Terrorismo en pleno centro de Londres

Matt Dunham AP 
Londres se encuentra en estado de alerta después de que este miércoles se produjera un ataque frente a la sede del Parlamento británico que dejó cuatro muertos y que este jueves se atribuyó el autodenominado Estado Islámico.

El atacante fue identificado por la policía como Khalid Masood, británico de 52 años. El autodenominado Estado Islámico dijo este jueves que el atacante actuó en su nombre.

40 personas resultaron heridas, 29 de las cuales siguen hospitalizadas y siete se encuentran en estado crítico. Las víctimas son de 10 nacionalidades y hay también tres policías.

En ese recorrido, Masood mató a dos peatones. A su vez, una mujer fue rescatada con heridas de gravedad del río Támesis. No se sabe si se arrojó para escapar del ataque o si fue embestida por el vehículo. Posteriormente, el vehículo del atacante chocó contra una de las vallas que circundan el complejo del Parlamento británico. Descendió del vehículo y apuñaló a un policía que, pese a los esfuerzos de un parlamentario por salvarlo, falleció.

El agresor luego corrió hacia la entrada del Parlamento y fue abatido por los disparos de agentes no uniformados en la zona conocida como Old Palace Yard, que sirve como estacionamiento. La sede del Parlamento británico es uno de los edificios más importantes de Londres.

Estado Islámico se atribuye el ataque

Los directivos de Estados Islámico dijeron: "El perpetrador del ataque de ayer fue un soldado de Estado Islámico y llevó a cabo la operación en respuesta a los llamados (del grupo extremista) para atacar a los ciudadanos de la coalición" —los países que están contra Estado Islámico—, informó la agencia Amaq, considerada la portavoz del grupo.

Durante el ataque, testigos describieron escenas de caos, con gente gritando y escapando del vehículo en movimiento.

En el momento del ataque, la primera ministra, Teresa May, se encontraba en la sede del Parlamento, así como también decenas de legisladores.

May fue evacuada de inmediato y conducida al número 10 de Downing Street, residencia oficial del jefe de gobierno, situada a pocas cuadras del lugar. De inmediato ella expresó su solidaridad con los fallecidos y heridos, así como con sus familias. May calificó los hechos de un "ataque terrorista repulsivo y depravado". Además, dijo que los londinenses "nunca se rendirán al terror y no permitirán que las voces de odio y el mal nos separen".

Como sabemos, los ataques terroristas han estado a la orden del día también en Francia, en Alemania, en Bélgica y en otros lugares de Europa. Tal pareciera que Europa es, por ahora, el centro de los ataques terroristas de Estados Islámico. Estos terroristas son muy difíciles de detectar porque en muchos casos son ciudadanos del propio país bajo ataque. Estas personas en algún momento juran lealtad a Estado Islámico.

Hagamos la pregunta: ¿Cuantas personas en el mundo habrán jurado lealtad a Estado Islámico o a otros grupos terroristas? ¿Cuántas células terroristas o personas aisladas aun no detectadas estarán fraguando ataques alrededor del mundo?

Como se dice anteriormente, pareciera que, por el momento, Europa es el foco de esos ataques, aunque nada puede impedir que dichos ataques crucen el Océano Atlántico…y ya lo han hecho hacia Estados Unidos.

Es muy probable que estos ataques terroristas sobre Europa den comienzo a una preparación militar de grandes proporciones en el “viejo continente” para llevar a cabo un ataque fuerte en contra del terrorismo y los países que lo patrocinan.

El Imperio Romano resurge

Los ataques terroristas en ascenso en Europa y la disminución del apoyo militar y financiero que aparentemente Estados Unidos llevará a cabo, harán que el viejo continente tenga que fortalecerse militarmente como nunca antes. En los últimos años de esta era, varios países en Europa unirán sus fuerzas para resucitar el poder que antaño tuvo el Imperio Romano.

“Y el cuarto reino (el Imperio Romano de la historia) será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo. Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido. Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil. Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro. Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre (Daniel 2:40-44).

La Biblia ha predicho que el Imperio Romano va a resucitar en Europa. Este Imperio será muy fuerte —más aún que el Imperio Romano original. La Biblia también lo llama el “Rey del Norte”.

Este poder militar en Europa estará apoyado por la Iglesia Católica, como siempre ha sido en la historia: “Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia. Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles. Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas (Apocalipsis 17;12-15).

De la misma manera que Europa resurgirá con el apoyo de la Iglesia Católica, al mismo tiempo resurgirá otro poder militar en Medio Oriente apoyado por otra religión. La Biblia llama “Rey del Sur” a una conflagración poderosa de países con sede en Egipto y también apoyados por una religión —la musulmana.

De acuerdo a la Biblia, al final de los tiempos estos dos imperios tendrán un enfrentamiento —seguramente causado por el terrorismo— que desencadenará en una guerra de grandes proporciones, a nivel mundial: “Pero al cabo del tiempo el rey del sur contenderá con él; y el rey del norte se levantará contra él como una tempestad, con carros y gente de a caballo, y muchas naves; y entrará por las tierras, e inundará, y pasará. Entrará a la tierra gloriosa, y muchas provincias caerán; mas éstas escaparán de su mano: Edom y Moab, y la mayoría de los hijos de Amón. Extenderá su mano contra las tierras, y no escapará el país de Egipto. Y se apoderará de los tesoros de oro y plata, y de todas las cosas preciosas de Egipto; y los de Libia y de Etiopía le seguirán” (Daniel 11:40-43).

Cuando en esta guerra ataquen “a la tierra gloriosa” —Jerusalén— la venida de nuestro Señor Jesucristo estará a las puertas. Observemos los eventos mundiales a la luz de la profecía bíblica.