Israel, abandonado y aborrecido

Israel no ha estado nada de bien en los últimos meses. Poco a poco se han ido juntando hechos que desacreditan y perjudican cada vez más al pueblo judío, generándose una antipatía a nivel mundial y un odio que ha ido escalando cada vez más en el último tiempo.

Durante el mes de Octubre del 2016 Israel desató su indignación en contra de la UNESCO por la resolución que ignora los vínculos históricos judíos con la Explanada de las Mezquitas.

"Decir que Israel no tiene ninguna conexión con el Monte del Templo y con el Muro Occidental es como decir que China no tiene ninguna conexión con la Gran Muralla o que Egipto no tiene conexión con las pirámides. Por esta absurda decisión, la UNESCO ha perdido la poca legitimidad que le quedaba", aseveró el primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu.

Solo dos meses después, el 23 de Diciembre, sin la tradicional oposición de Estados Unidos, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó una resolución que busca poner fin a los asentamientos de Israel en los territorios palestinos.

El documento que fuera aprobado con 14 votos a favor y la abstención histórica de EE.UU., país que siempre se había opuesto a las resoluciones en contra de Israel, ha desatado la indignación y el desamparo de quienes ellos consideran su más cercano aliado.

Este alejamiento por parte de EE.UU rompe con décadas de política estadounidense de protección a Israel ante la ONU y abre la puerta a escala mundial en contra de Israel través del Derecho Internacional.

A estos hechos hay que sumarle la promesa de nuevo presidente de los EE.UU, Donald Trump, de mover la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén. Para muchos judíos y cristianos de todo el mundo esta noticia tiene un significado espiritual.

Si este cambio se concretara, para los judíos sería el cumplimiento de la revelación bíblica sobre la llamada Ciudad Santa y su importancia en los futuros eventos mundiales.

Sin embargo, esta no es una buena noticia para los musulmanes quienes con agresivas declaraciones están manifestando su repudió a semejante medida.

Recientemente, el 12 de Enero, más de 250 líderes cristianos unidos por Israel se dirigieron al Capitolio, donde trataron de presionar al congreso norteamericano para que autorice el cambio definitivo de la embajada de EE.UU a Jerusalén.

Representantes de los evangélicos de diversas denominaciones recalcaron que no aceptan las recientes decisiones de las Naciones Unidas que ignoran las relaciones históricas de los judíos con su “capital eterna” y con el Monte del Templo.

También se quejan de la postura de ex presidente Obama que clasifica, junto con la ONU, los asentamientos en Judea y Samaria como “territorio palestino ocupado”.

En la profecía bíblica se nos muestra que Israel y Jerusalén serán el centro de los acontecimientos más importantes a nivel mundial que ocurrirán un poco antes del regreso de Jesucristo a la Tierra.

La importancia estratégica de Jerusalén en el tiempo del fin, así como la complicada situación política de Israel que ahora podemos apreciar, fueron profetizadas por uno de los antiguos profetas, quien por inspiración divina escribió en el libro de Zacarías 12:1-3: “Profecía de la palabra de Jehová acerca de Israel. Jehová, que extiende los cielos y funda la tierra, y forma el espíritu del hombre dentro de él, ha dicho: He aquí yo pongo a Jerusalén por copa que hará temblar a todos los pueblos de alrededor contra Judá, en el sitio contra Jerusalén. Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella”.

La palabra de Dios menciona claramente que en Israel y específicamente en Jerusalén, se desatarán los hechos que desencadenarán en la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo a la Tierra, quien vendrá a imponer la paz definitiva y a dar alivio a una zona que se ha caracterizado por tantos conflictos.

También el profeta Isaías describe aún más vívidamente el glorioso cuadro del futuro de Israel y Jerusalén en Isaías 60:14-15: “Y vendrán a ti humillados los hijos de los que te afligieron, y a las pisadas de tus pies se encorvarán todos los que te escarnecían, y te llamarán Ciudad de Jehová, Sion del Santo de Israel. En vez de estar abandonada y aborrecida, tanto que nadie pasaba por ti, haré que seas una gloria eterna, el gozo de todos los siglos”.

Como vemos, aunque la nación de Israel ahora parezca abandonada y aborrecida, Dios tiene planes para ella.

Si este artículo le llama la atención no dude en leer más de este importante tema. Para esto le sugerimos visitar nuestra página www.vidaesperanzayverdad.org, donde encontrará los siguientes artículos que le sugerimos “¿Por qué escogió Dios a Israel?” y “¡Todo Israel será salvo!