Vida, Esperanza y Verdad

¿Cuál es la traducción más exacta de la Biblia?

¿Cuáles traducciones de la Biblia son las más exactas y fáciles de leer? ¿Cuál traducción utiliza en su estudio bíblico?

“Yo quiero comprar una Biblia, pero hay muchas traducciones diferentes. ¿Cuál debería usar? ¿Cuál es la traducción más exacta de la Biblia?” Estas pueden ser preguntas difíciles, ya que hay muchas traducciones en español, sin hablar de las que hay en otros idiomas.

Si bien no existe la traducción perfecta de la Biblia, hay unas buenas y otras malas. Ya que la mayoría de nosotros no contamos con recursos ilimitados para comprar libros o software de computador, es mejor escogerla cuidadosamente antes de comprarla.

Las publicaciones de la Iglesia de Dios, una Asociación Mundial, utilizan como base la versión de la Reina Valera de 1960, y recomendamos esta versión por encima de las demás. Nos hemos dado cuenta que la Reina Valera de 1960 es una traducción excelente y muy exacta.

¿Por qué? Hay dos criterios principales que se deben tener en cuenta para determinar cuál es la traducción más exacta de la Biblia. El primero es el grado de literalidad, y el segundo es el texto hebreo y griego utilizado por los traductores.

Las traducciones palabra por palabra o concepto por concepto

Algunas traducciones son literales, esto es, tratan de permanecer muy apegadas al hebreo o griego original; la desventaja de esto es que ya que los idiomas se expresan de una forma diferente, la literalidad puede hacer más difícil la lectura en español.

La Reina Valera de 1960 y otras versiones de la Reina Valera son traducciones literales, y por esto son acertadas. Las traducciones literales como éstas dan menos oportunidad para que se interpongan las creencias y orientaciones doctrinales de los traductores.

También hay otras versiones menos literales. Estas traducciones se esfuerzan por traducir el texto concepto por concepto, en lugar de hacerlo palabra por palabra. La ventaja de estas traducciones es que son más fáciles de leer; la desventaja es que la interpretación de los traductores juega un papel más preponderante, así como sus creencias doctrinales. Entre estas traducciones podemos citar la Nueva Versión Internacional, la Biblia de Jerusalén y la Nueva Biblia de Jerusalén. Estas traducciones se leen de una forma fácil y pueden ser muy útiles al estudiar las partes narrativas de la Biblia, tales como el Éxodo, Samuel, Reyes y Crónicas, pero no son recomendables para el estudio profundo de libros más conceptuales, tales como las epístolas de Pablo, cuya traducción precisa es muy importante.

Aún menos literales son las versiones que fluyen libremente o son paráfrasis, tales como Dios Habla Hoy, Nueva Traducción Viviente, Lenguaje Actual y Biblia al Día. No las recomendamos porque no tienen nada de literal y son muy laxas. No son traducciones precisas de la Biblia.

Los manuscritos más exactos

El otro criterio para determinar cuál es la traducción más exacta de la Biblia es la clase de manuscrito utilizado como texto base. Hay literalmente miles de manuscritos hebreos y griegos preservados hasta el día de hoy. Si bien hay ligeras variaciones entre ellos, la mayoría de estas variaciones no tienen mayor impacto, si es que tienen alguno, en las doctrinas fundamentales.

Sin embargo, en el Nuevo Testamento, hay dos (o tres) tipos de texto griego que varían en ciertos lugares, y estas diferencias pueden tener un impacto en la doctrina. Brevemente, los dos textos más importantes del Nuevo Testamento son el texto Bizantino (oriental) —del cual se ha derivado la Reina Valera— y el texto Alejandrino o egipcio— en el cual se basan la mayoría de las traducciones modernas.

Una exploración detallada de las diferencias entre estos dos tipos de textos se escapa a este artículo. Es suficiente decir que en general pensamos que el texto bizantino es más confiable y superior, y por consiguiente la versión de la Reina Valera le ofrece al lector una versión más exacta del Nuevo Testamento, incluyendo las palabras de nuestro Salvador. Ésta es otra razón por la que recomendamos la Reina Valera de 1960 como traducción primaria.

Si desea más sugerencias para el estudio bíblico, vea los artículos en esta sección: “Los beneficios prácticos e invaluables del estudio de la Biblia”.

Continuar leyendo

×

Suscríbase a Discernir