¿Qué le va a suceder a Estados Unidos?

¿Continuará Estados Unidos liderando al mundo con su influencia y prosperidad? ¿O está destinado a convertirse en un poder de segunda categoría o peor aún?

En las mentes de muchos, el día del juicio final se acerca para Estados Unidos, en tanto que otros ven el futuro como algo que va a ofrecer oportunidades más fantásticas de muchas formas. Nuevos inventos, incluyendo la tecnología del microchip, permiten un nivel de comunicaciones y una eficiencia que la mayoría nunca se imaginó.

Si bien los avances tecnológicos continúan impresionándonos, también hay un lado oscuro que siempre está creciendo, que es la naturaleza del hombre revelada en su mal gobierno del planeta. Pobreza, guerra y tensiones étnicas continúan empeorando.

Aun los Estados Unidos de América —la nación reconocida mundialmente como la más poderosa e influyente del mundo libre— está experimentando actualmente estas dificultades. Una encuesta de Rasmussen llevada a cabo entre el 9 al 15 de abril de 2012, informó que sólo el 27 por ciento de los votantes de Estados Unidos creía que la nación “iba por buen camino”.

¿Qué depara el futuro? ¿Se utilizará la tecnología para recuperar o será utilizada por hombres depravados en contra nuestra? Según la Biblia, ¿qué va a pasar con Estados Unidos?

La conexión de Estados Unidos con Abraham

La mayoría de las personas que se asentó en Estados Unidos de América tiene una conexión única con el patriarca bíblico Abraham y sus descendientes. Génesis 48:13-16 explica cómo José, el bisnieto de Abraham, fue vendido como esclavo por sus hermanos y se convirtió después en un poderoso gobernante en Egipto.

Los dos hijos de José, Efraín y Manasés, recibieron de su abuelo Jacob una bendición especial que había pasado desde Abraham. Las profecías en la Biblia revelan que estos dos hermanos —Efraín y Manasés— llegarían a ser prominentes. Actualmente, los descendientes de Efraín y Manasés en su mayoría son los pueblos de Gran Bretaña (y naciones relacionadas) y Estados Unidos, respectivamente.

Para entender lo que le va a pasar a Estados Unidos, tenemos que estudiar las profecías bíblicas relacionadas con Manasés.

La Biblia profetizó que los descendientes de Manasés se convertirían en una “gran” nación y que los descendientes de su hermano Efraín se convertirían en “multitud de naciones” (Génesis 48:19). Los Estados Unidos y Gran Bretaña (y algunas de sus antiguas colonias, tales como Canadá, Australia y Nueva Zelanda) son la nación y grupo de naciones que mejor encajan con la descripción bíblica.

La información arqueológica, lingüística e histórica, confirma las identidades modernas de estas naciones. Si desea profundizar en su estudio, vea nuestros artículos: “Las 12 tribus de Israel en la actualidad: ¿quiénes son?”, “¿Quiénes son los Estados Unidos y Gran Bretaña en la profecía?” y “Bendiciones de Abraham: cómo llegaron a ser de los Estados Unidos”.

Profecía cumplida

En cuanto al alcance del poderío militar y las bendiciones físicas, la Biblia dice que en “los últimos días”, los descendientes de José serían excepcionalmente bendecidos por encima de otras naciones y aun por encima de sus propios hermanos —las otras naciones que surgirían de los descendientes de Abraham (Génesis 49:1, 22-26). Estas profecías se han cumplido tal como Dios dijo.

Resumiendo los recursos físicos que han hecho de Estados Unidos una nación excepcional, Stratfor afirma: “La geografía de Estados Unidos es impresionante. La gran cuenca del Misisipi junto con la vía fluvial intercostal tiene más kilómetros de aguas navegables internas que todo el resto del mundo combinado. El medio oeste americano está superpuesto a esta vía fluvial, y a la vez es la porción contigua de tierras cultivables más grande del mundo.

“La costa Atlántica de Estados Unidos posee más puertos importantes que el resto del hemisferio occidental combinado. Dos vastos océanos aíslan a Estados Unidos de los poderes asiáticos y europeos, al sur los desiertos separan a Estados Unidos de México, en tanto que los lagos y los bosques separan las ciudades populosas de Canadá de las de Estados Unidos. Estados Unidos tiene el capital, grandes excedentes de alimentos y un gran aislamiento de cualquier otra nación en el mundo, por un muy amplio margen (artículo “Geopolítica de Estados Unidos”).

Estados Unidos es de hecho una nación muy poderosa con abundante tierra fértil, buen clima y leyes que permiten la creatividad, la inversión, el trabajo duro y la capacidad de disfrutar de los frutos de la labor individual.

Retos

A pesar de las inmensas bendiciones de Estados Unidos, las malas decisiones de sus líderes ahora amenazan la forma de vida que tantos norteamericanos han podido disfrutar. El aumento irresponsable de la deuda y los privilegios que no pueden ser sustentados por los niveles actuales de impuestos, son problemas que pasan de una administración a otra. El 19 de abril de 2013, el reloj de la deuda de Estados Unidos estimaba que la deuda compartida por cada ciudadano ¡era de $50.107,86 dólares!

La deuda no es el único problema de Norteamérica. “un estudio reciente de Pew muestra que en la mayoría de las regiones del mundo, la imagen que tienen de Estados Unidos ahora enfrenta un desafío: dudas acerca del estatus de súper poder de Norteamérica” (Julie Craeshaw: “Pew: Estados Unidos se está convirtiendo en un poder de segunda categoría”; 29 de julio de 2011, Moneynews.com).

El artículo continúa explicando que la mayoría de personas en 15 de las 22 naciones encuestadas creen que China “Va a reemplazar o ya ha reemplazado a los Estados Unidos como el súper poder que dirige al mundo”.

La inmoralidad sexual es otro problema. El comportamiento sexual desviado se ha convertido en una forma de vida para muchos en los Estados Unidos. Las leyes de Dios que se oponen a que dos personas vivan juntas antes del matrimonio, a la infidelidad matrimonial y al matrimonio entre personas del mismo sexo, ahora se consideran arcaicas y anticuadas por un número cada vez mayor de norteamericanos. El aborto —tomar la vida de un bebé inocente, antes de que éste nazca— se ha convertido en un método común de control de la natalidad para millones de mujeres. Algunas afirman cruelmente que ellas tienen este derecho.

Invocando la libertad y un entendimiento intelectual superior, muchos en los Estados Unidos piensan que saben más que su Creador. Un reflejo de esta forma de pensar, es el hecho de que los Estados Unidos es uno de los más grandes productores de pornografía del mundo.

Los antiguos israelitas tenían actitudes similares hacia las leyes morales de Dios. Como Dios dijera por medio del profeta Jeremías: “¿Cómo te he de perdonar por esto? Sus hijos me dejaron, y juraron por lo que no es Dios. Los sacié, y adulteraron, y en casa de rameras se juntaron en compañías. Como caballos bien alimentados, cada cual relinchaba tras la mujer de su prójimo” (Jeremías 5:7-8).

Dios también se lamentó de que ellos no “se han avergonzado” (Jeremías 6:15) y por eso: “caerán por tanto, entre los que caigan; cuando los castigue caerán, dice el Eterno” (Jeremías 8:12).

La historia se repite

La historia de las naciones es clara: cuando las personas pierden su sentido de valores y dependencia de Dios, ocurren cosas malas. La historia del antiguo Israel muestra que cada vez que se olvidaban de Dios, venían la guerra y la opresión. Estados Unidos no es la excepción de este principio siempre vigente. Dios no va a continuar bendiciendo una nación que ya no confía más en Él ni obedece sus leyes.

La Biblia enseña que los individuos y las naciones necesitan aprender a obedecer a Dios y depender de Él para las bendiciones, la seguridad y el entendimiento. Tristemente, los seres humanos escasamente recuerdan las lecciones de la historia y con frecuencia repiten los mismos errores, generación tras generación. Las profecías bíblicas acerca de Israel y los modernos descendientes de Israel existen para nuestro beneficio, si es que las estudiamos y actuamos de acuerdo con ellas. Necesitamos prestar atención a lo que Dios dice, o sufriremos las consecuencias de nuestras pobres decisiones.

El tiempo de angustia para Jacob

Debido a que los descendientes modernos de Abraham continúan siguiendo el patrón de sus ancestros y niegan a Dios, la Biblia predice que vendrá una época de castigo severo sobre estas personas. Llamado “el tiempo de angustia para Jacob” en Jeremías 30:1, este tiempo de angustia ocurrirá justo antes del regreso de Cristo.

Aunque está profetizado que el pueblo de Estados Unidos sufrirá enormemente por sus pecados durante esta época de prueba, las buenas noticias son que “el [Jacob] será salvado de esto”. Si desea profundizar en este tema, vea nuestros artículos: “¿Qué es el tiempo de angustia para Jacob?” y “¿Por qué está Dios enojado con Estados Unidos?”.

Lo que usted necesita hacer

¿Qué va a suceder con Estados Unidos y qué le va a suceder a usted? Si bien el castigo vendrá sobre Estados Unidos y sobre todas las naciones por su desobediencia a las leyes de Dios, usted no tiene que sufrir este castigo. Cuando Jesús vino predicando el evangelio del Reino de Dios, Él dijo: “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado: arrepentíos, y creed en el evangelio” (Marcos 1:15).

SI usted cree verdaderamente en este mensaje de salvación, su vida puede cambiar para bien y usted puede tener la paz mental al conocer las maravillosas bendiciones que Dios tiene reservadas para usted. Aprenda más acerca de cómo quiere Dios que usted responda, en la sección acerca del “Arrepentimiento”.