“Alemania y su ascenso en la profecía bíblica”

En un titular del periódico The New York Times, en un artículo escrito por Max Fisher, publicado el pasado 7 de febrero, dice: “En la década pasada Alemania ha crecido más allá de los tabús que emanan del nazismo después de la Segunda Guerra Mundial. Este país es nuevamente el líder obvio de Europa (Eurozona), mandando sus tropas a misiones de la OTAN y encabezando la organización de recientes sanciones en contra de Rusia. Su orgullo nacional está siendo obvio nuevamente”.

El artículo continúa hablando acerca del importante papel que Alemania empieza a jugar dentro de la Unión Europea. Su poder militar comienza a tener control e influencia sobre los otros países de la Eurozona. Aunque Fisher especula que no es muy probable que Alemania sea la responsable de llevar la carga como el país líder de Europa en cuestión militar, la historia y la profecía bíblica dicen lo contrario.

Hasta hoy Alemania aún no ha asentado su posición en el escenario mundial, pero dadas las actuales circunstancias se está viendo obligada a cambiar su papel. Una política internacional intransigente de Estados Unidos, junto con el poderío Ruso que comienza nuevamente a despertar y una Europa cada vez más populista, están forzando a Alemania a tomar un papel cada vez más preponderante.

“Aún no tenemos ni una pista acerca de quiénes somos en el mundo o quiénes queremos ser”, dijo Jana Puglierin, del Consejo de Relaciones Exteriores de Alemania. Agregó: “las circunstancias nos están presionando a que enfrentemos preguntas cada vez más urgentes, con respecto a qué papel debemos de jugar, quiénes realmente somos y qué tan dominantes queremos ser”.

Todos los países de la Unión Europea visualizan a Alemania como el líder principal de Europa, no sólo por su conocimiento en estrategia militar y su naturaleza bélica, sino también porque tiene la economía más estable de Europa. La economía de Alemania triplica a la de Rusia y es la única que podría sustituir las garantías de seguridad que América venía proveyendo hasta ahora. Pero con la nueva política internacional del presidente Trump, “primero EUA”, la Unión Europea comenzará a aguijonear a Alemania para que juegue un papel más activo en la protección de Europa frente al resto del mundo.

Por ahora la fuerza militar de Alemania sigue siendo deficiente, ya que desde la Segunda Guerra Mundial el mundo entero la ha restringido en su crecimiento armamentista. Sin embargo, tal vez la Unión Europea crea que ya es tiempo de desencadenar a “la Bestia”, que según la profecía bíblica encabezará a Europa política, militar y, con la ayuda del falso profeta, también religiosamente (Apocalipsis 17).

Norbert Röttgen, experto legal de la Unión Democrática Cristiana, el partido de Ángela Merkel, dijo: “Hasta ahora no existe ningún sustituto para los Estados Unidos en relación a la seguridad de Europa”.

Roderich Kiesewetter, un oficial militar alemán retirado y también miembro de la Unión Democrática Cristiana, está dentro de un creciente grupo de líderes que aboga por una Alemania más activa en Europa Central. Su deseo es “persuadir al señor Trump a que cese su hostilidad en contra de Europa”, y desea apurar una integración militar en la Unión Europea. Reconoce que, por lo pronto, Europa no se puede defender contra Rusia, pero dice que la Unión Europea, con más preparación, podría lograrlo. Sólo Alemania podría encabezar una unión militar europea.

Advirtió lo siguiente: “Si el señor Trump hace un acercamiento con Moscú sin incluir a los líderes europeos, esto dividiría a Europa del Este en zonas de influencia”.

Se acercan tiempos peligrosos no sólo para la Unión Europea sino para el mundo entero. ¿Será ahora cuando Europa se vea forzada a defenderse por sí misma? ¿Causará la presente política internacional de Estados Unidos que Alemania se lance al frente para encabezar la estrategia militar? No sabemos cuándo, pero sí sabemos quién, dónde y por qué sucederá lo que tendrá que suceder en el tiempo del fin: surgirá “la Bestia”, la unión de diez líderes en Europa, para cumplir lo que Dios ha predicho.

La profecía bíblica revela que surgirá de Europa un poder que dominará al mundo entero. Al principio se contemplará como algo espectacularmente bueno. La Biblia nos dice: “¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella? …todos los moradores de la tierra... se asombrarán viendo la bestia…” (Apocalipsis 13:4,17:8). Se maravillarán pensando que finalmente llegó la paz y la solución a los problemas del mundo a través de la influencia de la Bestia; sin embargo, no tardará mucho en demostrar su verdadera naturaleza destructora.

Aunque Alemania aún no ve claro el papel que jugará en el escenario mundial, los estudiosos de la profecía bíblica saben que ese país será el motor militar que encabezará el movimiento más bélico y destructor que este mundo haya visto jamás: la Gran Tribulación. Los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial y la Alemania nazi serán como un juego de niños comparados con lo que se desatará en un futuro próximo. Con Alemania a la cabeza, la Unión Europea dominará al mundo entero y lo llevará hasta una guerra nuclear, la Tercera Guerra Mundial, justo antes del regreso de Jesucristo para salvar a la humanidad de la autodestrucción.

La Biblia nos dice que el poder de “la Bestia” aunado al “falso profeta” catapultará al mundo entero en la última era del hombre, antes que Jesucristo regrese a establecer el Reino de Dios sobre la tierra. Sólo el gobierno de Dios podrá traer a este mundo la paz que tanto anhela.