Vida, Esperanza y Verdad

¿Importa acaso que la Navidad sea pagana?

La información acerca de los orígenes paganos de la Navidad es relativamente fácil de encontrar. Pero, ¿qué tiene de malo que la Navidad provenga del paganismo? ¿Le importa a Dios realmente?

Si busca la palabra "Navidad" en una enciclopedia (¡hasta en Wikipedia!), usted aprenderá algunos datos bastante interesantes acerca de la historia de la que probablemente sea la fiesta más popular del mundo. Aquí está la historia resumida de la Navidad:

La Navidad se originó en los festivales paganos precristianos que estaban vinculados al solsticio de invierno (que ocurre a fines de diciembre). Por ejemplo, el mitraísmo, una antigua religión persa, celebraba el cumpleaños de su dios, Mitra, el 25 de diciembre. Los romanos celebraban dos importantes festivales del solsticio de invierno a finales de diciembre: Brumalia y Saturnalia.

La Navidad, tal como la conocemos, fue formulada más de 300 años después del nacimiento de Cristo, tomando fragmentos de estas fiestas paganas y poniéndolas juntas en una celebración del supuesto cumpleaños de Jesús. Esta época del año fue seleccionada por Roma para atraer a los nuevos conversos cristianos, a pesar de que no hay evidencia de que Jesús nació a finales de diciembre.

Pero, ¿por qué debería importarle esto a usted? ¿Es el paganismo realmente tan malo? ¿Importa siquiera si la Navidad se originó en el paganismo?

¿Qué significa pagano?

“Pagano” es una palabra que surgió en la época cristiana primitiva para describir a quienes practicaban el politeísmo en lugar del cristianismo o el judaísmo.

Su significado, según el Diccionario de Etimología en línea, es: "persona de fe no cristiana o no judía". Probablemente se deriva de la palabra latina paganus, que según la Nueva Enciclopedia Mundial significaba "un habitante rural o rústico". Se cree que la palabra pagano se volvió de uso común poco después del año 1400 d.C., cuando el mundo occidental estaba dominado por las iglesias católica romana y ortodoxa oriental.

Si busca en la Biblia, encontrará que las palabras pagano o gentil se usan en algunas traducciones para describir a personas fuera de la comunidad israelita, personas que adoraban a otros dioses. Las palabras hebreas originales típicamente significan un extraño, extranjero o cualquier persona fuera de la comunidad religiosa de Israel.

¿Qué es el paganismo en la Biblia?

La Biblia habla mucho acerca del paganismo porque era un desafío constante y una debilidad para el pueblo de Dios, Israel, en los tiempos del Antiguo Testamento. Casi todas las naciones y culturas de esa época adoraban una variedad de dioses.

Los dioses falsos del mundo antiguo a menudo tenían tres características comunes:

  1. Estaban conectados a algo en el mundo natural (como un animal, un lugar, un planeta o una fuerza de la naturaleza, como el trueno).
  2. Eran adorados a través de imágenes, generalmente estatuas o cuadros. A esto se le llama idolatría.
  3. A menudo tenían contrapartes similares en otras culturas. El concepto de deidad en una cultura fue adoptado y modificado por otra cultura.

La primera vez que el paganismo se menciona directamente en la Biblia es en Génesis 31:19, donde leemos que Raquel robó los "ídolos" de su padre Labán.

Pero se alude indirectamente a todo esto en Génesis 10, que describe el surgimiento de Nimrod, el fundador de "Babel, Erec, Acad y Calne, en la tierra de Sinar" (versículo 10), que los historiadores llaman Mesopotamia o Babilonia. Leemos que Nimrod fue “un vigoroso cazador delante (en contra) del Eterno” (versículo 9). Curiosamente, muchos dioses falsos que se derivaron de Babilonia también se describen como guerreros poderosos (como Ba'al).

La Biblia dice mucho acerca del paganismo porque era un desafío constante y una debilidad del pueblo de Dios. El mismo nombre de Nimrod significa rebelarse. Vemos el impacto de su influencia en Génesis 11, cuando la gente de su tierra se rebeló contra el mandato de Dios de extenderse por toda la Tierra. En lugar de obedecer a Dios, se reunieron en Babel e intentaron construir “una torre, cuya cúspide llegue al cielo” (versículo 4). Probablemente estaban construyendo el primer zigurat de la historia (una estructura piramidal en terrazas).

Casi todas las ciudades babilónicas se construyeron alrededor de un zigurat. Observe cómo un libro de historia describe estas estructuras: “Cada templo estaba asociado con uno o más dioses o diosas, y albergaba las estatuas de culto” (Robin Winks y Susan Mattern-Parkes, El mundo del Mediterráneo en la antigüedad, p. 19).

A medida que la gente se extendía por toda la tierra desde Babilonia, se llevaron consigo algunas ideas religiosas comunes. Esas ideas incluyen estructuras en forma de torre (similares a los zigurats) e ídolos.

¿Ha notado alguna vez que casi todas las religiones del mundo incluyen estructuras altas en forma de torre? Por ejemplo, pirámides egipcias, pagodas chinas, templos hindúes, minaretes islámicos y campanarios cristianos. Muchas de estas mismas religiones, con la excepción del Islam, dependen en gran medida de estatuas e imágenes para representar a sus dioses.

Todas estas características religiosas provienen de Babel.

Casi todas las culturas con las que Israel entró en contacto practicaban la idolatría, pero Dios le prohibió a Israel usar imágenes talladas en su adoración (Éxodo 20:3-4). Las advertencias contra la idolatría se encuentran incluso en todo el Nuevo Testamento (1 Corintios 10:14; Gálatas 5:20).

¿Por qué la religión pagana es tan ofensiva para Dios?

A lo largo de la Biblia, Dios proporciona muchas razones por las que el paganismo es tan ofensivo y reprobable para Él. Aquí hay algunas razones:

1. El paganismo desvía la adoración y la atención hacia fuera del Dios verdadero. En su ley, Dios dejó este punto muy claro: “No os volveréis a los ídolos, ni haréis para vosotros dioses de fundición. Yo el Eterno vuestro Dios” (Levítico 19:4). Es muy peligroso inventar dioses y mitos y atribuir lo que Dios ha hecho con su poder a seres ficticios que no existen. Dios quiere que rechacemos cualquier cosa que desvíe la atención y la adoración de Él.

2. El paganismo produce una adoración inservible. Casi todos los dioses falsos eran adorados a través de ídolos. Los artesanos crearían una imagen del llamado “dios” y la gente adoraría y se inclinaría ante esa imagen como una representación de la deidad. Por supuesto, la realidad es que la deidad representada era una invención de los hombres sin base en la realidad.

De modo que la adoración del ídolo era inútil. El profeta Isaías registró a Dios diciendo: “Los formadores de imágenes de talla, todos ellos son vanidad, y lo más precioso de ellos para nada es útil; y ellos mismos son testigos para su confusión, de que los ídolos no ven ni entienden. ¿Quién formó un dios, o quién fundió una imagen que para nada es de provecho?” (Isaías 44: 9-10).

Es interesante lo similar que es la descripción de Jeremías a la costumbre moderna de cortar y decorar un árbol de Navidad. Otra escritura notable que discute lo inútil de la adoración falsa se encuentra en Jeremías 10:2-5: “No aprendáis el camino de las naciones, ni de las señales del cielo tengáis temor, aunque las naciones las teman. Porque las costumbres de los pueblos son vanidad [o inservibles]; porque leño del bosque cortaron, obra de manos de artífice con buril. Con plata y oro lo adornan; con clavos y martillo lo afirman para que no se mueva. Derechos están como palmera, y no hablan; son llevados, porque no pueden andar. No tengáis temor de ellos, porque ni pueden hacer mal, ni para hacer bien tienen poder”.

Es interesante lo similar que es la descripción de Jeremías a la costumbre moderna de cortar y decorar un árbol de Navidad (en algunos países los árboles son artificiales y comprados en tiendas). La adoración relacionada con los árboles tiene una larga historia y muchas fuentes históricas seculares conectan el árbol de Navidad con muchas de estas tradiciones.

3. El paganismo hace que los seres humanos se acojan a la necedad. En muchos lugares de la Biblia, Dios y sus siervos se burlan de la insensatez de la idolatría. Este es uno de esos lugares:

“Los ídolos de las naciones son plata y oro, obra de manos de hombres. Tienen boca, y no hablan; tienen ojos, y no ven; tienen orejas, y no oyen; tampoco hay aliento en sus bocas. Semejantes a ellos son los que los hacen, y todos los que en ellos confían” (Salmos 135:15-18).

Estos versículos destacan la insensatez de orar a un dios representado por una estatua o un cuadro. Pueden estar diseñados para tener todas las partes que usamos para ejercitar nuestros sentidos, pero no pueden usar ninguna de ellas. ¡Esto enfatiza la locura de confiar en un objeto inanimado para recibir bendiciones o protección!

4. El paganismo conduce siempre a la inmoralidad. A lo largo de la historia, la adoración pagana ha dado lugar a muchas formas de comportamiento descaradamente inmoral. Esto incluye el ejemplo más extremo: el sacrificio de niños. Pero muchas otras prácticas se han asociado con el paganismo a lo largo de la historia, incluida la prostitución en los templos, el libertinaje y varias formas de sacrificios humanos.

Todas estas son razones que explican por qué Dios rechaza al paganismo de manera tan contundente. Entonces, ¿qué tiene que ver todo esto con la Navidad?

¿Está Dios en contra de la Navidad?

Como mencionamos en la introducción de esta publicación, es un hecho histórico establecido que la Navidad se originó a partir de varias tradiciones paganas que se integraron en una festividad supuestamente cristiana que afirma celebrar el nacimiento de Jesús.

La fecha —25 de diciembre— se originó en celebraciones paganas relacionadas con el solsticio de invierno; el acto de adornar árboles proviene de varias costumbres paganas que implicaban adorar árboles (lo cual está prohibido en Jeremías 10). El acto de festejar y hacer regalos proviene de las celebraciones romanas de la Brumalia y la Saturnalia. La tradición de Papa Noel (el “viejo pascuero” en algunos países) parece provenir de la mitología alemana y nórdica (según National Geographic); y encima de todo eso, no hay ni un indicio de un mandamiento para su observancia en la Biblia.

Entonces, todo se reduce a estas preguntas serias: ¿autoriza Dios a los cristianos a formular sus propias tradiciones religiosas? ¿Aprueba Dios tomar las tradiciones de los pueblos adoradores de la naturaleza del pasado y volver a empaquetarlas como una fiesta “cristiana”? ¿No se aplican las fuertes advertencias de Dios contra la adoración pagana a las costumbres paganas vinculadas a la Navidad?

¿Encuentra Dios todavía ahora a las tradiciones del paganismo tan ofensivas como Él lo hacía cuando advirtió contra ellas en los tiempos bíblicos? O ¿de alguna manera ha cambiado Dios de opinión y se ha “ablandado” en relación al paganismo?

Todos debemos mirar la evidencia por nosotros mismos y tomar una decisión. Aquí hay tres escrituras que puede ser útiles para considerar al analizar la Navidad y sus tradiciones:

Deuteronomio 12: 29-32: “Cuando el Eterno tu Dios haya destruido delante de ti las naciones adonde tú vas para poseerlas, y las heredes, y habites en su tierra, guárdate que no tropieces yendo en pos de ellas, después que sean destruidas delante de ti; no preguntes acerca de sus dioses, diciendo: De la manera que servían aquellas naciones a sus dioses, yo también les serviré. No harás así al Eterno tu Dios; porque toda cosa abominable que el Eterno aborrece, hicieron ellos a sus dioses; pues aun a sus hijos y a sus hijas quemaban en el fuego a sus dioses. Cuidarás de hacer todo lo que yo te mando; no añadirás a ello, ni de ello quitarás".

1 Corintios 10:21: “No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios".

Efesios 5:11: "Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas".

Lo que Dios ha establecido para que se cumpla es la adoración pura y la fe basada en lo que Él ha revelado en la Biblia, sin ninguna mezcla adulterada con las costumbres religiosas paganas.

Sepa más

¿Celebraría Cristo la Navidad?

Mucha gente alrededor del mundo celebra el nacimiento de Jesús el 25 de diciembre. Sin embargo, esta fecha no fue importante para Cristo mismo, mientras otras fechas sí lo fueron.

×

Suscríbase a Discernir