Hablando de... Vida, Esperanza & Verdad

Burladores de los últimos días

En una ocasión los apóstoles originales le hicieron una pregunta demasiado importante a Jesucristo. La pregunta la encontramos en Mateo 24:3, “Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”

Esta es una pregunta que nos hemos hecho los creyentes de todas las épocas y por lo tanto es importante enfatizar en la respuesta que Cristo dio tanto en esa ocasión como mas tarde a través de los apóstoles. En la pregunta los apóstoles incluyeron la frase: “cuándo serán estas cosas”, lo cual implica que querían tener una fecha como respuesta. En lugar de darles fechas, el Maestro les dijo que deberían vigilar algunos eventos que los llevarían a entender si no la fecha, por lo menos la generación en la que sería el “fin de este siglo”.

En varias ocasiones Jesucristo dijo a los discípulos que nadie, ni siquiera Él mismo, sabía la fecha exacta en que llegaría el final de esta sociedad o sistema. Abiertamente Jesús les dijo en Hechos 1:7, “No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad”.

En cambio, Jesús les dijo a los discípulos que tenían que observar ciertos eventos que les indicarían, si no la fecha, por lo menos la última generación. En la escritura mencionada anteriormente Jesús les dijo que tenían que observar el engaño religioso, las guerras y rumores de guerras, los terremotos y las epidemias. Estos eventos, sin embargo, siempre han existido, pero irían aumentando al grado de que llegarían a un colmo en que la vida de todo el planeta estaría en riesgo. En nuestra generación, por primera vez en la historia humana, el hombre con sus armas nucleares tiene la capacidad de borrar toda la vida de sobre la faz de la tierra. Aunque parece de película de ciencia ficción, existe un reloj del apocalipsis. Este reloj es administrado por un panel de científicos que predicen la destrucción total del ser humano. Sí, efectivamente, existe un grupo de científicos dedicados a analizar la realidad mundial y a predecir la erradicación de la civilización humana en cifras. La última evaluación, recientemente revelada, sitúa al reloj del apocalipsis en tan solo tres minutos antes de la medianoche, que implica el final de esta sociedad. En algún momento en los próximos años algún líder con ansias de poder, tendrá la osadía de desatar sobre la tierra una guerra que podría eliminar toda vida de sobre la tierra, a menos que Cristo regrese antes.

Pero a la gente no le interesa escuchar estas noticias. De hecho la actitud de burla y apatía sería también una señal del tiempo del fin. Notemos lo que dice la Biblia en 2 pedro 3:3-4, “sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación”.

Nuestra generación actual está plagada de burladores de las cosas de Dios. Estas personas se apoyan en la libertad de expresión que la ley y la democracia les otorgan, y usan dicha libertad para burlarse del Dios Verdadero, de la segunda venida de Cristo, de su Palabra, de sus leyes, de su sábado, de sus fiestas, de la buena moral, etcétera.

Pero en cambio estas mismas personas exaltan la rebeldía, la desobediencia, la corrupción, el libertinaje sexual, los falsos conceptos de matrimonio, la falta de respeto a la autoridad, etcétera. Y lo más grave es que la sociedad entera acepta y hasta admira este tipo de libertad mal entendida.

Cualquier persona que analice seriamente los eventos en el mundo, o que tenga principios morales firmes, o que tome en serio las advertencias de la Biblia se dará cuenta que estamos al borde del colapso, en la última generación de que habló Jesucristo a sus discípulos. ¿Cree usted estas cosas? Y si las cree, ¿esta actuando en consecuencia? Espero que sí.

Les habló Saúl Langarica para Vida Esperanza y Verdad.