Vida, Esperanza y Verdad

Versiculos Para Meditar

La Escritura no puede ser quebrantada

Juan 10:35  

Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada)...

Los judíos estuvieron a punto de apedrear a Jesús, acusándolo de blasfemia: “Tú, siendo hombre, te haces Dios” (v. 33). Jesús respondió citando el Salmo 82:6, donde Asaf escribió acerca de seres humanos que usaron la palabra hebrea elohim, un nombre de Dios que también fue usado para referirse a jueces. Asaf escribió, “Yo dije: Vosotros sois dioses, y todos vosotros hijos del Altísimo; pero como hombres moriréis, y como cualquiera de los príncipes caeréis” (Salmo 82:6-7).

Jesús mostró claramente que aun de estos hombres mortales se hacía referencia como de dioses en las Escrituras inspiradas, y Él les recordó a sus oyentes lo que ellos ya creían —que la Escritura era verdadera y fidedigna. La Escritura no puede ser quebrantada. Si cualquier parte de la Biblia parece contradecir otra parte, esto solo muestra nuestra falta de entendimiento, y no ningún error del texto original inspirado.

Jesucristo, quien hizo las obras de Dios, ciertamente tenía más derecho que los jueces malvados de ser llamado el Hijo de Dios. Y, de hecho, Él era y es literalmente el divino Hijo de Dios. Quienes oyeron a Cristo no podían refutar sus argumentos pero aun así buscaban atraparlo y matarlo.

Para más información acerca de la Palabra inspirada, vea nuestro artículo “¿Cómo sabemos que la Biblia es verdad?”. Si desea saber más acerca de por qué Dios habló de hombres como dioses e hijos de Dios, vea nuestro artículo “Hijos de Dios”.