Consider This

Carta abierta al próximo presidente de los Estados Unidos

{image_2}Estimado señor Presidente Electo, hace cuatrocientos años —el 11 de noviembre de 1620, para ser exactos— los pasajeros del barco Mayflower acordaron las reglas por las cuales se regirían.

Eran un grupo variado de 50 hombres, 19 mujeres y 33 jóvenes y niños, con diferentes historias y habilidades. La mayoría piensa que todos los pasajeros eran puritanos intentando escapar del poder de la Iglesia de Inglaterra pero, en realidad, sólo el 40 por ciento de ellos lo era.

Las condiciones climáticas que los desviaron de su curso inicial hacia Virginia fueron un augurio de mayores problemas internos. Cuando el barco llegó a las costas de Cape Cod, e incluso antes de que pisaran tierra, creció la disensión entre el grupo y hubo un motín. Los líderes peregrinos, conscientes de la desunión que amenazaba su supervivencia, buscaron la solución redactando el conjunto de leyes y principios comunes por los que el grupo se regiría.

Lo que más tarde llegó a conocerse como el Pacto del Mayflower fue bastante breve, pero sirvió para darles a todos una causa común. Les recordó que habían emprendido su viaje “para la gloria de Dios, el avance de la fe cristiana y el honor de nuestro rey y patria” y los convocó a “[establecer, aprobar, constituir y formular] leyes justas y equitativas, ordenanzas, actas, constituciones y oficios, de tiempo en tiempo, según sea considerado propio y conveniente para el bienestar general de la colonia”.

El Pacto fue firmado por los 41 hombres adultos: “solemne y mutuamente, en presencia de Dios y ante nosotros mismos, pactamos y nos constituimos en un cuerpo político civil para nuestra mejor organización y preservación, y prosperidad de los fines anteriormente mencionados”.

El Pacto del Mayflower no sólo preservó la frágil unidad del pequeño grupo de colonos, sino que también sirvió como el fundamento sobre el que se construiría la democracia de la nación.

Sin embargo, en el aniversario número cuatrocientos de este evento, vemos a nuestro país enfrentando nuevas disensiones y divisiones que amenazan nuestra supervivencia.

¿Qué lecciones podemos sacar de la experiencia? ¿Es la democracia el último y mejor intento del hombre para gobernarse a sí mismo? La humanidad ha probado todas las formas de gobierno posibles sin éxito: autocracia, monarquía, dictadura, totalitarismo, fascismo, comunismo, nazismo, socialismo, feudalismo, anarquía, oligarquía, repúblicas, etcétera. Y ahora nos vemos obligados a cuestionar si el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo realmente funcionará.

Señor Presidente, en el momento que escribo este artículo, ni siquiera sé quién es usted —tuve que entregarlo antes de conocer los resultados de la votación. Pero eso no es importante, porque nuestros problemas son mayores que las personas y la política. Usted ha heredado una casa dividida contra sí misma, probablemente debido a la manera misma en que nos estamos gobernando, y nuestra sociedad se está deteriorando rápidamente.

Le hago esta pregunta con todo respeto: ¿sería usted capaz, como los líderes del Mayflower, de proponer un camino radicalmente nuevo? La verdad es que existe una forma de gobierno que el mundo aún no ha probado, y cuyas leyes y principios comunes asegurarían nuestra supervivencia. Los colonos se encomendaron a Dios con palabras elocuentes, pero su gobierno se construyó en base a un camino que al hombre le parece bueno. Ahora, en lugar de seguir a Dios de la boca para afuera, ¿por qué no pedirle a Él que nos gobierne y someternos a lo que es bueno según Él?

Señor Presidente Electo, pronto usted será el hombre más poderoso del mundo. ¿Sería capaz de usar el poder de su cargo como lo hizo Salomón, quien con profunda humildad le pidió a Dios que lo gobernara a él y a su nación? Dios le respondió y prometió: “si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”.

Con todo respeto, señor, ese es el liderazgo que necesitamos ahora. Estamos desesperados y sufrimos, pero no necesitamos otro Pacto del Mayflower, necesitamos un pacto con Dios.

Clyde Kilough

Editor

×

Suscríbase a Discernir