¡Peligro: los mares aumentan su nivel!

Un gigantesco iceberg equivalente a 5.000 kilómetros cuadrados está a punto de desprenderse en la Antártica. Las consecuencias de este enorme desprendimiento están por verse, pero lo claro es que dejará a la Antártica en una situación de mayor vulnerabilidad respecto de futuras rupturas, explica Estefanía González, coordinadora de océanos de la organización ambientalista Greenpeace.

Imágen: Prensa Antartica
Lo que comenzó como una grieta más en la zona conocida como Larsen C –en la zona norte de la Antártica—  se ha ido convirtiendo en un quiebre cada vez más profundo y extenso que terminará por convertirse en uno de uno de los desprendimientos más gigantescos de los que se tengan registros en el continente blanco, advirtió la organización ambientalista Greenpeace. La grieta, de unos 200 kilómetros de largo, y que se mantuvo relativamente estable durante algún tiempo, ahora se ha ido inclinando de manera progresiva hacia el mar, por lo que los científicos advierten que su colapso se acelerará.

“No están claras las causas exactas del desprendimiento, pero en este proceso no se puede descartar los efectos globales que está generando el cambio climático. De hecho, lo que sucede en el continente blanco suele ser visto como una alerta previa o ‘termómetro’ respecto del impacto que está generando en el planeta el aumento de la temperatura. Las consecuencias de este enorme desprendimiento están por verse, pero lo claro es que dejará a la Antártida en una situación de mayor vulnerabilidad respecto de futuras rupturas”, advierte Estefanía González, coordinadora de océanos de Greenpeace.

De acuerdo con los especialistas, el área que se desprenderá será de unos 5.000 kilómetros cuadrados, lo que convertirá a este iceberg en uno de los 10 más grandes que se han registrado. Para tener una idea de su magnitud, la superficie será equivalente a una tercera parte de la Región Metropolitana de Santiago, Chile.

“Lo que está sucediendo en la Antártica es una nueva voz de alerta para profundizar y cumplir los términos del Acuerdo de París contra el Cambio Climático. Lo paradójico es que este desprendimiento en la Antártida se producirá justo cuando el presidente Donald Trump ha anunciado el retiro de Estados Unidos de este pacto mundial”, dice Estefanía González.

Se estima que si toda esa enorme masa de hielo se hundiera en el mar, las aguas del planeta se elevarían unos 10 centímetros, lo que generaría consecuencias devastadoras en amplias zonas urbanas ubicadas en áreas costeras bajas y especialmente vulnerables.

Respecto a las causas de la subida del nivel del mar, los investigadores apuntan al deshielo de los glaciares, sobre todo durante el siglo XX.

En los últimos 25 años, la subida del nivel del mar en todo el planeta ha crecido el doble de lo previsto, según un estudio internacional publicado hoy en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

El trabajo, en el que ha participado la investigadora del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados, Marta Marcos, ha contrastado con las estimaciones sobre el aumento del nivel del mar con las mediciones reales facilitadas por los satélites y ha constatado que el aumento del nivel del mar casi duplica los valores previstos.

Para la investigación, los científicos han analizado los datos históricos de los mareográfos, los instrumentos utilizados para medir los cambios costeros hasta 1992, fecha en la que se lanzaron los primeros satélites capaces de monitorear los niveles del mar.

Tras seleccionar los registros más largos y de mayor calidad, los científicos han corregido las estimaciones teniendo en cuenta procesos no directamente relacionados con los océanos, como los movimientos de la corteza terrestre o los cambios en la forma de la Tierra (geoide terrestre).

Los investigadores han combinado todos estos datos y los han corregido con una nueva metodología más coherente con la dinámica marina, lo que ha permitido redefinir la información disponible. "Es importante determinar con precisión la tasa de aumento de nivel del mar en las décadas pasadas para saber cuáles han sido los procesos implicados y cómo responden cada uno de ellos al calentamiento global", explica Marta Marcos.

"Nuestras conclusiones demuestran que las regiones costeras están más expuestas de lo que pensábamos y, por tanto, el riesgo es mayor", advierte la investigadora de la española Universidad de las Islas Baleares.

Según el estudio, 1993 fue el punto de inflexión: hasta ese año, el nivel del mar subió de forma significativamente más lenta.

Pero, a partir de entonces, el calentamiento global aumentó drásticamente la curva de crecimiento del nivel del mar a escala planetaria, un hecho que concuerda con las mediciones de los satélites.

Respecto a las causas de la subida del nivel del mar, los investigadores apuntan al deshielo de los glaciares, sobre todo durante el siglo XX.

Brecha gigante abriendose en la Antártica
En las últimas décadas, sin embargo, la tendencia habría cambiado y las placas de hielo polar habrían contribuido más al incremento del nivel del mar, según el estudio. "Implica que la diferencia entre los datos previos a 1993 y las observaciones precisas de los satélites es mayor y, por tanto, casi duplicamos la aceleración en la subida del nivel del mar respecto a los valores que se habían adoptado hasta ahora", concluye el especialista.

En el Evangelio de Lucas 21:25 dice: “Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas (Énfasis añadido); desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas”.

Las consecuencias de los eventos que estamos presenciando en el escenario ambiental a nivel mundial se harán cada vez más evidentes y cobrarán la vida de mucha gente.

La humanidad no se da cuenta de su pecado al ir destruyendo la tierra progresivamente, y Dios ya ha puesto sentencia para todos aquellos que, con afán del dinero, buscan solamente hacer crecer sus riquezas sin medir las consecuencias que las decisiones ambientales irresponsables traen sobre el planeta. Apocalipsis 11:18 dice: “Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra. (Énfasis añadido).

Queda poco tiempo para que los sistemas de gobierno y económicos del mundo colapsen y la humanidad entera se rinda ante el Rey Supremo de toda la creación, quien vendrá a sanar la Tierra y traerá los “tiempos de refrigerio” y la regeneración de este hermoso planeta en que vivimos.

Lo invitamos a leer nuestro artículo “Cielo nuevo y tierra nueva” que profundiza más acerca del futuro que Dios tiene preparado para nuestro planeta.