Vida, Esperanza y Verdad

Jesús bendice a los niños

Jesús estaba ocupado con cosas muy importantes. Sus seguidores pensaron que estaba demasiado ocupado como para bendecir a unos niños. Pero Jesús les dijo que estaban equivocados.

Jesús tenía 30 años aproximadamente cuando se convirtió en maestro de tiempo completo. Sus seguidores y él caminaron por toda la Tierra Santa enseñándole a la gente acerca de Dios. Él sanó a personas de enfermedades y lanzó fuera demonios. Respondió preguntas y entrenó a sus seguidores.

Todos los días, muchas personas querían hablar con Él y conseguir su ayuda. Algunas veces estaba tan ocupado que se olvidaba de comer (Marcos 3:20).

No es de extrañar que sus seguidores trataran de protegerlo. Ellos pensaban que estaba tan ocupado que no podía hacer nada más.

Cuando alguno de los que estaban escuchándolo traía algún niño ante Él, sus seguidores lo detenían. Es probable que pensaran que los bebés ni siquiera iban a recordar haber visto a Jesús. ¿Cómo podrían ser igual de importantes los niños pequeños a las demás cosas que Jesús tenía que hacer?

Entonces los seguidores de Jesús le llamaban la atención a los adultos. Les decían que estaba mal que trataran de hacerle perder el tiempo a Jesús.

Pero, ¿qué decía Jesús?

Jesús vio lo que estaban haciendo sus seguidores y no estaba feliz por eso. Él dijo: “Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios” (Marcos 10:14).

Jesús se tomó el tiempo para explicarles a sus seguidores porque eran importantes los niños. Incluso les dijo a sus seguidores que debían parecerse más a los niños. Él sólo les daría su Reino a las personas que fueran como niños en cuanto a la confianza y dependencia de Dios.

Ésta no fue la única vez que Jesucristo utilizó a los niños como un buen ejemplo. En otra ocasión Jesús llamó a un niño para que le ayudara a responder una pregunta. Sus seguidores le preguntaron que quien sería el más grande en el Reino. Jesús utilizó al niño como ejemplo de ser humildes. Usualmente no pensamos en un niño como alguien lleno de orgullo. No pensamos que los niños van a menospreciar a los demás por sentirse más importantes.

Jesús dijo: “Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos. Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe” (Mateo 18:4-5).

Ser como un niño pequeño significa no ser arrogantes. Significa no alardear ni creernos más importantes. Significa recordar que Dios es mucho más grande que nosotros.

¿Que hizo Jesús?

Bueno, ahora regresemos a la parte en que le estaban trayendo los niños a Jesús. Los adultos sabían que Él era un hombre importante. Ellos sabían que Jesús era cercano a Dios. Ellos querían que Jesús le pidiera bendiciones a Dios para los niños.

Entonces Jesús “tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía” (Marcos 10:16).

Jesús amaba por igual a los niños y a los adultos que iban a escuchar sus enseñanzas. Él apartaba tiempo para tomar a los niños en sus brazos y oraba por ellos. Él le pedía a Dios que los bendijera.

Seguir el ejemplo de Jesús hoy en día

Algunas iglesias siguen el ejemplo que Jesús estableció. Todos los años bendicen a los bebés nuevos y a los niños que no hayan sido bendecidos en años anteriores.

Los ministros le piden a Dios que proteja y bendiga a los niños. Le piden a Dios que bendiga a los padres para que ellos puedan enseñarles el camino correcto a sus hijos. Oran para que los niños aprendan a obedecer las leyes de Dios ya que si hacen esto serán bendecidos.

Con esta ceremonia, toda la Iglesia ve la importancia de cuidar y amar a los niños. Y a los adultos se les recuerda que sean más como niños también.

La Iglesia de Dios, una Asociación Mundial, quien patrocina esta página web, tiene la ceremonia de la bendición de los niños todos los años. Por lo regular se lleva a cabo en el segundo sábado después de la Fiesta de Tabernáculos.

Todos los años recordamos que Jesús ama y saca un momento para los niños. Y Él quiere que nosotros cuidemos y apartemos tiempo para los niños también.

Sugerencias de tema para discusión

A continuación hay unas preguntas para analizar o discutir en familia:

  1. ¿Por qué pensaban los seguidores de Jesús que los niños no eran importantes?

  2. ¿Por qué se enfadó Jesús con ellos al ver que ellos trataban de alejar a los niños?

  3. ¿Qué bendiciones necesitan los niños pequeños de parte de Dios?

  4. ¿En qué forma debemos ser como niños?

Para más historias de la Biblia, vea los artículos de la sección “Historias de la Biblia: ¿están ahí por alguna razón?”.

Continuar leyendo

×

Discern is published every two months and is available in digital and print versions. Choose your preferred format to start your subscription.

Print subscriptions available in U.S., Canada and Europe

×

Please choose your region:

×

Suscríbase a Discernir

×
Fill out the form below to start your subscription.
×
Por favor, introduzca su nombre de pila.
Por favor ingrese su apellido.
Se requiere una dirección de correo electrónico válida.