La marca de la bestia

¿Aceptará usted la marca de la bestia? Sin ella, usted no podrá comprar ni vender. Con ella, usted sufrirá las plagas de Apocalipsis. ¿Qué debería hacer?

Pareciera que no existiera un asunto que hubiera intrigado y llamado tanto la atención de las personas que la misteriosa marca mencionada en el libro de Apocalipsis. Se han escrito muchos libros y se han dado muchos sermones acerca de este tema. Los eruditos y teólogos han ofrecido muchas ideas diferentes acerca de esto. Algunos sugieren que es un microchip implantado en la frente o una marca invisible o una visible. Algunos piensan que podría ser la tarjeta de crédito de uno o una tarjeta débito.

¿Qué nos revela la Biblia acerca de ésta marca tan asombrosa?

El pasaje clave dice: “Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; Y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre” (Apocalipsis 13:16-17).

Si uno no tiene esa señal que lo identifique, no podrá hacer ninguna transacción económica ni ningún negocio legal. Esta persona tendrá dificultad para encontrar un trabajo, un medio de subsistencia o tener un negocio.

¿Cuál es la bestia de Apocalipsis?

Juan, el que Dios escogió para que escribiera el Libro de Apocalipsis, tuvo una visión del futuro. Esto es lo que escribió concerniente a la bestia: “Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad” (Apocalipsis 13:1-2).

Para entender qué es esta bestia en el libro de Apocalipsis, necesitamos comenzar en Daniel 7:1-8, en donde encontramos la imagen de cuatro animales, que representan los cuatro grandes imperios históricos. Estos eran un león (Babilonia), un oso (Persia), un leopardo (Grecia) y una cuarta bestia (Roma).

Es esta cuarta bestia descrita por Daniel y registrada también por Juan la que tendría “10 cuernos” y recibiría una “herida mortal” antes de levantarse otra vez antes del fin de esta era (Daniel 7:7-8; Apocalipsis 13:3). Este imperio es la “bestia” del libro de Apocalipsis. Debemos anotar que a este líder humano de este imperio revivido también se le llama “la bestia” (Apocalipsis 19:20). La marca de la bestia es la marca o señal que identifica este imperio.

El libro de Apocalipsis explica que el dragón le da a la bestia su poder y autoridad. Este dragón es Satanás el diablo (Apocalipsis 12:9; Apocalipsis 20:2). Satanás utiliza esta bestia para gobernar y engañar al mundo.

Una segunda bestia

Analicemos ahora la palabra de Apocalipsis 13:16, “que hacía”… “que se les pusiese una marca”. ¿Quién era el que hacía? El versículo 11 dice: “Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón”.

Estas características indican un falso líder religioso que “…hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada” (v. 12). Esta segunda bestia es llamada el “falso profeta” (Apocalipsis 19:20). Esta marca o señal representa la resurrección final del Imperio Romano en los tiempos del fin. El líder religioso que respalda la bestia “hace” que las personas la acepten.

La marca representa la desobediencia a Dios

La marca de la bestia va a separar a las personas en dos grupos. Un grupo va a aceptar la marca y el otro grupo la va a rechazar.

El apóstol Juan escribió: “Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz; si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero” (Apocalipsis 14:9-10).

Esto muestra que un gran sufrimiento vendrá para aquellos que reciban la marca de la bestia.

En el versículo 12 vemos un grupo de personas que no recibe esta marca. “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”. Esto está hablando de los santos de Dios. Al instruir a los antiguos israelitas sobre cómo observar los Días de Panes Sin Levadura, Dios dijo que este acto de obediencia a su ley sería “una señal sobre tu mano” (Éxodo 13:9).

La marca de la bestia representa entonces desobediencia a los mandamientos de Dios y un rechazo de la fe de Jesús. El libro de Apocalipsis dice que aquellos que reciban la marca estarán sujetos a las últimas siete plagas, en tanto que los santos obedientes se describen como alguien que ha alcanzado la “victoria sobre la bestia” (Apocalipsis 15:2). Estas personas fieles recibirán la vida eterna y reinarán con Cristo a su segunda venida (Apocalipsis 20:4).

¿Qué es la marca de la bestia?

Como hemos visto, esta señal específica determina quién puede hacer negocios de una forma oficial. El que tenga esta señal que lo identifique podrá “comprar y vender”. La Biblia explica claramente acerca de las repercusiones financieras que vendrán como consecuencia de si uno tiene la marca de la bestia o no.

También notamos que hay un mandamiento de Dios que está con frecuencia conectado a la capacidad que uno tiene de hacer negocios y que identifica al pueblo de Dios. De los 10 Mandamientos de Dios, el Cuarto Mandamiento es aquel que más factiblemente le puede afectar la capacidad de trabajar, ganar el pan diario y hacer negocios. El Mandamiento dice: “Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; más el séptimo día es reposo para el Eterno tu Dios” (Éxodo 20:8-10).

Muchas personas piensan que no importa cual día es que el uno guarda, pero para Dios sí importa. En esta época, se requiere “la fe de Jesús” para evitar trabajar el sábado y guardarlo santo (si desea saber más acerca de este tema, lea nuestros artículos acerca del “Sábado”.

¿Cuál es la marca en la Biblia?

La palabra griega charagma en Apocalipsis 14:9 significa: “un rasguño o grabado, esto es, un estampado (como una insignia de servidumbre)” (Strongs: Diccionario de hebreo y griego). Una marca es entonces una señal o signo de identificación.

En la Biblia el sábado es llamado una “señal” entre Dios y su pueblo (Éxodo 31:13, 17; Ezequiel 20:12). Identifica al pueblo de Dios como alguien apartado y santificado por Dios. Jesús dijo: “El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo. Por tanto, el Hijo del Hombre es Señor aún del día de reposo” (Marcos 2:27-28). En la actualidad el sábado es todavía un mandamiento y una señal que identifica al pueblo de Dios.

Otra ocasión en la que encontramos la marca o identificación de las personas está en el libro de Ezequiel en donde Dios le dice al profeta: “Y le dijo el Eterno: Pasa por en medio de la ciudad, por en medio de Jerusalén, y ponles una señal en la frente a los hombres que gimen y que claman a causa de todas las abominaciones que se hacen en medio de ella” (Ezequiel 9:4). Esta marca identifica a aquellos que obedecen a Dios y se lamentan por los pecados de la ciudad.

El lugar de la marca

El relato en Apocalipsis dice que aquellos que reciben la marca de la bestia la va a recibir en “la mano derecha, o en la frente” (Apocalipsis 13:16). Muchas personas piensan que esto será alguna clase de marca física dentro de la piel o en ella, y puede ser posible. Sin embargo, como el libro de Apocalipsis utiliza tantos símbolos, debemos también considerar la posibilidad de que estas referencias a la “mano derecha” y a la “frente” sean algo simbólico. Si fuera así, ¿qué significa esto?

La mano derecha representa nuestras acciones, nuestras obras, nuestra labor. La frente puede simbolizar las creencias interiores, el intelecto y lo que está en la mente. La marca de la bestia se relaciona entonces con lo que creemos en nuestra mente y lo que hacemos con nuestras manos. Compare esto con Deuteronomio 6:8, en donde Dios le ordena al antiguo Israel que se ate los mandamientos: “como una señal en tu mano y como frontales entre tus ojos”.

La conexión entre nuestros pensamientos y nuestras acciones es una buena explicación de la fe. En la Biblia la verdadera “fe de Jesús” tiene dos partes, creencia y acción en fe de acuerdo con estas creencias (vea más acerca del tema en nuestro artículo: ¿Qué es la fe?)

Nuestra decisión

La Biblia dice que la marca de la bestia será impuesta en un mundo que no lo espera antes del regreso de Jesucristo. Este mundo no se da cuenta de que está siguiendo las enseñanzas de un sistema religioso falso. Dios da a aquellos que leen la Biblia y creen las escrituras una opción clara. ¡Que todos nos aferremos a la práctica de la fe de Jesús y guardemos los mandamientos de Dios! Esta es la decisión que debemos tomar para evitar la marca de la bestia y recibir la vida eterna en la familia de Dios.