Vida, Esperanza y Verdad
Suscríbase a nuestro Boletín de Noticias

El Apocalipsis: ¿buenas o malas noticias?

Uno de los libros más leídos y menos comprendidos de la Biblia es el libro de Apocalipsis. Todos hemos escuchado el nombre o quizá hemos visto alguna película sobre el tema, pero pocos comprenden en realidad de qué trata el libro.

Mucho creen que Apocalipsis, el último libro de la Biblia, contiene malas noticias y no se puede comprender. El nombre “Apocalipsis” viene del griego Apocalypsis, que significa revelar. El libro es en realidad una revelación. Dios inspiró al apóstol Juan a escribir lo que Él le reveló cuando se encontraba preso en la isla griega de Patmos. El libro está compuesto, en su mayor parte, de símbolos y visiones. Es una revelación de Dios acerca de lo que sucederá al final de esta era. Y a pesar de las terribles calamidades que anuncia que vendrán sobre la humanidad, el libro contiene un mensaje de aliento y esperanza.

Comienza así: “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan, que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto” (Apocalipsis 1:1-2). Desde el principio vemos que es una revelación de Dios el Padre a Jesucristo para que se la muestre a sus siervos. Sólo los siervos de Dios, esto es, los que creen en Él, que le sirven y le obedecen, pueden comprender lo que significa el libro. Con razón ha sido tan mal entendido y malinterpretado, pues sólo los verdaderos cristianos pueden descifrar lo que está allí escrito para conocer el porvenir, cambiar sus vidas y así poder evitar el sufrimiento que el libro augura.

Apocalipsis revela lo que le sucederá a la humanidad al final de los tiempos. Nos dice a donde conducirán las malas decisiones que la humanidad ha tomado, pero también nos muestra que la humanidad finalmente experimentará la paz mundial, cuando Jesucristo regrese para poner fin al eminente desastre que se auto-infligirá.

Los apóstoles le preguntaron a Jesucristo qué sucedería justo antes de su regreso. En Mateo 24:4-8 les dijo: “Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores”.

Cristo les dijo que en el tiempo del fin habrá engaño religioso, guerras, hambres y tragedias, justo antes de que Él regrese a establecer su gobierno mundial y traer la paz mundial. En el mismo capítulo dice: “Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados” (v. 22). La salvación de la que habla aquí no es espiritual, sino física. Si Dios no acortara esos días nadie quedaría vivo. Dios tiene que regresar y poner fin a la destrucción de su creación.

El libro de Apocalipsis ha sido un misterio para el mundo por casi 2.000 años, pero no tiene que ser así para todos. Dios ha revelado a sus siervos lo que sucederá para que no sean engañados y para que hagan algo al respecto con la información que Dios les ha revelado —que cambien sus vidas, se arrepientan y comiencen a vivir en obediencia y sumisión a Dios.

El mensaje fundamental del libro de Apocalipsis es sencillo: Dios promete establecer su Reino sobre la Tierra para traer paz, bienestar universal, sanidad y cooperación entra las naciones. Cuando Jesucristo establezca su gobierno en la Tierra, el mundo será un lugar maravilloso. Nunca más el hombre tomará decisiones que vayan en contra de la voluntad de Dios, porque Jesucristo será el rey sobre toda la Tierra y gobernará desde Jerusalén para siempre. “Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande… y vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos” (Zacarías 14:4-5). Y el versículo 9 dice: “El Eterno será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre”.

La gran mayoría de los seres humanos ahora es víctima del engaño religioso. Casi todos creen en un falso dios y un falso mensaje. Creen que tienen un alma inmortal y que al morir irán al cielo o al infierno. La Biblia no dice que tenemos un alma inmortal; al contrario, dice que todo nuestro ser es un alma (nephesh en el hebreo) y que ésta puede morir (Ezequiel 18:4.20). En Romanos 6:23 leemos: “La paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”. La paga por pecar no es vida eterna en el infierno. La vida eterna es un don de Dios que Él da a quien está dispuesto a creerle y obedecerle incondicionalmente.

Apocalipsis 12:9 nos dice que Satanás ha engañado al mundo entero. ¿Cree usted que está engañado con respecto a su religión? ¡Claro que no! Porque a nadie nos gusta admitir que estamos equivocados. Pero hágase la pregunta: ¿dónde en la Biblia se le promete al hombre ir al cielo? Búsquelo. No lo encontrará. ¿Dónde dice en la Palabra de Dios que algunos irán al infierno para ser atormentados para siempre? Búsquelo. Y mientras busca, vea también si encuentra dónde dice que Dios es una Trinidad y que el domingo es el día de Dios. Si realmente busca encontrará que ha sido engañado, junto con el resto del mundo.

No se preocupe ni se enoje, porque hay esperanza. El libro de Apocalipsis explica los dos lados del futuro cuadro que le espera a la humanidad, para que el hombre haga algo al respecto. Por un lado, describe las terribles calamidades que vendrán sobre la humanidad inmediatamente antes del regreso de Cristo y, por otro lado, revela como un Dios amoroso, el Creador del universo, intervendrá para poner fin a las calamidades que el hombre mismo se ha causado, deteniendo así la auto-destrucción de la humanidad. Revela un tiempo futuro de paz donde el mundo será transformado para siempre. Revela las buenas noticias del Reino de Dios

Usted necesita ser un siervo de Dios para entender el mensaje de Apocalipsis, no sólo para conocerlo, sino para que haga algo con respecto a su vida. Necesita que Dios le muestre no sólo la destrucción y calamidad que vendrá sobre todo el mundo, sino también cómo escapar de ello, tanto usted como su familia. Una vez que comprenda el verdadero mensaje de Apocalipsis, su vida nunca más será igual. El mensaje fundamental es claro y su conclusión es cierta. Está en sus manos escapar del engaño de Satanás y comenzar a vivir de acuerdo al maravilloso plan que Dios tiene preparado para nosotros. Lea el libro y decida por usted mismo si es una maldición o una revelación maravillosa.

R

Sepa más

El Apocalipsis

¿Puede entenderse el misterioso libro del Apocalipsis—el último libro de la Biblia—en la actualidad? ¿Qué significa para su futuro?

×

Discern is published every two months and is available in digital and print versions. Choose your preferred format to start your subscription.

Print

Print subscriptions available in U.S., Canada and Europe

×

Suscríbase a Discernir

×
Fill out the form below to start your subscription.
×
Por favor, introduzca su nombre de pila.
Por favor ingrese su apellido.
Se requiere una dirección de correo electrónico válida.