El fin del mundo—¡Por qué es buenas noticias!

Los profetas de día del juicio final siempre hablan acerca del “fin del mundo”. ¿Qué dice la Biblia? ¿Y por qué es llamado buenas noticias?

Escoja un año—cualquier año—y probablemente alguien en alguna parte ha pronosticado que será el “fin del mundo”.

Algunos pueden basar sus predicciones en Nostradamus o los mayas u hojas de té o círculos de maíz. Pero muchos dicen que ellos basan sus predicciones en la Biblia.

Hay todo un campo de estudio bíblico conocido técnicamente como escatología—el estudio de las “últimas” cosas, de profecías del “tiempo del fin” y más allá. Pero no todo el que estudia la profecía bíblica del tiempo del fin propone fechas específicas o anda alrededor gritando o hablando consigo mismo.

Y tal vez sea algo sorprendente para algunos, pero ¡el “fin del mundo” es en realidad buenas noticias!

¿Qué quiere usted decir por “fin”?

Algunos que predicen el “fin del mundo” basan su terminología en la traducción de la Nueva Versión Internacional de versículos como Mateo 24:3, donde los discípulos le preguntaron a Jesucristo, “¿Cuándo sucederá eso, y cuál será la señal de tu venida y del fin del mundo?”

La palabra traducida fin aquí es del vocablo griego sunteleia, “el llevar a realización juntos” (Vine’s Complete Expository Dictionary of Old and New Testament Words (“Diccionario Expositivo Completo de Vine de Palabras del Antiguo y Nuevo Testamento”), “fin, final”). Vine’s continua diciendo que “fin del mundo” es desorientador; que “consumación del siglo” es más apropiado. “La palabra no denota una terminación, sino que los eventos llegan a un clímax”.

Jesucristo lo expresó en términos de malas y buenas noticias: “Porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados” (Mateo 24:21-22).

El peor tiempo en la historia humana es muy malas noticias. Pero Cristo intervendrá para prevenir la destrucción total de la raza humana. ¡Y de ahí en adelante son buenas noticias! Ya hablaremos más adelante acerca de las buenas noticias.

¿Qué quiere usted decir con “mundo”?

La versión Reina Valera Revisión de 1960 y otras versiones modernas aclaran Mateo 24:3. Los discípulos estaban preguntando acerca del “fin del siglo”. La palabra griega aion significa “un era, un período de tiempo”. Como la Edad de Bronce, la Edad de Hierro, la Edad Media o aun la edad de oro de la televisión—todos son parte de la edad del mal gobierno humano de la tierra. El apóstol Pablo lo llamó el “presente siglo malo” (Gálatas 1:4).

¿Por qué son buenas noticias?

El mensaje de Jesucristo fue el “evangelio del reino de Dios” (Marcos 1:14). Evangelio significa buenas noticias. Entonces, ¿cómo es que “el fin del mundo” o aun “el fin del siglo” constituyen buenas noticias?

La Biblia pone las cosas en perspectiva. Este siglo malo de miseria y sufrimiento será reemplazado por un mundo maravilloso gobernado por nuestro Salvador perfecto—el Reino de Dios.

  • La era de guerra será reemplazada por la era de paz (Isaías 2:4).
  • La era de escasez, por la era de abundancia (Amos 9:13).
  • La era de odio, por la era de amor (1 Corintios 13:4-13).
  • La era de pecado y maldad, por la era de obediencia y bondad (Apocalipsis 22:14-15).
  • La era de futilidad y corrupción, por la era de libertad y gloria (Romanos 89:20-21).
  • La era de tiranos egoístas, por la era de líderes que son siervos verdaderos (Mateo 20:25-26).

¡Hechos 3:19 denomina la era venidera como los “tiempos de refrigerio”! ¿Quién podría negar que este mundo necesita desesperadamente tiempos de refrigerio? Muchos pasajes bíblicos inspiradores describen esta próxima era de utopía.

La analogía de dolores de parto y nacimiento

La Biblia da otra analogía que describe la terminación de la era del hombre y el principio de la era de Dios—la analogía del embarazo que culmina con el nacimiento. El mundo del tiempo del fin está experimentando dolores de parto (la palabra dolores en Mateo 24:8, significa “dolores de parto”) mientras espera con ansiedad el nacimiento de una nueva era—el Reino de Dios.

“Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora” (Romanos 8:22).

De acuerdo, ¿cuándo?

Es de esperar, a la luz de estas escrituras y del mundo en la actualidad, que usted se haya convencido de que el fin de este siglo o era y la segunda venida de Jesucristo para establecer el Reino de Dios, es las mejores noticias que este mundo puede oír. Así, tal vez también usted querrá saber, “¿cuándo?”

Jesucristo sí delineó las principales tendencias y el marco profético. Él nos dice “velad, pues, en todo tiempo orando” y que distingamos las “señales de los tiempos” (Lucas 21:36; Mateo 16:3). ¿Pero podemos saber exactamente cuándo?

“Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre” (Mateo 24:36).

Nosotros debemos estar ocupados en la obra de propagar las buenas noticias y vivir más y más por las leyes perfectas del Reino de Dios. Entonces, aunque no sepamos exactamente cuándo llegará el fin, estaremos preparados.

Las buenas noticias es que no se trata realmente del fin. ¡Se trata del principio de un mundo mucho mejor! Asegúrese de leer los artículos en este sitio de Internet para aprender más acerca del Reino de Dios y cómo puede entrar usted en ese reino.