Brexit. ¿Cómo nos afectará a nosotros?

Imágen: telegraph.co.uk
Hasta hace una semana casi nadie sabía lo que este término significaba. Aun en Inglaterra el mismo día de las elecciones por el Brexit, miles de personas tuvieron que ir al Google para buscar lo que esto significaba aun  cuando algunos habían ya emitido su voto en el referéndum que decidió la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Todo parece indicar que las votaciones para decidir si Gran Bretaña se quedaba o no en Europa, fueron hechas con mucha inocencia de lo que este referéndum realmente significaba no solamente para Gran Bretaña, sino para Europa y para el mundo entero. Las personas por todas partes del mundo se vieron sorprendidas en la mañana del día 24 de junio cuando se despertaron para darse cuenta que Gran Bretaña ya no seria parte de Europa, su moneda local ya no valía lo mismo que el día anterior y los mercados financieros mundiales estaban en una terrible crisis.

¿Qué significa para usted el Brexit? ¿Tiene importancia para usted el hecho de que Bran Bretaña haya decidido salir de la Unión Europea?

Para los miembros de la Iglesia de Dios este evento era esperado desde hace muchos años debido a que reconocen que Gran Bretaña, por sus propios orígenes y por la profecía bíblica, tarde o temprano tendría que salir de este conglomerado europeo de naciones. Expliquemos:

Históricamente Gran Bretaña ha estado unida geográfica y financieramente a Europa, pero filosófica e históricamente ambas partes del mundo han estado separadas desde hace siglos.

En el año 1533 hubo una ruptura de grandes proporciones entre Gran Bretaña y Europa. Hasta antes de ese año, Gran Bretaña, como casi todo el mundo occidental, dependía de la Iglesia católica para todos sus asuntos de religión. Pero en el año mencionado, el papa de turno de la Iglesia Católica excomulgó a Enrique VIII, rey de Inglaterra, por razones meramente políticas y porque Enrique se había divorciado de Catalina de Aragón y vuelto a casar con Ana Bolena sin la aprobación del papado. Desde ese entonces el rey de Inglaterra se constituyó como el máximo líder de la Iglesia Anglicana —con la mayoría de los rituales católicos, pero sin la dirección del papado.

Esta independencia religiosa por parte de Inglaterra en relación a Roma, también hizo que la relación de la isla con Europa fuera más escabrosa que antes.

Después de la segunda Guerra Mundial varios países de Europa consideraron conveniente unirse para evitar guerras futuras entre ellos y también para enfrentar a sus enemigos de manera unificada. Esta primera unión incipiente se llevó a cabo en 1951. Como era de esperarse, Gran Bretaña no formó parte de este primer intento de unificación. Fue hasta 1973 cuando la Gran Bretaña ingresó a la unión Europea, aunque nunca fue una unión fuerte entre ellos. De hecho, Gran Bretaña nunca aceptó al Euro como su moneda nacional.

Ahora la decisión está tomada. Un 52 por ciento de los habitantes de Gran Bretaña votaron por la salida de Europa por varias razones fundamentales entre las cuales están:

  1. Evitar entregar la soberanía del país a Europa.
  2. Evitar las cargas económicas exigidas para subsidiar a países débiles de la Unión.
  3. Evitar la presión para recibir refugiados de los países en guerra del Medio Oriente.

Cualquiera que sea la razón política, económica o nacionalista, la realidad es que Dios tiene mucho que decir en la Biblia en relación a esta separación.

La Biblia muestra que las 10 tribus perdidas de Israel fueron primero llevadas a la cautividad en Asiria debido a los pecados de la Casa de Israel (2 Reyes 17:1-18).

Al colapsar Asiria, la arqueología, la historia y la Biblia muestran que estas tribus emigraron después hacia el Noroeste, estableciéndose en el occidente de Europa e Inglaterra. Después muchos de ellos emigraron hacia Estados Unidos. Todo parece indicar que poco tiempo después de salir de Asiria se les conocía con el nombre de Cimerios y Escitas, quienes se entremezclaron y llegaron a ser nombrados Celtas también.

El historiador Inglés George Rawlinson escribió: “Nosotros tenemos bases razonables para considerar a los Cimerios como aquellos que vinieron de los confines de Asiria en el siglo séptimo antes de Cristo”.

La Biblia dice que Dios bendeciría al patriarca Abraham con bendiciones físicas y aparte bendiciones espirituales debido a su obediencia. Las bendiciones espirituales fueron a través de uno de sus descendientes: Jesucristo. Las bendiciones físicas vendrían a través de Isaac, Jacob y luego los dos hijos de José: Efraín y Manasés. El nombre de Israel –Jacob– seria prolongado en los dos hijos de José (Génesis 48:1-6, 16, 19).

Las promesas de Dios para los últimos tiempos fueron que Manasés y Efraín serian una gran nación y una multitud de naciones (Génesis 48:19, Génesis 35:9-12).

Nunca antes una nación ha sido tan poderosa como Estados Unidos. Nunca un imperio ha sido tan extendido y tan poderoso como Gran Bretaña. En algún momento llegó a controlar una cuarta parte de la superficie de la tierra.

Tenemos muchas razones para creer que la actual Gran Bretaña es Efraín y Estados Unidos es Manasés. Tenemos también muchas razones para creer que esta nación y grupo de naciones son familiares cercanos –-sobrinos— de Judá, el padre de los judíos.

En el lenguaje bíblico la bestia de Apocalipsis 17 es el Imperio Romano resucitado en Europa bajo la dirección espiritual de la Iglesia Católica —como lo ha sido por milenios.

Estados Unidos, Gran Bretaña y los judíos en realidad son familiares y han conformado una unidad a todas luces vista por muchos de los observadores políticos del mundo. Estas naciones nunca podrían ser parte del Imperio Romano resucitado de Apocalipsis 17, porque corresponden a bloques diferentes con raíces diferentes, con trayectorias diferentes y con profecías diferentes. Por eso la Iglesia de Dios siempre ha creído que Gran Bretaña no podría ser parte permanente de Europa.

Si desea conocer más acerca de la relación familiar entre Estados Unidos, Gran Bretaña y los judíos, no deje de leer los siguientes artículos: Las 12 tribus de Israel en la actualidad: ¿quiénes son? y Las 12 tribus de Israel en la historia y la profecía.