¿Por qué nació usted?

¿Qué respondería si alguien le preguntara: “tiene mi vida algún sentido, tiene algún propósito”? Probablemente usted mismo se ha hecho esta pregunta. ¿Podemos encontrar una respuesta satisfactoria?

Toda vida tiene dos extremos: el día en que nacemos y el día en que morimos. Llegamos a este mundo débiles e indefensos, pero todos nacemos con un gran potencial. Al vernos por primera vez, nuestros padres seguramente se preguntaron: ¿qué irá a hacer nuestro bebé con su vida? ¿En qué clase de persona se convertirá?

Lo irónico es que a menudo llegamos al final de nuestra existencia tal como empezamos: débiles e indefensos. Y, cuando la muerte finalmente se acerca, nos preguntamos ¿qué hice con mi vida? ¿Qué clase de persona fui?

Pero para ese entonces la mayoría de nosotros también se habrá hecho la más fundamental y antigua de las preguntas: ¿cuál es el verdadero propósito de la vida humana?

Esto es algo tan difícil de responder que muchos simplemente lo descartan como algo sin respuesta. Y quienes hacen un mayor esfuerzo, a menudo se conforman con respuestas basadas en sus experiencias, como cumplir un propósito personal, lograr algo emocionalmente satisfactorio, amar y ser amados o simplemente ser “buenas personas”.

Pero todas estas cosas se limitan a esta vida. Aunque no hay nada de malo con este tipo de propuestas, ¿son estas respuestas realmente satisfactorias cuando reflexionamos profundamente? ¿Nos consuelan realmente cuando nos enfrentamos a la muerte?

¿Es la muerte realmente el final de todo? ¿O hay un propósito mayor para la vida humana, uno que trasciende esta corta vida física? Si lo hay, ¿cuál es?

Éstas son las preguntas más importantes de la vida.

Nuestro propio significado de la vida

Una de las consecuencias más sutiles de la teoría de la evolución y el ateísmo es que cada vez menos personas se preguntan si fuimos creados y diseñados con un propósito definido. Después de todo, la evolución ha eliminado y el ateísmo ha rechazado la existencia de un ser superior que dé sentido a nuestra existencia.

Si la vida es producto de un rayo que accidentalmente cayó sobre el limo de materia primitiva generando una serie de mutaciones de lo simple a lo complejo, ¿puede tener algún significado? Y si los seres humanos se posicionaron a la cabeza de la cadena alimenticia sólo por selección natural con base en la sobrevivencia del más fuerte, ¿puede alguien decir que su vida tiene un propósito trascendente? Si la respuesta es no, el único lugar donde podemos encontrar significado entonces es dondequiera que nosotros mismos lo pongamos.

Hace poco, Buzzfeed.com hizo una encuesta a un grupo de ateos y muchos de ellos afirmaron haberle dado a su vida un significado propio. Algunas de sus metas eran:

  • Tener un impacto positivo en familia y amigos.

  • Ser amable, aprender, compartir conocimiento y aliviar el sufrimiento.

  • Obtener la mayor cantidad de felicidad y diversión posible de la vida.

  • Enfocarse en el “aquí y ahora” y aprovechar la libertad de hacer lo que queramos.

Sin embargo, muchos también confesaron que, si bien ellos le habían dado a su vida un significado personal, su creencia en que la vida surgió por accidente implica por definición que no existe un propósito primordial -que no existe un plan superior.

Pero ¿son ciertas estas ideas limitadas y definidas por los seres humanos? ¿O son este mundo y su vida producto del diseño de un Creador perfecto que nos diseñó y nos puso aquí por alguna razón? ¿Podemos encontrar una respuesta satisfactoria a la pregunta más importante de todas: por qué nacimos?

¡Dios la responde! Pero para encontrarla, debemos empezar por el principio.

Volvamos al principio

Juan 1:1 revela: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”. En otras palabras, antes de que cualquier cosa fuese creada, Dios el Padre y el Verbo (quien luego se convirtió en Jesucristo, v. 14) ya existían. De hecho, estos dos seres espirituales, ambos ilimitados en poder y perfectos en carácter, vivieron juntos por la eternidad.

Luego Dios comenzó a crear. Y como dice Romanos 1:20, “las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas”. ¡Basta con mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta de que el Padre y el Verbo son arquitectos! Nuestra tendencia humana a construir de todo, desde robots hasta relaciones personales, es simplemente un reflejo de la naturaleza de Dios, nuestro Creador.

Su primera creación registrada fueron los ángeles: seres espirituales hermosos e impresionantes cuyo propósito era servir a Dios y a los humanos que llegarían más tarde (Hebreos 1:13-14). Sin embargo, eventualmente un tercio de ellos se rebeló contra Dios, bajo la guía de un poderoso ángel llamado “Lucero” en la versión Reina Valera 1960 de la Biblia. Como consecuencia de esa rebelión, Lucero pasó a llamarse Satanás (adversario), y el resto de los ángeles rebeldes, demonios (Isaías 14:12-15; Ezequiel 28:12-15; Apocalipsis 12:4).

Pero la conspiración de Satanás no frenó a Dios. Dios tenía otros planes -planes más grandes- y en un determinado momento los retomó para crear todo lo que vemos hoy.

La humanidad: una versión de Dios a pequeña escala

El libro de Génesis revela que Dios creó al hombre en el sexto día de la creación. Y es en este relato donde encontramos una de las mayores claves del verdadero significado de la vida humana: “dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Génesis 1:26-27).

Probablemente haya escuchado estos versículos antes, pero ¿ha captado realmente todo lo que implican?

Dios creó al ser humano a su imagen -a su semejanza y con habilidades como las suyas. Más importante aún, nos dio características de su mente: inteligencia superior, creatividad, apreciación artística y emociones.

Pero Dios no hizo lo mismo con los animales. A ellos les dio instinto en lugar de libre albedrío y creatividad, y ésa es la diferencia primordial entre el reino humano (creado a imagen de la especie Dios) y el reino animal (con cada animal creado según su especie).

Haber sido creados a imagen de Dios implica que tenemos capacidades intelectuales y elementos propios de nuestro Creador, sólo que en una escala mucho menor. Tenemos su forma, pero no su esencia; Él es un espíritu todopoderoso e inmortal (Juan 4:24), en tanto que nosotros somos mortales de carne y hueso (Génesis 2:11); y Él no tiene límites (Job 42:2, 1 Corintios 2:11), mientras nuestro intelecto y creatividad son limitados.

¿Es nuestro propósito ser parecidos a Dios?

Sin embargo, la creación de Dios no terminó en el jardín de Edén. Después de Génesis hay muchos pasajes en la Biblia que revelan la verdadera intención de Dios, y no es la de crear seres físicos con algunas de sus características. En realidad, ¡su plan es que lleguemos a ser tal como Él, con su naturaleza espiritual y su nivel de existencia!

En 1 Juan 3:2, el apóstol Juan afirma claramente que “seremos semejantes a [Dios], porque le veremos tal como él es”. ¿Se imagina lo que significa ser como Dios?

Otras Escrituras revelan que, antes de darnos tan increíble poder, Dios quiere que aprendamos a pensar como Él (Filipenses 2:5), y a vivir y actuar como Él, y que lo hagamos por decisión propia (Mateo 5:48; 1 Juan 2:6).

Dios no creó autómatas morales, robots humanos programados para hacer lo correcto. En lugar de ello, decidió dar a la humanidad (comenzando por Adán y Eva, en el jardín de Edén) la libertad de escoger, y representó esa libertad en dos árboles: el “árbol de la vida” -la rectitud moral según los estándares de Dios- y el “árbol de la ciencia del bien y del mal” -el camino del hombre según su propia idea de lo que es correcto e incorrecto.

Adán y Eva decidieron rechazar a Dios (Génesis 3:6) y esa decisión permitió que el pecado (el quebrantamiento de la ley de Dios) comenzara a permear a toda la humanidad (Romanos 5:12; 1 Juan 3:4). Desde entonces, el pecado ha sido el obstáculo que se interpone entre nosotros y el propósito de Dios para nuestra vida (Romanos 6:23).

La vida cristiana se trata de vencer esa barrera para poder alcanzar nuestro objetivo. Todo comienza con el arrepentimiento y el perdón de nuestros pecados pasados, a través del sacrificio de Cristo, y después vienen el bautismo y la recepción del Espíritu Santo -o Espíritu de Dios. Este proceso de transformación (llamado conversión) nos permite comenzar a cambiar nuestro carácter y es nuestra parte en el cumplimiento del propósito que Dios tiene para nosotros.

Antes de recibir el poder ilimitado del Creador, debemos someternos a Él voluntariamente y desarrollar su carácter perfecto. Esto implica que debemos esforzarnos por dejar atrás nuestra forma natural de pensar —que tiende a oponerse a la de Dios— (Romanos 8:7; Colosenses 3:8-9) y vestirnos “del nuevo [hombre], el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno” (Colosenses 3: 10).

En otras palabras, aunque fuimos creados “a imagen” de Dios físicamente hablando, aún debemos ser creados a su imagen espiritual y desarrollar su carácter moral y espiritual perfecto. Ése es el mayor propósito de la vida humana: reformar nuestro carácter espiritual a su imagen y reflejar su forma de pensar y actuar en todo aspecto de nuestra vida.

La transformación definitiva

La razón por la que hoy en día existen tantos mitos acerca del propósito de la vida es que muy pocos entienden el siguiente paso.

Dios diseñó el cuerpo humano para que eventualmente muriese (Ezequiel 18:4; Hebreos 9:27), pero no para siempre. De hecho, Jesús prometió regresar a la Tierra para realizar uno de los mayores milagros de todos los tiempos: la resurrección de los muertos. A través de las épocas, los cristianos han sido motivados por esta esperanza, teniendo la seguridad de que si se someten a Dios y desarrollan su carácter, tendrán parte en esa resurrección y podrán dar el último paso del revestimiento de la imagen completa de Dios.

En 1 Corintios 15:42-46, el apóstol Pablo revela cuatro aspectos de esta maravillosa transformación; nosotros seremos:

  • Cambiados de corrupción (envejecimiento y decadencia físicas) a incorrupción (vida espiritual).

  • Cambiados de deshonra (imperfección) a gloria (perfección).

  • Cambiados de debilidad a poder.

  • Y cambiados de cuerpo animal (físico) a cuerpo espiritual.

En otras palabras, ¡seremos transformados de la dimensión humana al Reino de Dios! No tenemos ni podemos tener estos cuatro aspectos de la imagen de Dios ahora, pero el versículo 49 nos asegura que “así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial [Cristo]”.

¡Qué destino tan asombroso! Dios quiere mucho más que siervos angelicales, ¡quiere una familia con hijos como Él, con quienes pueda compartir la eternidad! Quiere una familia de seres con los que pueda crear nuevas cosas y relacionarse de igual a igual, pero para ello, esos miembros de la familia tienen que ser perfectos, como Él.

Sin embargo, lo que Dios quería desde el principio (convertir a seres físicos en miembros de su familia), es algo que toma tiempo, un gran sacrificio y la participación voluntaria de los seres creados. Pensémoslo: si Dios hubiera creado seres humanos perfectos sin libertad de decisión, estos seres nunca habrían podido llegar a su nivel realmente; solo serían autómatas espirituales programados para ser perfectos. En cambio, si creaba seres físicos a su imagen y con libre albedrío, serían seres con un potencial asombroso: el potencial de rebelarse y ser como Satanás y los demonios, pero también el potencial de escoger ser como su Creador.

Desde el comienzo, Dios diseñó un plan maravilloso para reproducirse en seres semejantes a Él a través de un proceso que aseguraría su perfección por la eternidad. Así es: nuestro increíble y verdadero propósito es llegar a ser elevados al nivel de Dios como miembros de su familia divina. Dios quiere “hijos e hijas” (2 Corintios 6:18), y está en el proceso de “llevar muchos hijos a la gloria” (Hebreos 2:10).

Piense en lo que esto significa. Cuando tenemos un hijo, ese hijo es como nosotros; no sólo tiene nuestra forma, sino también nuestro ADN.

Cuando nazcamos en la familia de Dios, nos convertiremos en sus hijos -seremos glorificados (elevados) al mismo nivel de existencia de nuestro Padre y nuestro Hermano mayor, Jesucristo. El propósito y plan de Dios es que lleguemos a ser “participantes de la naturaleza divina” (2 Pedro 1:4), lo que por analogía significa que tendremos su ADN espiritual; es decir, que seremos convertidos en espíritu igual que Él (Juan 3:6).

Quienes alcancen ese propósito recibirán oportunidades tan grandiosas que ahora no las podemos comprender. Sólo podemos imaginar lo que significará vivir como “reyes y sacerdotes” (Apocalipsis 5:10) y “heredar todas las cosas” (Apocalipsis 21:7) en el Reino de Dios -en un eterno estado de productividad, creatividad y crecimiento.

Ésta es la verdad que Dios revela acerca de por qué nacimos, y sin duda es una verdad mucho más maravillosa que cualquier propósito que el ser humano pudiera idear para sí mismo. Ésta es la verdad que realmente puede llenar su existencia de significado y, si se adhiere a ella, puede cambiar su vida.

Pero lo que hemos dicho en este artículo es sólo la superficie de un tema mucho más profundo. Si desea saber más acerca del significado de la vida y cómo ese significado puede cambiar su vida, no dude en descargar nuestros folletos El Misterio del Reino y El último enemigo: ¿qué sucede realmente después de la muerte?