Rusia en la Biblia

Rusia parece siempre estar involucrado en los asuntos mundiales. Pero, ¿qué nos dice la historia sobre la identidad de los rusos? ¿Y cuál es su rol en la profecía bíblica?

 Hoy en día la tensión entre Rusia y los países occidentales ha vuelto a aumentar debido al conflicto en Ucrania. Lo mismo sucedió hace no muchos años con los Estados Unidos a causa de la guerra civil Siria —importante para Rusia por su interés estratégico en el Medio Oriente. Pero las diferencias entre Rusia y las potencias de occidente en cuanto a los conflictos de la región no son nada nuevo; de hecho ha sido una situación recurrente a través de la historia.

Pero, ¿por qué será que la tensión política entre las potencias de oriente y occidente pareciera no tener fin?

Rusia ha sido una de las superpotencias de la historia moderna. Durante la guerra fría (segunda mitad del siglo XX), Rusia y los Estados Unidos fueron los países con mayor poder nuclear en el mundo, y además se posicionaron como líderes de los dos grandes bloques de naciones que marcaron aun más la división entre oriente y occidente.

Actualmente, la situación de este país no ha cambiado mucho. Rusia sigue dominando a las naciones que lo rodean, forma parte del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y tiene gran influencia internacional, así como poderosos aliados en todo el mundo. Aun después de la disolución de su antiguo dominio, Rusia es un país grande y fuerte con mucho poder político en el mundo moderno, y sin duda sigue siendo uno de los protagonistas del escenario mundial.

¿Cuál será su papel en el futuro? ¿Qué nos dice la Biblia acerca de Rusia? ¿Tiene algo que ver con la profecía de los últimos tiempos? ¿Tendrá algún papel especial en el Milenio? Si es así, ¿cuál?

Gog y Magog

De hecho, los capítulos 38 y 39 del libro de Ezequiel contienen profecías muy interesantes acerca de Rusia —pueblo descendiente de “Gog y Magog”.

En Ezequiel 38:2-3, Dios dijo a este profeta del Antiguo Testamento: “Hijo de hombre, pon tu rostro contra Gog en tierra de Magog, príncipe soberano de Mesec y Tubal, y profetiza contra él, y di: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo estoy contra ti, oh Gog, príncipe soberano de Mesec y Tubal”.

Como muchos expertos afirman y la genealogía y referencias de Ezequiel lo comprueban, los descendientes modernos de estos pueblos se encuentran en Rusia y los países que antes conformaban el bloque oriental.

Según los registros históricos, la tierra de Magog era hogar de los magogitas en los tiempos de Ezequiel. Y, como lo explican el historiador griego Heródoto y el historiador judío, Flavio Josefo, los magogitas pasaron a llamarse “escitas” en los tiempos de Roma. Los escitas —provenientes del territorio que hoy corresponde al sur de Rusia y Ucrania— eran considerados por los romanos como un problema (John Phillips, Exploring the Future: A Comprehensive Guide to Bible Prophecy [Explorando el futuro: una guía completa de la profecía bíblica], 2002, p. 310). Vale mencionar que los mismos rusos aseguran que los escitas son sus antepasados.

Los descendientes de Mesec y Tubal también forman parte del pueblo ruso moderno. Según antiguos textos asirios, estos pueblos habitaban el norte de Turquía (siglo VI a. C.) antes de emigrar hacia el sur de Rusia (Joel Rosenberg, Epicenter: Why the Current Rumblings in the Middle East Will Change Your Future [Epicentro: por qué el conflicto en el Medio Oriente cambiará su futuro], 2006, p. 86). (El pueblo escita que habitaba el norte de Turquía tras la caída del antiguo Israel también incluía israelitas, que luego emigraron a Europa. Si desea más detalles de esto, consulte “¿Dónde están las 12 tribus de Israel en la actualidad?”.)

Otro indicio de que los pueblos descritos en Ezequiel corresponden a Rusia y los países del bloque oriental es que Gog vendría de “las regiones del norte” (Ezequiel 38:15).

Profecías de Ezequiel

Sabiendo quiénes son los descendientes de Gog y Magog y cuál es su ubicación geográfica actual, podemos analizar el significado y el contexto temporal de la profecía de Ezequiel 38-39.

Leamos un poco más: “al cabo de años vendrás [Gog] a la tierra salvada de la espada, recogida de muchos pueblos, a los montes de Israel, que siempre fueron una desolación; mas fue sacada de las naciones, y todos ellos morarán confiadamente” (Ezequiel 38:8; énfasis añadido).

Obviamente, esto aún no ha sucedido. Nadie diría que se puede vivir “confiadamente” en Israel en la actualidad. Es más, con tantas amenazas terroristas y constantes guerras, el Medio Oriente —y en especial Israel— ha sido uno de los lugares más peligrosos a lo largo de la historia.

No, esta profecía es para el futuro. El término “al cabo de los años” —así como “en lo postrero de los tiempos” (Isaías 2:2; Daniel 10:14; Miqueas 4:1), “en aquel tiempo” (Isaías 4:2; 10:20) y “en aquellos días” (Joel 3:1; Jeremías 50:4)— se refiere al momento en que los gobiernos humanos llegarán a su fin para dar comienzo al Milenio. Otras escrituras también lo utilizan para describir el inicio del Milenio y el restablecimiento de la nación de Israel bajo el gobierno de Cristo como Rey de Reyes (Isaías 24:21-23; Ezequiel 34:12-16).

Además, la frase “recogida de muchos pueblos” se refiere a la reunión los israelitas después de la Gran Tribulación, al comienzo del Milenio. Como dijo Dios a través del profeta Jeremías, “yo mismo recogeré el remanente de mis ovejas de todas las tierras adonde las eché, y las haré volver a sus moradas; y crecerán y se multiplicarán…

“He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra. En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y este será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra” (Jeremías 23:3-6).

En otras palabras, Ezequiel 38-39 profetiza una batalla de los tiempos del fin que será protagonizada por Gog y Magog. Pero contrario a lo que algunos piensan, esta no es la misma batalla profetizada en Apocalipsis 20. Analicemos las profecías con cuidado y veamos algunas diferencias que lo comprueban.

Gog y Magog en Apocalipsis

En Apocalipsis 20, es Satanás quien engaña y reúne a las naciones (incluyendo a Gog y Magog) para destruir a Jerusalén (v. 8). Ezequiel 38, en cambio, describe a Gog como un hombre que decide atacar a Israel por sí mismo con el propósito “arrebatar despojos” (vv. 11-12).

Además, en Apocalipsis leemos: “Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar” (Apocalipsis 20:7-8; énfasis añadido).

Esto quiere decir que la batalla de Apocalipsis 20 ocurrirá al final del Milenio, mientras que la de Ezequiel 38 al parecer ocurrirá poco después de que el Milenio comience —cuando Israel recién se haya recuperado de la guerra y la Gran Tribulación. Por lo tanto, la batalla de Ezequiel 38 no puede ser la misma que la de Apocalipsis 20. Y la Biblia no menciona ninguna otra profecía de guerra durante el Milenio.

Otras diferencias

La invasión de Ezequiel 38 al comienzo del Milenio pasará a la historia como un ataque al pueblo de Dios por parte de un ejército conformado por hombres codiciosos que buscan las bendiciones y riquezas restauradas a Israel en el Milenio.

En Ezequiel 39, Dios destruye a este ejército con fuego, un terremoto y espada; pero en Apocalipsis 20, destruye a los rebeldes con fuego del cielo.

Otro detalle es que, en la profecía de Ezequiel: “los moradores de las ciudades de Israel saldrán, y encenderán y quemarán armas, escudos, paveses, arcos y saetas, dardos de mano y lanzas; y los quemarán en el fuego por siete años. No traerán leña del campo, ni cortarán de los bosques, sino quemarán las armas en el fuego; y despojarán a sus despojadores, y robarán a los que les robaron, dice Jehová el Señor” (Ezequiel 39:9.10).

Algunos se preguntan por qué las armas descritas parecen tan primitivas —hechas de madera y material inflamable— si hoy en día existen otras mucho más sofisticadas. Una posible respuesta es que Ezequiel se valió de la terminología de su época para describir el futuro.

Pero también puede deberse a que todas las armas modernas hayan sido destruidas y prohibidas tras el regreso de Cristo. De ser así, para los invasores sería más fácil conseguir estas armas primitivas. Cualquiera que sea la razón, la profecía dice que Israel tomará los restos de este armamento y los quemará “por siete años” como recordatorio de la victoria de Dios sobre los rebeldes (v. 9).

¿Por qué Dios permitirá que Gog y Magog se rebelen?

Al comienzo del Milenio, Dios permitirá que Gog y Magog ataquen a Israel para confirmar su grandeza y perfección ante todo el mundo y demostrar que Él es el único Dios de paz (Ezequiel 38:16, 23; 39:6-7, 21-23, 28). Probablemente muchas personas aún no tendrán muy claro quién es Cristo cuando su reinado comience (consulte Salmos 2), y esta batalla les ayudará a comprender más acerca de quién es el Rey de Reyes y el Reino de Dios.

A medida que transcurra el Milenio, “vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte del Eterno, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Eterno” (Isaías 2:3).

Eventualmente, el mundo entero conocerá al verdadero Dios y su camino; entonces, “No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento del Eterno, como las aguas cubren el mar” (Isaías 11:9). Al parecer, aun muchos de los descendientes de Gog y Magog se volverán a Dios y serán salvos.

Por otro lado, la Biblia no dice por qué Dios permitirá que Satanás engañe y reúna a Gog, Magog y otras naciones para pelear al final del Milenio. Posiblemente quiera probar sus corazones para descubrir si realmente quieren obedecerle o solo han acatado sus leyes esperando una oportunidad para rebelarse.

Resumen de Gog y Magog

En conclusión:

  • La futura invasión proveniente del norte, de Gog y Magog, descrita en Ezequiel 38 y 39, ocurrirá al comienzo del Milenio. Este ejército será destruido por un terremoto, espada y fuego.

  • La batalla de Apocalipsis 20, en cambio, ocurrirá después de los mil años. Esta vez el ejército será reunido por Satanás de todas partes del mundo para atacar a los santos y a Jerusalén, pero Dios lo consumirá con fuego del cielo.

  • Cuando la rebelión de Apocalipsis 20 haya sido derrotada, Dios atará a Satanás para siempre y resucitará a los millones de personas que nunca conocieron el camino de la salvación. Así, les dará la oportunidad de recibir el perdón de sus pecados y aceptar a Cristo como Salvador (si desea más detalles acerca de este tema, consulte la sección sobre la segunda resurrección en el artículo “Resurrecciones: ¿Qué son?”).

Una lección para nosotros

Aunque hay mucho que podemos aprender de las profecías bíblicas para Gog y Magog, este relato nos deja una lección especialmente importante: Dios está buscando personas que quieran seguir su camino de todo corazón (2 Crónicas 16:9). Si usted desea tener este tipo de relación con Él, los artículos de la sección “La conversión” le serán de mucha ayuda.