¡Él ha resucitado!... ¿Ahora qué?

En esta época del año, muchos se enfocan en estas tres famosas palabras de los Evangelios, pero la historia no termina ahí. Es un mensaje de esperanza para todos nosotros.

 ¡El ha resucitado!”.

Una vez al año, como un reloj, los grandes carteles que anuncian las iglesias alrededor del mundo convergen en estas tres palabras. Si hacemos un recorrido por las filas de las iglesias en un domingo de resurrección usted encontrará lo mismo:

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!

Se supone que esto es algo esperanzador, pero ver señal tras señal con la misma declaración tan enfática me provoca una pregunta inquietante:

¿Ahora qué?

Sí, Él ha resucitado, pero ¿ahora qué?

El acertijo de los discípulos

Me imagino que los discípulos se hacían la misma pregunta cuando oyeron las noticias por primera vez. Después de caminar tres años y medio con ellos, Jesús, su amigo y Maestro, estaba muerto. Sus esperanzas de que Israel fuera restaurado quedaron reducidas a cenizas. Todo lo que ellos creían parecía estar en ruinas.

Y luego, las noticias: “¡Él ha resucitado!”. Increíble. Imposible. Pero esto fue lo que el ángel le dijo a la mujer que fue a su tumba y la encontró vacía: “No os asustéis; buscáis a Jesús nazareno, el que fue crucificado; ha resucitado, no está aquí; mirad el lugar en donde le pusieron” (Marcos 16:6).

A su debido tiempo, todos los discípulos —y más de 500 creyentes (1 Corintios 15:6)— volverían a ver al Cristo resucitado. No podría negarse, no había campo para ninguna duda: Él estaba vivo. Él había resucitado.

¿Y ahora qué?

Los discípulos encontraron una respuesta a esta pregunta, pero les tomó tiempo hacerlo. Fue el mismo Jesús quien les dio la primera clave:

“Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas” (Lucas 24:46-48, énfasis añadido).

Jesús sufrió por una razón. Él murió por una razón. Y fue resucitado por una razón —“que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones”.

El pago de la pena

El problema del pecado es que éste corrompe. Destruye. Nos causa dolor y sufrimiento a nosotros y a otros.

Dios no puede tolerar el pecado, ni lo hará. Por su naturaleza destructiva, Dios estableció justamente una pena por el pecado —todo pecado— que es la muerte. El pecado requiere una vida y el poder de la muerte de Cristo es lo que paga la pena de todos aquellos dispuestos a arrepentirse de sus pecados y a aceptar ese sacrificio. Pero esto todavía no responde nuestro interrogante. Cristo murió para pagar la pena de nuestros pecados, pero, ¿ahora qué? ¿Adónde vamos entonces? ¿Qué necesitamos estar haciendo?

Una nueva forma de vivir

La epístola del apóstol Pablo a los romanos está repleta de preguntas retóricas y muchas de ellas giran alrededor de nuestro recurrente tema de ¿ahora qué? Éste es uno de mis pasajes favoritos de esta epístola:

“¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado” (Romanos 6:1-6).

Aquí lo tenemos. En pocas palabras Pablo acaba de responder nuestra persistente pregunta. Cristo murió por nuestros pecados, no para que pudiéramos continuar en ellos, sino para que pudiéramos ser liberados de estos pecados y dejar atrás la forma de vida que los produjo.

La vida después del arrepentimiento y aceptación del sacrificio de Jesucristo es totalmente diferente a la que estábamos acostumbrados a tener. Utilizar el perdón que viene de ese sacrificio como licencia para continuar pecando es como sacar un vestido de la lavandería para ir a jugar en el barro. Es contraproducente.

Pablo explica que nuestro viejo hombre, el viejo yo, el yo que decidió ignorar completamente la perfecta ley de Dios y vivir como quería, necesita ser crucificado, morir con Cristo. Y cuando hacemos este compromiso, entonces, “como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva”.

Sólo el comienzo

Sí, Cristo ha resucitado, pero esta es sólo la mitad de la historia. La otra parte es que nosotros también debemos resucitar. Como seguidores de Dios, debemos continuamente luchar por hacer “morir las obras de la carne” (Romanos 8:13), mientras caminamos en una nueva forma de vivir.

Anteriormente vimos el recordatorio de Pablo de “porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección”. Esto no es sólo un lenguaje poético. La Biblia nos profetiza una futura resurrección literal en donde los que Dios ha llamado, escogido y son fieles, reciben una nueva vida y son recibidos en su Familia —una resurrección hecha posible por el propio triunfo de Cristo sobre la tumba (1 Corintios 15:20-22).

Además, Dios tiene otra resurrección planeada para miles de millones de personas que nunca lo conocieron verdaderamente en esta vida —una época en la cual ellos también van a recibir la oportunidad de unirse a su familia (Apocalipsis 20:12. Vea nuestro artículo “¿Está la mayoría de personas perdida para siempre?”).

A lo largo de este artículo hemos estado repitiendo la misma pregunta una y otra vez: “¿ahora qué?”.

Ésta es la respuesta.

El plan de Dios no termina con la resurrección de Jesucristo. Por el contrario, esta resurrección da la pauta para el resto de su plan y el resto de nuestra vida junto con Él.

La muerte y resurrección de Jesucristo es donde empezamos. Es donde reconocemos nuestras flaquezas, nuestras fallas y nuestros pecados. Ahí es donde reconocemos la necesidad de responder según los parámetros de Dios, y es donde nos embarcamos en un viaje de toda la vida para seguir las pisadas de nuestro Señor y Salvador.

Como Pablo escribiera: “Si somos muertos con él, también viviremos con él; si sufrimos, también reinaremos con él; si le negáremos, él también nos negará. Si fuéremos infieles, él permanece fiel, él no puede negarse a sí mismo” (2 Timoteo 2:11-13).

Un faro de esperanza

No es un viaje fácil. Vamos a cometer errores. Vamos a quedarnos cortos más de lo que nos gustaría. Vamos a fallar el blanco y nos veremos en la necesidad de la sangre del sacrificio de Cristo una y otra vez.

Pero a pesar de todas las dificultades, a pesar de los obstáculos y el terreno difícil que se halla entre nosotros y nuestra meta, éste es un viaje que termina con esperanza.

Esperanza.

El autor del libro de Hebreos nos anima a que “corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios” (Hebreos 12:1-2).

Jesús murió, pero ha resucitado. Aún más, Él está ahora sentado a la derecha del verdadero trono de Dios, como Sumo Sacerdote que “fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” (Hebreos 4:15-16).

Tenemos un Sumo Sacerdote que no sólo entiende íntimamente la dificultad de nuestro viaje, sino que también vivió y murió para que pudiéramos tener éxito. El mismo Sumo Sacerdote —Jesucristo, el verdadero Hijo de Dios— es ahora el “primogénito entre muchos hermanos” (Romanos 8:29), una luz de esperanza, ánimo y fortaleza para todos los que buscan entrar a la familia de Dios.

Los carteles están en lo correcto. Él ha resucitado. La importancia de esta verdad crucial nunca puede ser exagerada. Pero lo que estos carteles no nos dicen es que la historia no termina allí. Sí, Él resucitó. Pero un día, nosotros también lo haremos.