Vida, Esperanza y Verdad

Medio Oriente… otra vez en conflicto

Una nueva ola de bombardeos masivos ha azotado a Israel y a la Franja de Gaza en los últimos días. Tal parece que Israel y el grupo Islámico Hamas van en camino a una "guerra a gran escala". ¿Cuándo terminará este conflicto que ha durado ya tantos años?

Las tensiones entre israelíes y palestinos aumentaron este martes, cuando desde Gaza se lanzaron cientos de cohetes hacia Israel, que a su vez intensificó los ataques aéreos al enclave costero. Todo esto mientras los disturbios se extendían a ciudades y pueblos más allá de Jerusalén.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, se dirigió a la nación desde Tel Aviv, informando textualmente que “Estamos en medio de una operación importante”.

Se han escuchado al menos 50 explosiones en un pueblo costero cercano a Gaza. También se reportaron cohetes en la ciudad de Ashdod y cientos de civiles israelíes han tenido que ser atendidos por heridas causadas por los ataques con cohetes.

Israel cuenta con una avanzada tecnología para repeler ataques aéreos provenientes principalmente de sus enemigos palestinos. El sistema de defensa llamado “Domo de Hierro” ha estado operando a gran capacidad y salvando vidas.

Se han disparado más de 1.000 cohetes desde Gaza hacia Israel desde el lunes, cuando el grupo Islámico Hamas comenzó a disparar contra Jerusalén.

De los 1.000 cohetes, 850 cayeron en Israel o fueron interceptados por el Domo de Hierro. Unos 200 de esos cohetes no cruzaron la frontera, sino que cayeron dentro de Gaza.

 El contraataque de Israel

Un edificio de 13 pisos en Gaza colapsó este martes por la noche, tras un ataque aéreo israelí.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) informaron en un comunicado que en el edificio había oficinas usadas por Hamas en varios pisos. Entre ellas estaban las oficinas de inteligencia del ala militar y una unidad de investigación y desarrollo que trabajaba en los cohetes.

También dijeron que avisaron con antelación a los civiles que estaban en el edificio y que se les había dado tiempo suficiente para evacuar el lugar.

Hamas y la Yihad Islámica Palestina prometieron tomar duras represalias, lanzando más cohetes a Tel Aviv.

La reacción de la comunidad internacional

Estados Unidos y la Unión Europea hicieron un fuerte llamado de cese al fuego en esta escalada de la violencia. Al mismo tiempo, varios países en Medio Oriente, incluido Turquía, condenaron la respuesta de la policía israelí a las tensiones actuales en la zona.

El presidente de los Estados Unidos, el señor Joe Biden, condenó los ataques con cohetes, pero dijo que compartió "con franqueza" su visión sobre los desalojos de residentes palestinos en el barrio de Sheikh Jarrah en Jerusalén.

El apoyo del presidente de Estados Unidos a la seguridad de Israel, a su derecho legítimo a defenderse a sí mismo y a su pueblo, es fundamental y nunca vacilará, informó la secretaria de prensa, Jen Psaki, quien condenó los ataques con cohetes de Hamas a Jerusalén, pero dijo también que están “en contra del extremismo que ha gatillado la violencia a ambas comunidades”.

Qué originó tanta violencia

Este lunes se conmemoró en Jerusalén lo que los israelíes llaman la “marcha de la bandera”. Esta celebración, para muchos es de carácter nacionalista y conmemora el avance de Israel sobre la parte oriental de Jerusalén en 1967, cuando durante la guerra de los seis días los israelíes tomaron control de toda la ciudad.

Tradicionalmente, durante esta marcha, cientos de jóvenes caminan con banderas y pasan por áreas musulmanas cantando canciones patrióticas, lo cual constituye una verdadera provocación para los palestinos.

Recordemos que tanto israelíes como palestinos reclaman derechos sobre la ciudad de Jerusalén Oriental. Israel considera a toda la ciudad como su capital, lo cual hasta la fecha no ha sido reconocida por la mayoría de las naciones, pero sí por los Estados Unidos. Por su parte, los palestinos reclaman su derecho hacia la ciudad, en un añorado estado independiente.

Así fue como comenzaron los enfrentamientos fuera de la mezquita Al-Aqsa, de la ciudad vieja de Jerusalén, donde los palestinos atacaron a policías con piedras y estos repelieron el ataque con balas de goma.

Durante el último mes ya los ánimos se venían caldeando con la llegada del Ramadán, a mediados de abril, que es el inicio del mes sagrado musulmán, el cual es celebrado por la mayoría de los palestinos. Los palestinos se quejaron mucho por lo que consideran un excesivo control de sus reuniones por parte de la policía israelí.

Adicionalmente, los disturbios crecieron en los últimos días debido al desalojo de múltiples familias palestinas de sus hogares en el barrio de Sheikh Jarrah en Jerusalén. Actualmente la ley en Israel permite a los colonos judíos reclamar propiedades en Jerusalén si pueden probar con un título de dominio anterior a la guerra de 1948. Esta es una ley a la que se oponen los palestinos, quienes reclaman que no existe la misma ley para miles de palestinos que perdieron sus hogares en el mismo conflicto.

Fue así como el grupo terrorista islámico Hamas denunció los abusos y la represión sobre los palestinos y respondió con un fuerte ataque de cohetes hacia Jerusalén y la respectiva respuesta por parte de Israel.

¿Cómo se logrará la paz en Medio Oriente?

La razón fundamental del conflicto nunca cambia. El conflicto no resuelto entre judíos y árabes ha arruinado y acabado con vidas palestinas e israelíes durante muchas generaciones.

Han pasado miles de años desde que nació este conflicto y seguramente no terminará sino hasta el retorno de Jesucristo a la Tierra.Desde el establecimiento del Estado de Israel en 1948, árabes islámicos siempre han deseado la aniquilación del pueblo judío y su control sobre Jerusalén y, según ellos, no van a cesar hasta haberlo logrado.

Pero este conflicto no nació en 1948 con el establecimiento del Estado de Israel. Vemos el inicio de este conflicto mucho antes, cuando Dios le dijo a Rebeca, esposa del patriarca Isaac: “y le respondió el Eterno: Dos naciones hay en tu seno, Y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas; un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, y el mayor servirá al menor” (Génesis 25:23). Aquí está hablando acerca de Esaú y Jacob. Básicamente esta escritura está hablando de los israelitas y los pueblos árabes, quienes estarían en pleito constante.

Han pasado miles de años desde que nació este conflicto y seguramente no terminará sino hasta el retorno de Jesucristo a la Tierra.

¿Cómo terminará este conflicto de milenios? Sorpréndase con la respuesta que nos entrega Dios: “Así ha dicho el Eterno el Señor: Por lo que hizo Edom (Esaú), tomando venganza de la casa de Judá, pues delinquieron en extremo, y se vengaron de ellos; por tanto, así ha dicho el Eterno el Señor: Yo también extenderé mi mano sobre Edom, y cortaré de ella hombres y bestias, y la asolaré; desde Temán hasta Dedán caerán a espada. Y pondré mi venganza contra Edom en manos de mi pueblo Israel, y harán en Edom según mi enojo y conforme a mi ira; y conocerán mi venganza, dice el Eterno el Señor” (Ezequiel 25:12-14).

Un odio irracional entre los pueblo árabes e Israel ha permanecido de generación en generación, al punto que Jesucristo será el único en resolver poderosamente este conflicto. Entonces, finalmente Jerusalén será la ciudad de la paz.

Le invitamos a leer los siguientes artículos relacionados: “Jerusalén en profecía”; “Jerusalén: una paradoja de proporciones bíblicas” y “La gran tribulación”.

×

Suscríbase a Discernir