber causado esta súbita inflación?

Después hay una pregunta acerca de la cuarta ley fundamental de fuerzas del universo. Estas fuerzas son la gravedad (la atracción universal entre todas las formas de masa y energía), las fuerzas fuertes (necesarias para mantener el núcleo de los átomos unido), las fuerzas débiles (que actúan solamente dentro de las partículas de un átomo y son responsables de algunas reacciones de las partículas y ciertas formas de radioactividad), y las fuerzas electromagnéticas (que actúan entre partículas cargadas tales como los electrones y los protones en los átomos).

Los científicos creen que estas fuerzas fundamentales surgieron en los primeros segundos del Big Bang. Sin embargo, no hay explicación acerca de cómo surgieron esas fuerzas. ¿Debemos creer que esas fuerzas surgieron solamente?

Es importante entender exactamente lo que los científicos creen que fue creado en el momento del Big Bang. El hombre común puede pensar que inicialmente había un espacio vacío y que la creación ocurrió cuando este espacio estaba lleno con materia y energía. En el modelo estándar no solo la materia y la energía fueron creadas, sino también el tiempo y el espacio en sí. La teoría de la relatividad de Einstein postuló que el tiempo era una parte del universo físico. Como tal, el tiempo puede variar dependiendo de la ubicación y la velocidad. Hasta el momento, todas las pruebas de la teoría de Einstein la han verificado.

Las implicaciones son enormes. Si el tiempo y el espacio fueron parte de la creación física, ¿qué existía antes?

¿Qué sugiere la evidencia científica?

Basados en la evidencia científica actual, los siguientes eventos ocurrieron al comienzo de la creación del universo.

  • La materia y la energía del universo fueron creados de la nada.
  • Toda la materia, la energía y el espacio mismo estaban constreñidos en un volumen extremadamente pequeño por una fuerza desconocida.
  • En el lanzamiento del universo, la materia, la energía y el espacio se inflaron en un instante para crear un universo casi igual en tamaño al que vemos en la actualidad.
  • El tiempo comenzó cuando el universo fue creado.
  • Todas las leyes físicas, así como las fuerzas fundamentales de la naturaleza, fueron creadas en un instante de inflación.

Después de esta ráfaga inicial de actividad, el universo comenzó a seguir en general un patrón de desarrollo consistente con las leyes naturales. Sin embargo no existe ninguna explicación científica acerca de cómo o porqué ocurrieron estos primeros acontecimientos. Sin tal evidencia, las opciones son:

  1. Aceptar, en fe, que en algún momento futuro esa evidencia científica será descubierta.
  2. Buscar una explicación alternativa.

¿Cuál es la conclusión más razonable? ¿Qué estos sucesos únicos en la historia del universo ocurrieron debido a alguna serie de leyes naturales que no han sido observadas desde entonces? ¿O que hay un ser supremo todo poderoso que fue la primera causa?

¿Cuál requiere más fe?

La declaración de Dios como Creador

El Dios de la Biblia reclama la responsabilidad de la creación del universo. Las primeras palabras de la Biblia son: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1). Esta escritura no define cuán lejos en el tiempo ocurrió este comienzo. La ciencia indica que fueron miles de millones de años, y un estudio cuidadoso de la Biblia muestra que esto es consistente con la evidencia científica.

Hay una brecha indeterminada de tiempo entre la creación del universo descrito en este versículo y lo que sigue a continuación en el versículo siguiente. En Génesis 1:2, se describe una re-creación de la tierra, en preparación para la introducción de la humanidad. Vea el artículo “La teoría de la brecha”, si desea una explicación detallada de la diferencia de tiempo entre estos dos versículos.

Dios afirma que al ver la evidencia de la creación está prueba que Él es Dios. Una declaración similar de Dios como Creador, también la encontramos en otras escrituras. Por ejemplo: “Por la palabra del Eterno fueron hechos los cielos, y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca. Él junta como montón las aguas del mar; Él pone en depósitos los abismos Tema a Dios toda la tierra; teman delante de él todos los habitantes del mundo. Porque él dijo, y fue hecho; Él mandó, y existió” (Salmos 33:6-9).

Dios nos reta a que probemos sus afirmaciones. “Venid luego, dice el Eterno, y estemos a cuenta” (Isaías 1:18), en referencia a su deseo de perdonarnos nuestros pecados si nos arrepentimos. En Malaquías 3:10, dice: “y probadme ahora en esto”, haciendo referencia a su promesa de bendecir a aquellos que fielmente le diezmen a Él.

Dios expresa este mismo principio en el Nuevo Testamento también: “Examinadlo todo; retened lo bueno” (1 Tesalonicenses 5:21).

Dios señala que al mirar la evidencia de la creación, esta prueba que Él es Dios. “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa” (Romanos 1:20). En otras palabras, la creación es una prueba de Dios.

Veamos que la Biblia concuerda con la ciencia en que el tiempo tuvo un principio. Pablo, al referirse a la promesa de Dios, la vida eterna, escribió: “En la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos” (Tito 1:2). Tan sorprendente como les pueda parecer a algunos, la Biblia no entra en conflicto con la ciencia sino que en vez de ello la respalda (vea “Dios y la ciencia”).

El diseño de la creación

Hay una evidencia de que la creación del universo fue un evento sobrenatural. La evidencia científica apunta a un suceso único en la historia del universo —su creación. Sin embargo el mecanismo de este evento no puede ser explicado por medio de la ciencia. ¿Cuál es la alternativa? Un Dios Creador.

Lea más acerca de esta verdad que cambia la vida, en otros artículos de esta sección: “¿Existe Dios?” y conozca a nuestro maravilloso Creador. Los artículos en este sitio en la red están para ayudarlo a hacer ¡justamente eso!

Continuar leyendo

×

Discern is published every two months and is available in digital and print versions. Choose your preferred format to start your subscription.

Print subscriptions available in U.S., Canada and Europe

×

Please choose your region:

×

Suscríbase a Discernir

×
Fill out the form below to start your subscription.
×
Por favor, introduzca su nombre de pila.
Por favor ingrese su apellido.
Se requiere una dirección de correo electrónico válida.