Vida, Esperanza y Verdad

El impacto del coronavirus en la economía

Por Sergio Carvajal

Es increíble sólo pensar que las enfermedades y epidemias ahora puedan distorsionar y generar gran impacto en la economía mundial. Aun esto es algo que Dios nos advirtió en las profecías acerca de la condición del mundo y sus moradores al final de los tiempos.

Al inicio de esta semana, en su discurso presentado en su comparecencia semestral ante el congreso, el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, reconoció que el brote del coronavirus en China puede generar graves perturbaciones que se extenderían al resto de la economía global. Los riesgos en las perspectivas futuras son muy altos.

Las autoridades sanitarias chinas informaron que ya se han certificado más de 1.300 muertes por el coronavirus, causante de la neumonía de Wuhan (ciudad de 11 millones de habitantes en el centro de China, en donde empezó esta enfermedad) y van decenas de miles de contagiados hasta este momento en el país asiático.

El fuerte impacto del coronavirus en la economía alemana

Según Deutsche Welle (DW) un estudio publicado este miércoles 12 de febrero, el Deutsche Bank de Alemania informó que “el coronavirus podría llevar a Alemania a la recesión”.

En el estudio, el Deutsche Bank manifiesta que "la coyuntura alemana está cada vez más doliente o achacosa" y que los datos de producción industrial, entrada de pedidos y ventas minoristas de diciembre han sido muy débiles y que apuntan a una leve caída del producto interior bruto (PIB) en el cuarto trimestre del año pasado.

"Además”, añade el economista jefe del Deutsche Bank, Stefan Schneider, “el coronavirus es un riesgo para la recuperación global", porque se reducen las esperanzas de una recuperación de la economía china.

El año pasado la economía alemana logró, después de haberse contraído en el segundo trimestre, evitar una recesión técnica en el último momento, al conseguir un ligero crecimiento en el tercer trimestre.

El brote del coronavirus puede incrementar la cautela de las empresas chinas y de este modo frenar la recuperación de la demanda del gigante asiático de bienes alemanes, lo que perjudicaría más las exportaciones de las compañías alemanas, las cuales ya están debilitadas.

Impacto del coronavirus en las exportaciones de Sudamérica

No tan solamente el impacto es para Alemania. Es muy sabido que Sudamérica provee de mucha materia prima para el gigante asiático, y que al mismo tiempo importa muchos productos desde ese país.

La semana pasada China pidió a las compañías mineras de Chile que retrasasen los envíos de cobre. Los compradores de cobre de China pidieron a los mineros chilenos que demorasen los envíos debido al cierre de varios de sus puertos, lo que aumenta el tumulto en el comercio mundial de productos básicos, a raíz del brote de coronavirus.

Si bien los proveedores no han informado de ningún incumplimiento de contrato, han acordado verbalmente con los clientes reprogramar algunas entregas. “Así como las compañías aéreas no quieren ir a China, las compañías de transporte marítimo tampoco”.

El cobre se une a los envíos de todo, desde petróleo hasta cultivos, que han sido interrumpidos por la propagación del virus mortal. La empresa de servicios públicos más grande de China pospuso sus planes para algunas compras del metal el mes pasado, y los temores de que el brote afectará la actividad industrial han exacerbado más la caída récord en los precios recientemente.

El fuerte impacto en los mercados bursátiles

Los precios en la Bolsa de Metales de Londres subieron por segunda sesión consecutiva el miércoles, con la esperanza de que las medidas contra el virus mitiguen su impacto económico.

Cabe recordar que anteriormente el cobre había bajado durante más de 10 días hasta el lunes, con una caída de alrededor del 12 por ciento.

A lo anterior se suman las dificultades para entregar físicamente el metal, debido a paros en el transporte y demoras en China.

Los volúmenes de entrega son típicamente más bajos en esta época del año debido a las festividades del año nuevo lunar, que China decidió extender en esta oportunidad, en un esfuerzo por combatir la propagación del virus.

Por otra parte, los exportadores de alimentos hacia china también ya están sintiendo los efectos. Las compras chinas de alimentos como cerezas, vino y mariscos chilenos han caído entre 50 y 60 por ciento, desde el brote del coronavirus, según informó la agencia gubernamental de promoción de exportaciones en Chile.

Nuevos males por transgredir las leyes de Dios

En todo el capítulo 11 del libro de Levítico, Dios instruyó para toda la humanidad, sus leyes alimenticias respecto de los animales limpios para consumo humano y de aquellos que no fueron diseñados para consumo humano.En una publicación de la BBC News Mundo el pasado 10 de febrero, indicó que: “en cuanto a este nuevo coronavirus, las autoridades chinas creen que se originó en un mercado de Wuhan que vendía mariscos y carne de animales salvajes, incluyendo murciélagos y víboras”.

En todo el capítulo 11 del libro de Levítico, Dios instruyó para toda la humanidad, sus leyes alimenticias respecto de los animales limpios para consumo humano y de aquellos que no fueron diseñados para consumo humano. Estudie nuestro artículo “Animales limpios e inmundos: ¿le importa a Dios qué tipo de animales comemos?”.

El objetivo de Dios era que el hombre se alimentase de manera sana, correcta y equilibrada. Pero la constante omisión a estas leyes establecidas por el Creador, ha originado y seguirá originando enfermedades de todo tipo a los seres humanos. ¡Los animales más probables que dieron origen al coronavirus, son todos inmundos desde el punto de vista de Dios en Levítico 11! ¡Y la gente se los come sin ninguna consideración!

Es increíble sólo pensar que las enfermedades y epidemias ahora puedan distorsionar y generar gran impacto en la economía mundial. Aun esto es algo que Dios nos advirtió en las profecías acerca de la condición del mundo y sus moradores al final de los tiempos: “He aquí que el Eterno vacía la tierra y la desnuda, y trastorna su faz, y hace esparcir a sus moradores. Y sucederá, así como al pueblo, también al sacerdote; como al siervo, así a su amo; como a la criada, a su ama; como al que compra, al que vende; como al que presta, al que toma prestado; como al que da a logro, así al que lo recibe. La tierra será enteramente vaciada, y completamente saqueada; porque el Eterno ha pronunciado esta palabra. Se destruyó, cayó la tierra; enfermó, cayó el mundo; enfermaron los altos pueblos de la tierra. Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno. Por esta causa la maldición consumió la tierra, y sus moradores fueron asolados; por esta causa fueron consumidos los habitantes de la tierra, y disminuyeron los hombres” (Isaías 24:1-6).

Ya estamos en los tiempos del fin, y conforme vayan pasado los siguientes meses y años, la moral, la economía, la salud, la pobreza, los abusos y la falta de equidad seguirán empeorando. Pero Jesucristo ha prometido que regresará a la Tierra y liberará al hombre de sus males, enfermedades y falso sistema de vida. Sólo Él traerá la paz y la justicia que el mundo necesita y que hasta hoy ignora, evita y rechaza.

Una nueva vida y un nuevo gobierno nos esperan. Es tiempo de enfocar nuestra vida y nuestros pensamientos hacia lo que Dios ha diseñado para la salvación de la humanidad. ¡El mundo entero necesita vivir de mejor manera!

Sepa más

¿Por qué el aumento de enfermedades infecciosas?

Últimamente el mundo se ha visto plagado de epidemia tras epidemia, algunas conocidas y otras totalmente nuevas. ¿Por qué? ¿Qué estamos haciendo mal y cómo llegará la sanidad definitiva?

Topics Covered:

×

Discern is published every two months and is available in digital and print versions. Choose your preferred format to start your subscription.

Print subscriptions available in U.S., Canada and Europe

×

Please choose your region:

×

Suscríbase a Discernir

×
Fill out the form below to start your subscription.
×
Por favor, introduzca su nombre de pila.
Por favor ingrese su apellido.
Se requiere una dirección de correo electrónico válida.