Vida, Esperanza y Verdad

¿Contradicciones en la Biblia?

¿Es la Biblia infalible? Ha habido algunos errores en la transcripción y la traducción, pero, ¿hay contradicción en los manuscritos originales? ¿Tiene esto alguna importancia?

Como lo demostrará este artículo, creemos que la Biblia era perfecta e infalible como fue escrita originalmente. Esta posición se conoce con frecuencia como la creencia en la inerrancia de la Biblia.

Inerrancia

Una definición de inerrancia es: “Cualidad de estar exento de error” (diccionario de la Real Academia Española). Si esta definición se puede aplicar a la Santa Biblia, entonces cualquier reclamo que se haga con respecto a algún error en la Biblia debe referirse sólo a contradicciones aparentes alegadas por aquellos que la malentienden.

A continuación hay tres escrituras fundamentales que afirman la infalibilidad de la Biblia.

  • 2 Pedro 1:20-21: “Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (énfasis añadido a menos que se indique lo contrario).
  • 2 Timoteo 3:16:Toda la Escritura es inspirada por Dios”.
  • Juan 10:35: “la Escritura no puede ser quebrantada”.

Pero, ¿algunos que profesan ser cristianos creen que hay contradicciones en la Biblia? Usted se sorprenderá al conocer los resultados de una encuesta realizada en 10.000 clérigos, tal como se informaron en Bible.org:

“Cuando preguntamos si ellos creían en que las Escrituras eran la inspirada e inerrante Palabra de Dios, en fe, historia y asuntos seculares:

  • El 95% de los episcopales dijo ‘no’.
  • El 87% de los metodistas dijo ‘no’.
  • El 82% de los presbiterianos dijo ‘no’.
  • El 77% de los luteranos americanos dijo ‘no’.
  • El 67% de los bautistas americanos dijo ‘no’.

“Este triste comentario habla por sí mismo”.

Con esto en mente, analicemos algunas supuestas contradicciones que los escépticos afirman haber encontrado en la Biblia. Veremos que las supuestas contradicciones en la Biblia pueden ser resueltas.

Qué fue creado primero: ¿los animales o Adán?

  • Génesis 1:25-26: “E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno. Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra” (énfasis añadido a menos que se indique lo contrario).

Génesis 1 plantea la creación de los animales antes de Adán. Pero, ¿es reversado este orden en Génesis 2?

  • Génesis 2:18-20: “Y dijo el Eterno Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. El Eterno Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre. Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; más para Adán no se halló ayuda idónea para él”.

Génesis 2 cubre el momento en que se les da nombre a los animales, algo que ocurrió después de que Adán fuera creado. Un examen más profundo del capítulo 2 también revela la omisión de dos tipos de criaturas que fueron incluidas en el capítulo 1 —peces y los que se arrastran. Sin embargo, esto no es un error, porque el capítulo 2 no se escribió para repetir o competir con el capítulo 1.

Génesis 1 nos ofrece un registro completo de la obra creadora de Dios. Y Génesis 2, evidentemente, menciona el hecho de que recibieron nombre los animales que más probablemente iban a interactuar, o iban a ser criados o entrenados por Adán. No hay ninguna contradicción ahí.

¿Responder o no a un necio?

  • Proverbios 26:4: “Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él”.
  • Proverbios 26:5: “Responde al necio como merece su necedad, para que no se estime sabio en su propia opinión”.

Estos proverbios aparentemente contradictorios son pronunciados en dos diferentes escenarios, nombrados en las oraciones al final de estos proverbios. Primero, el versículo 4 prohíbe responder: “para que no seas tú también como él”. Aquellos con actitudes contenciosas, típicamente están más interesados en llevarlo a uno a una pelea y a ventilar emociones, algo opuesto a buscar sinceramente una respuesta a una pregunta.

Como se afirma en Proverbios 17:12: “Mejor es encontrarse con una osa a la cual han robado sus cachorros, que con un fatuo en su necedad”. Una bestia, por lo menos, tendría una razón legítima para su furia. Pero el necio aquí atacará sin tregua a aquel que esté en desacuerdo con él, sin importar quien está en lo cierto y quién no.

Por otra parte, Proverbios 26:5 nos instruye a responder al necio “para que no se estime sabio en su propia opinión”. En este escenario, responder es algo productivo porque permite que se evite la arrogancia y el engaño. Esto es hecho posible porque el necio está dispuesto a reconocer su error.

Se requiere de discernimiento para saber cuál de estos proverbios se aplica a una situación determinada. “Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche y le será dada” (Santiago 1:4).

¿Genealogías de Cristo en conflicto?

La genealogía en el evangelio de Mateo no encaja con la lista en el evangelio de Lucas. Por ejemplo, veamos lo que sucede con el padrastro de Cristo, José. Mateo 1 dice: “Y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo” (v. 16). Pero Lucas 3 parece decir que José fue “el hijo de Elí” (v. 23).

Si bien es cierto que los hombres son los que generalmente aparecen en los registros genealógicos, el versículo 23 también incluye un elemento importante: ser “según se creía, de José, hijo de Elí”.

María fue el único pariente biológico de Jesús, ya que ella era todavía virgen cuando Él nació. Por lo tanto, Lucas 3 aparentemente ofrece la genealogía de María, la hija de Elí. De otra forma no tendríamos una genealogía intacta de Cristo que incluyera su pariente biológico. Ambos relatos refuerzan el hecho de que Jesús fue de la raíz davídica de Isaí, como estaba profetizado (Isaías 11:10).

¿Cuándo fue crucificado Jesucristo?

  • “Era la hora tercera cuando le crucificaron” (Marcos 15:25).

  • “Era la preparación de la pascua, y como la hora sexta. Entonces dijo a los judíos: ¡He aquí vuestro Rey!”.

El método judío para calcular el tiempo comienza contando 12 horas de luz diurna a partir del amanecer (que en esa época del año era cerca de las 6 a.m.) Entonces, lo que Marcos señala era que Él fue crucificado en “la hora tercera” (9 a.m.).

¿Qué sucede entonces con la “hora sexta” de Juan? Primero, todos debemos tener en cuanta si Juan también está usando el método judío para calcular el tiempo. Los historiadores datan el Evangelio de Juan cerca de 30 años más tarde que los primeros Evangelios. En esa época, Juan había salido del área de Jerusalén y se había ido para Éfeso una región predominantemente gentil. Por ejemplo, su audiencia era tan predominantemente gentil que él pensó que era necesario ofrecer una definición de la palabra “Rabí” (Juan 1:38).

Por lo tanto, no es descabellado suponer que Juan estaba usando el cálculo de tiempo romano según el cual, de acuerdo con nuestro mundo actual, la “sexta hora” correspondería a las 6 a.m. Se llevó a cabo una audiencia oficial judía al amanecer, o “venida la mañana”, después de la cual ellos “le entregaron a Poncio Pilato” (Mateo 27:1-2). Juan añade que “era de mañana” (Juan 18:28).

Por lo tanto, Juan decidió incluir la audiencia oficial que comenzó a las 6 a.m., que hizo que después lo entregaran a Pilato para que fuera crucificado a las 9 a.m. Esto no es una contradicción de la Biblia como algunos suponen.

¿Compraron las mujeres las especias antes o después del sábado?

  • Marcos 16:1: “Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la Madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle”.
  • Lucas 23:56: “Y vueltas, prepararon especias aromáticas y ungüentos; y descansaron el día sábado, conforme al mandamiento”.

Ya que las especias no fueron compradas hasta después del sábado (Marcos 16), ¿cómo pudieron preparar estas especias antes del sábado (Lucas 23:56)? Muchas personas ignoran que hay dos clases de sábado que ocurrieron en dos días diferentes durante la semana en la que Cristo murió. Uno fue el sábado semanal, el séptimo día de la semana y otro era un sábado anual, llamado como “de gran solemnidad” que ocurrió en la semana. Juan 19:31 dice: “Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día sábado (pues aquel sábado era de gran solemnidad)”.

La ley prohibía que los cuerpos fueran dejados colgando en una cruz durante el sábado semanal, o en un sábado anual (de gran solemnidad”, que podía ocurrir en cualquier otro día de la semana. En realidad esto tiene que ver con lo importante que era resaltar que era un sábado de “gran solemnidad”, puesto que era un sábado anual que caía en la semana, antes del sábado semanal.

Fue el día después del sábado anual que las mujeres “compraron” y prepararon las especias (Marcos 16:1). A continuación siguió otro sábado “y descansaron el día sábado, conforme al mandamiento” (Lucas 23.56).

Finalmente, las mujeres llevaron las especias a la tumba “el primer día de la semana” (Marcos 16:2; Lucas 24:1). En resumen, el día que ellas compraron las especias (después del sábado anual) es diferente del día en que ellas trajeron las especias a la tumba (después del sábado semanal).

La cronología relacionada con las mujeres y las especias es una de las claves para calcular la señal fundamental de “tres días y tres noches (72 horas) que Cristo estuvo en la tumba (Mateo 12:38-40).

Como encarar las otras supuestas contradicciones de la Biblia

También hay explicaciones para otras supuestas contradicciones de la Biblia. Una de las características de “un cristiano verdaderamente convertido” es que entiende que la Biblia, tal como fue originalmente escrita, no se puede contradecir a sí misma y no contiene ningún error. Si esto no fuera así, la Escritura pudiera ser quebrantada y Dios no sería quien dice ser. A continuación les daremos otras escrituras fundamentales en este tema:

  • Números 23:19:Dios no es hombre, para que mienta… Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?
  • Tito 1:2: “en la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos”.
  • Hebreos 6:18: “…es imposible que Dios mienta…”.

Gleason L. Archer, en su libro New International Encyclopedia of Bible Difficulties [Nueva enciclopedia internacional de dificultades de la Biblia], dice lo siguiente: “A medida que he tenido que revisar alguna discrepancia aparente entre el registro bíblico y la evidencia lingüística, arqueológica o científica, mi confianza en la veracidad de las Escrituras ha sido repetidamente comprobada y fortalecida por el descubrimiento de que casi todo problema de las Escrituras que ha sido alegado por el hombre, desde tiempos antiguos hasta ahora, ha sido explicada de una manera satisfactoria por el mismo texto bíblico —o también por la información arqueológica objetiva. Las deducciones que pueden ser sacadas válidamente de los documentos antiguos egipcios, sumerios o acadios, todas armonizan con el registro bíblico” (1982, p. 12).

Planeamos tratar otras aparentes contradicciones de la Biblia en este sitio, y usted puede comunicarnos cualquier inquietud que tenga acerca de la Biblia también. 

Continuar leyendo

×

Discern is published every two months and is available in digital and print versions. Choose your preferred format to start your subscription.

Print subscriptions available in U.S., Canada and Europe

×

Please choose your region:

×

Suscríbase a Discernir

×
Fill out the form below to start your subscription.
×
Por favor, introduzca su nombre de pila.
Por favor ingrese su apellido.
Se requiere una dirección de correo electrónico válida.