El tiempo de los gentiles

Cristo dice que antes de que Él regrese, la Tierra va a estar dominada por naciones gentiles. ¿Quiénes son estos gentiles y cuál va a ser el resultado de su influencia?

Cuando los discípulos le preguntaron a Jesucristo cuál sería la señal de su segunda venida, Él les dijo que se vivirían tiempos de angusta y de tribulación justo antes de su regreso. Jesús habló del aumento del engaño religioso, desastres naturales, enfermedades y pestes, persecución religiosa, revoluciones y guerras (Lucas 21:7-17).

Continuó diciendo que la guerra terminaría con Jerusalén siendo rodeada por ejércitos. Y dijo: “y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan” (v. 24)

¿Quiénes son los gentiles?

¿Quiénes son estos gentiles de los cuales habló Jesucristo? ¿Pueden ser identificados hoy en día?

La palabra gentil proviene del latín gentilis. Fue usada en la traducción Vulgata latina de la Biblia por Jerónimo, en el cuarto siglo y fue conservada en las traducciones como “gentiles”. Fue utilizada para traducir la palabra hebrea goyim, que aparece por primera vez en Génesis 10:5 y significa “pueblos o naciones” que no son israelitas ni judíos. La palabra griega para goyim es ethnos, que se traduce como “gentiles” en el Nuevo Testamento.

De una manera sencilla, los gentiles son las naciones que no son descendientes de Israel. En otras palabras, los gentiles son personas que no son descendientes de Jacob, cuyo nombre fue cambiado por Israel (Génesis 32:28).

Los doce hijos de Jacob se convirtieron en los padres de las doce tribus de Israel y los descendientes de esos hijos son Israelitas hasta hoy —aunque muchos no lo sepan.

En la terminología bíblica, aquellos que no son israelitas son gentiles.

El apóstol Pablo reconoció esta distinción cuando le habló a los cristianos gentiles del primer siglo. Aunque no fueran descendientes de los israelitas, ellos eran ahora “conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios” debido a su conversión (Efesios 2:11, 19).

Dios creó a todas las personas con la misma sangre y con el mismo potencial de ser salvos (Hechos 17:26; 1 Timoteo 2:4). Él ama a todas las personas pero escogió trabajar primero con los hijos de Israel, dándoles conocimiento y bendiciones para que se convirtieran en una nación modelo para ayudar a otros a venir a Dios (vea “¿Por qué escogió Dios a Israel?”). Tristemente, como veremos, Israel no cumplió este papel y la profecía bíblica describe cómo los descendientes de Israel y las demás naciones eventualmente van a aprender a obedecer a Dios.

La relación entre Israel y los gentiles

Una clave importante para entender la profecía bíblica es la identidad del antiguo y del nuevo Israel y la relación entre Dios y esos israelitas. Los tiempos profetizados de los gentiles a los que se refirió Jesucristo en Lucas 21 van a tener una repercusión directa en los descendientes actuales de Israel. En los versículos 20-24 Cristo dice que aquellos que están en Judea, incluyendo a los que estén en Jerusalén, van a ser derrotados por los gentiles. Judea se refiere básicamente a la nación actual que se llama Israel, compuesta en su mayoría por descendientes de Judá, Leví y Benjamín, tres de los doce hijos de Jacob.

Cuando Dios liberó al antiguo Israel de Egipto (una nación gentil), Él les advirtió que si ellos rechazaban o abandonaban a Dios, Él iba a permitir que fueran derrotados militarmente y llevados en cautiverio por naciones gentiles. Israel se olvidó de Dios y su pueblo fue llevado cautivo por los asirios y los babilonios cerca del año 721 a.C. y 586 a.C.

En estos últimos días, los descendientes actuales de Israel han sido bendecidos por Dios a causa de las bendiciones eternas prometidas a Abraham (vea “Bendiciones de Abraham: cómo llegaron a ser de los Estados Unidos”). Aunque Dios les advierte que si se olvidan de Él, ellos también serán castigados por sus pecados.

Es durante estos tiempos profetizados de los gentiles que los descendientes actuales de Israel serán castigados por rechazar a Dios.

Los tiempos de los gentiles en la historia

Dios dice, a través del profeta Daniel, que Él es quien permite que determinadas personas y naciones lleguen al poder (Daniel 4:17). Y el apóstol Pablo agrega que Dios tiene predeterminado cuando van a llegar al poder y van a ejercer dominio (Hechos 17:26).

Dios le reveló a Daniel que cuatro grandes imperios iban a jugar un papel importante en la profecía antes de que Cristo regresara (Daniel 2:22-43). Los cuatro imperios van a ser dirigidos por naciones gentiles. Estos cuatro imperios gentiles están representados por cuatro bestias (Daniel 7:1-3).

El primero de estos imperios fue el Imperio Babilónico de Nabucodonosor, después el Imperio Medo-Persa seguido por el Imperio Greco-Macedonio y finalmente el Imperio Romano.

Tradicionalmente hemos entendido que la profecía se refiere a diez resurgimientos del Imperio Romano y una iglesia falsa que estaría directamente involucrada en los últimos siete resurgimientos (Apocalipsis 13:1-3; para mayor información vea “¿Quién es la bestia?”).

Después de la caída del Imperio Romano en el año 476 d.C., los primeros tres resurgimientos fueron dirigidos por los vándalos, los hérulos y ostrogodos. Pero fue con el siguiente resurgimiento, con Justiniano en el año 554 que la Iglesia Católica empezó su influencia política sobre el Imperio.

Esta influencia papal continuó con Carlo Magno, Otto el Grande, Carlos el Grande y Napoleón. El resurgimiento más reciente empezó en 1870 con la reunificación de Italia con Garibaldi y terminó con la derrota de los poderes del Eje de la Alemania nazi y la Italia fascista (dirigidos por Hitler y Mussolini) en la Segunda Guerra Mundial en 1945.

Hay un último resurgimiento por venir y eso va a ser justo antes del regreso de Jesucristo. Pero antes de eso seguirá manifestándose la influencia israelita en todo el mundo.

Los tiempos de Israel

Parte de la promesa que Dios le hizo al patriarca Abraham fue que sus descendientes tendrían grandeza nacional. Y cuando Dios liberó a los israelitas (los descendientes de Jacob) de Egipto, Él estaba preparado para darles grandeza nacional entonces. Pero los israelitas no obedecieron a Dios, y por eso las promesas de la grandeza nacional se retrasaron.

A principios del siglo XIX, primero el Imperio Británico y después los Estados Unidos se convirtieron en los actores dominantes en el mundo. Desde esa época hasta ahora, estos dos pueblos —los beneficiados de la promesa de primogenitura hecha a Abraham— han dominado la escena mundial. (Para aprender más acerca de la historia de estos pueblos, lea “¿Quiénes son los Estados Unidos y Gran Bretaña en la profecía?”.)

Es importante notar que a pesar de que la promesa de grandeza nacional se cumpliría con seguridad debido a la obediencia de Abraham, mantener esa grandeza nacional tenía unas condiciones. Esas condiciones eran —y aun lo son— que los israelitas actuales siguieran las leyes de Dios.

Uno no tiene que analizar mucho para darse cuenta de que el Reino Unido y los Estados Unidos están desobedeciendo a Dios. Y Dios va a castigar a los descendientes actuales de Israel por sus pecados así como castigó a sus ancestros. La profecía bíblica muestra que habrá gentiles que van a someter al Israel actual. Y esto va a ocurrir durante los tiempos de los cuales habló Cristo.

El tiempo venidero de los gentiles

El Reino Unido y los Estados Unidos han disminuido su poderío. Ahora son las naciones gentiles como Rusia y China que se están convirtiendo cada vez más en potencias mundiales. Terroristas gentiles que tienen su base en varias naciones del Medio Oriente están lanzando ataques violentos en contra de las naciones israelitas —especialmente los Estados Unidos, Inglaterra y el estado judío de Israel.

La unión europea se está moviendo lentamente hacia el punto en el que será una fuerza a tener en cuenta en la escena mundial. Aparentemente, dentro de este poder europeo vendrá el décimo resurgimiento del imperio romano —un poder gentil que no sólo dominará gran parte del mundo, sino que justo antes del regreso de Jesucristo conquistará militarmente y va a derrotar a los descendientes del actual Israel (Daniel 7:23-25; Deuteronomio 28:47-52, 64-68).

¡Por causa de los pecados de toda la nación actual de Israel, Dios les va a quitar las bendiciones y la protección, lo que no sólo permitirá a las naciones gentiles dominar el mundo sino traer una crueldad y brutalidad inimaginables a la Tierra! Esta época profetizada será tan mala que si no fuera por la intervención de Cristo, toda vida sería destruida (Mateo 24:21-22).

Tiempos de maldad

El profeta Ezequiel habló acerca de este tiempo terrible: “Porque cerca está el día, cerca está el día del Eterno; día de nublado, día de castigo de las naciones será” (Ezequiel 30:3). Y el profeta Amós dice: “Por tanto, el prudente en tal tiempo calla, porque el tiempo es malo” (Amós 5:13). Dios dice que Él va a mandar a “los más perversos de las naciones” para castigar a su pueblo Israel en este tiempo (Ezequiel 7:7-9, 24). La brutalidad de los terroristas que estamos presenciando hoy en día es sólo un pequeño anticipo de lo que está profetizado por venir.

El trato inhumano a los judíos en la Segunda Guerra Mundial está bien documentado, y muchos se preguntan cómo alguien puede tratar a otros de una manera tan cruel e inmisericorde. Aunque la brutalidad profetizada —especialmente hacia los descendientes actuales de Israel— será aun peor durante estos próximos tiempos (vea “¿Qué es el ‘tiempo de angustia para Jacob’?”).

Satanás va a utilizar las fuerzas gentiles como instrumentos de su ira en contra de Dios y los actuales descendientes de las doce tribus de Israel y los santos de Dios. Esta época angustiosa, llamada la Gran Tribulación, estará fuertemente influenciada por Satanás. Dios dice: “Por cuanto no serviste al Eterno tu Dios con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de todas las cosas, servirás, por tanto, a tus enemigos que enviare al Eterno contra ti, con hambre y con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas; y él pondrá yugo de hierro sobre tu cuello, hasta destruirte. El Eterno traerá contra ti una nación de lejos, del extremo de la tierra, que vuele como águila, nación cuya lengua no entiendas; gente fiera de rostro, que no tendrá respeto al anciano, ni perdonará al niño” (Deuteronomio 28:47-50).

Jesucristo dice que será el peor tiempo de la historia humana (Mateo 24:21).

La intervención de Cristo para salvar al mundo

La Biblia revela que en el tiempo del fin, el diablo o Satanás una vez más tratará de derrotar a Dios (Apocalipsis 12:7-9). El intento de Satanás va a fracasar y será arrojado de nuevo a la Tierra y estará extremadamente enojado (v. 12).

Satanás va a utilizar las fuerzas gentiles como instrumentos de su ira en contra de Dios y los actuales descendientes de las doce tribus de Israel y los santos de Dios. Esta época angustiosa, llamada la Gran Tribulación estará fuertemente influenciada por Satanás.

El resurgimiento final del Imperio Romano en ese momento será una unión europea, que en la profecía se conoce como el rey del Norte. La Biblia dice que el rey del sur (probablemente un poder musulmán del Medio Oriente) va a atacar al rey del norte. Esta poder europeo vendrá y vencerá al rey del sur (Daniel 11:40-43).

Jerusalén va a estar en medio de la batalla entre estos dos poderes. La profecía dice que la mitad de Jerusalén será llevada cautiva y un importante lugar religioso será profanado por el poder europeo (Zacarías 14:1-2; Apocalipsis 11:1-2; Daniel 11:31; Mateo 24:15).

Entonces, otras naciones gentiles del oriente y del norte van a conformar un ejército de 200 millones de hombres y vendrán a combatir contra del rey del norte (Daniel 11:44; Apocalipsis 9:16-17). Estos enormes ejércitos estarán a punto de empezar la guerra —una guerra que potencialmente podría terminar con toda la humanidad en la Tierra. ¡Pero justo antes de que esto ocurra, Jesucristo va a regresar para salvar a la humanidad de una autodestrucción (Mateo 24:21-22)!

Paz al fin

Con el regreso de Cristo van a terminar los tiempos de los gentiles. Jesucristo derrotará rápidamente a todas las naciones que se volverán para luchar contra Él y desde ese momento Él va a reinar para siempre como Rey de reyes y Señor de señores (Daniel 2:44; Apocalipsis 19:11-16).

El dominio gentil de los tiempos del fin, bajo la influencia de Satanás, traerá un dolor inimaginable, sufrimiento y muerte para la humanidad. Pero afortunadamente esta época sólo va a durar tres años y medio. Jesucristo va a regresar y pondrá fin a la miseria del mundo. Luego Él dará comienzo al Milenio —1000 años de paz y prosperidad tanto para los israelitas como para los gentiles.

Es importante notar que estas profecías del ascenso de las naciones gentiles y el declive de las naciones israelitas antes del regreso de Cristo, involucra primordialmente a las personas que no han sido llamadas por Dios en esta época. Aquellos a los que Dios está llamando ahora (Juan 6:44), incluye a personas de todas las naciones y orígenes étnicos. Colectivamente estas personas son llamadas “la Israel de Dios” (Gálatas 6:16).

Le animamos para que lea más acerca de los eventos que conducirán al regreso de Jesucristo y al establecimiento del maravilloso Reino de Dios en la Tierra. Usted puede encontrar muchos de éstos en la sección de Apocalipsis.