Vida, Esperanza y Verdad

El gran legado de Carlomagno en la Europa actual

Carlomagno es conocido como el más grande emperador desde la caída del Imperio Romano. ¿Qué efecto tiene su legado en Europa hoy?

Monumento a Carlomagno que se encuentra en Aquisgrán, Alemania

Ángela Merkel ha tenido una carrera increíble. Se espera que supere por poco a Helmut Kohl como la líder de posguerra con más años de servicio en Alemania. El señor Kohl sirvió durante 16 años y 27 días. ¡Su liderazgo combinado sobre Alemania totalizará 32 años! Eso es casi la mitad del tiempo desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta hoy.

Alemania ha tenido sólo nueve líderes de posguerra, en comparación con los 30 de Italia (con un promedio de alrededor de dos años y medio por cada líder). Esto explica por qué Alemania es conocida por su estabilidad e Italia por su inestabilidad. Además, Esto ha contribuido a que Alemania se convierta en la mayor economía de Europa.

Todos los ojos están puestos en la persona que reemplazará a Ángela Merkel. Su partido, la Unión Demócrata Cristiana, seleccionó recientemente a su nuevo líder: Armin Laschet. Él encabezará ese partido en las elecciones de septiembre de 2021 en Alemania y es el probable heredero de Merkel. Antes de ingresar a la política, el señor Laschet se licenció en derecho y dirigió un periódico católico. Laschet también ha trabajado para sanar la brecha entre el Vaticano y la iglesia alemana y se ya ha reunido con el Papa Francisco.

Nació en Aquisgrán, famosa por ser la residencia favorita y el lugar de descanso de Carlomagno. Curiosamente, Laschet afirma ser descendiente de Carlomagno y admira mucho al ex emperador. Carlomagno, el rey de los francos, es famoso por unir a Europa bajo el estandarte del Sacro Imperio Romano Germánico.

Armin Laschet

¿Por qué este emperador medieval sigue proyectando tan gran influencia sobre Europa en la actualidad?

Carlomagno, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico

Carlomagno, también conocido como Carlos el Grande, es visto por muchos como el padre de Europa y la civilización occidental. Gobernó un territorio que incluye gran parte de la Europa actual: Francia y la mayor parte de Alemania, Bélgica, Italia, Luxemburgo, los Países Bajos, Suiza, partes de Austria, Croacia y Eslovenia.

Carlomagno creía que era su deber avanzar e imponer el cristianismo dentro de su imperio a través de conversiones forzadas. En esencia, los conquistados tenían que convertirse al cristianismo católico o morir.

Carlomagno gobernó durante una época en que el papado era vulnerable. Sin embargo, el Papa encontró un protector en Carlomagno. Hizo la guerra y derrotó a los lombardos, que se oponían al papado. A cambio del devoto apoyo de Carlomagno, en el año 800 d. C., el Papa León lo coronó emperador de los romanos, formando el Sacro Imperio Romano Germánico. Esto le dio al imperio de Carlomagno una mayor legitimidad y aumentó el prestigio del Papa, quien era quien otorgaba el poder político temporal.

Durante un período de tres décadas, Carlomagno libró una serie de despiadadas “guerras santas” contra las tribus germánicas. Continuó su práctica de conquistar a un pueblo y "convertirlo" al cristianismo. Uno de sus actos más notorios se conoce como la masacre de Verden, donde mató a unos 4.500 sajones y finalmente los obligó a convertirse al cristianismo.

El legado de Carlomagno

Hoy, Europa no se centra en la crueldad de Carlomagno al promover la paz y el cristianismo a través de la espada. En cambio, los europeos lo recuerdan como el hombre que unió a Europa bajo una cultura común.

Su legado continúa hasta el día de hoy. Cada año desde 1950, Europa ha otorgado el Premio Internacional Carlomagno a la persona que ha hecho más por promover la causa de la paz y la unidad europea. El premio se entrega en Aquisgrán, la ciudad donde está enterrado Carlomagno, y se considera uno de los premios más importantes que puede recibir un europeo.

En 1952 Europa comenzó a unirse después de la guerra de la Segunda Guerra Mundial, cuando seis naciones formaron la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos). Esta unión se convirtió en la actual Unión Europea, que ahora consta de 27 naciones.

Los europeos recuerdan a Carlomagno como el hombre que unió a Europa bajo una cultura común.Uno de los pioneros de las primeras uniones de naciones europeas fue Richard Nikolaus Eijiro de Austria. Él recibió el primer premio Carlomagno en 1950.

En su discurso de aceptación, denominó a la unión inicial como "Unión Carlomagno" y la describió como "la renovación del Imperio de Carlomagno, como una confederación de naciones libres". Continuando, dijo: "¡Hoy este movimiento de Carlomagno debería surgir de Aquisgrán en la memoria de ese emperador franco-alemán, para transformar a Europa de un campo de batalla de guerras mundiales recurrentes en un imperio pacífico y floreciente de gente libre!"

Carlomagno también sirvió como fuente de inspiración para Napoleón Bonaparte (1769-1821) y Adolfo Hitler (1889-1945), quienes intentaron unir Europa por la fuerza.

Curiosamente, tanto los franceses como los alemanes reclaman a Carlomagno como propio. En 1809, Napoleón dijo a los enviados del Papa: “En mí ves a Carlomagno. ¡Yo soy Carlomagno! ".

Hitler también fue un gran admirador de Carlomagno. Él etiquetó a su gobierno como el Tercer Reich (palabra en alemán para "imperio"); considerando al Sacro Imperio Romano de Carlomagno como el Primer Reich.

Iglesia y estado

Una característica clave del Sacro Imperio Romano Germánico fue la unión entre la iglesia y el estado. Así como Carlomagno fue coronado por el Papa, también lo fueron los siguientes emperadores que estuvieron bajo la autoridad de los papas. A cambio del reconocimiento del papado, que ayudó a proporcionar legitimidad, el emperador a menudo protegía el poder del papado y los activos de la Iglesia católica en Europa.

Los ejemplos de esto abundan en la historia europea.

Napoleón utilizó a la Iglesia Católica para su propio beneficio. Aunque firmó el Concordato de 1801 con el Papa Pío VII, trayendo la fe católica de regreso a Francia como la "fe mayoritaria", también vio la religión como una herramienta para controlar a la gente. Se le cita diciendo: “La religión es un material excelente para mantener callada a la gente común. La religión es lo que evita que los pobres asesinen a los ricos". En 1809, Napoleón invadió los Estados Pontificios y arrestó al Papa Pío VII por negarse a ejecutar sus demandas.

En 1929 Benito Mussolini firmó el Tratado de Letrán con el papado, reconociendo a la Ciudad del Vaticano como un estado soberano independiente a cambio del reconocimiento del Papa del derecho de Mussolini a gobernar Italia. En 1933, la Alemania de Hitler también firmó un concordato con el papado.

Para obtener más información sobre cómo esta historia se conecta con la profecía, lea nuestros artículos “¿Quién es la bestia?” y “¿Qué representa Babilonia?".

Una futura alianza de la iglesia y el estado

Los dos sistemas, la política y la religión, se describen como dos bestias en Apocalipsis 13. La primera bestia que "subía del mar" (v. 1) representa un poder político: un Imperio Romano resucitado. Este poder político dirigirá a "diez reyes" (Apocalipsis 17:12). Estos reyes representan a naciones europeas, o grupos de naciones, que se unirán bajo un gobernante carismático.

La segunda bestia se representa como una "que subía de la tierra" (v. 11) y es un poder religioso. Se describe como un cordero, pero habla como un dragón. Esto significa que tiene una apariencia externa de cristianismo, pero habla las palabras de Satanás. En el tiempo del fin, este líder religioso realizará grandes milagros para engañar a toda la Tierra (vv. 13-15; compare con 2 Tesalonicenses 2: 9-10).

Esta alianza política y religiosa controlará el sistema económico del mundo y reforzará la adhesión a su autoridad económica (Apocalipsis 13:17; compárese con Apocalipsis 18:11-13).

Esta relación de los dos sistemas se describe como "fornicación" (Apocalipsis 17:2). Esto significa que los poderes políticos y religiosos se utilizarán mutuamente para sus propias necesidades egoístas. Esta relación inestable conducirá a su desaparición (Apocalipsis 17:16). Esta bestia hará la guerra contra Jesucristo y será destruida por Cristo mismo (vv. 12-14).

Continúe usted observando lo que sucede en Europa. Esté atento a los esfuerzos para unificar Europa y convertirla en la mayor fuerza política en la escena mundial y a la creciente influencia de la Iglesia Católica Romana en la política europea.

×

Suscríbase a Discernir