Enoc y Elías: ¿Están en el cielo?

¿Murió Enoc o se fue inmediatamente al cielo? ¿Qué sucede con el profeta Elías? ¿Fue llevado al cielo? ¿Por qué dijo Jesús que nadie había subido al cielo?

Las historias de Enoc y Elías son fascinantes y la descripción bíblica del fin de su vida aqui es especialmente misteriosa.

Enoc “fue traspuesto”

Basados en Hebreos 11:5, que dice: “Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte…”, algunos creen que Enoc nunca murió y fue llevado al cielo.

La palabra “traspuesto” proviene de la palabra griega matatithemi, que significa “trasladar a otro lugar” (Vine: Diccionario Expositivo de palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento).

El versículo continúa diciendo que Enoc “no fue hallado”. Esto hace referencia a Génesis 5:24: “…y desapareció, porque le llevó Dios”. Así que todo parece indicar que Dios tomó a Enoc de donde estaba, en medio de una situación que seguramente lo llevaría a la muerte. Pero después de ser trasladado a otro lugar, Enoc murió y dejó de existir. Génesis 5: 23 dice que “y fueron los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años”.

También sabemos que Enoc murió por lo que se afirma en Hebreos 11:13: “Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido”. Por lo tanto, Enoc fue sepultado en algún lugar de la tierra y está esperando la resurrección cuando Jesucristo regrese (1 Corintios 15:52; 1 Tesalonicenses 4:16). Él no está vivo en el cielo.

¿Qué sucedió con Elías?

Ahora, ¿qué le pasó a Elías? En 2 Reyes 2:11 se afirma claramente que apareció un carro de fuego con caballos de fuego y que “Elías subió al cielo en un torbellino”.

¿Fue Elías realmente al cielo? Tenemos que entender que las Escrituras hablan de tres cielos:

  • El primero es la atmósfera de la tierra, en dónde están las nubes (Génesis 1:8).
  • El segundo es lo que llamamos “espacio” en donde se encuentran los planetas y las estrellas (Génesis 15:5).
  • Y el tercero es dónde se encuentra el trono de Dios (2 Corintios 12:2).

En realidad, el profeta no murió en esos momentos, ni fue al trono de Dios. El carro debió entrar al primer cielo o atmósfera y lo trasladó a él a otro lugar, ya que algunos años después, Elías escribió una carta. Vea 2 Crónicas 21:12-15.

Enoc y Elías no están en el cielo

Un punto importante que debemos tener en cuenta es que la Biblia nos enseña claramente que “Nadie subió al cielo” (Juan 3:13). Hechos 2:29 y 34, subrayan este hecho también. Cuando el apóstol Pedro dio su primer sermón, el justo Rey David estaba todavía en su tumba, cerca de 1000 años después de haber muerto.

Basados en la evidencia bíblica, Enoc y Elías murieron, como todos (Hebreos 9:27). Ellos están en sus tumbas, en algún lugar de la tierra, esperando la resurrección de los justos en el momento en que Jesucristo regrese; y no fueron trasladados al tercer cielo al trono de Dios.