Vida, Esperanza y Verdad
Suscríbase a nuestro Boletín de Noticias

Incendio en Notre Dame, ¿provocará un despertar religioso en Europa?

Por Daniel Campos

Un incendio afectó parte de la catedral de Notre Dame. ¿Se despertará un fanatismo religioso por esta causa? ¡Descubra lo que la Biblia revela del futuro de Europa y su religión oficial!

Era conmovedor ver a la multitud reunida frente a la catedral de Notre Dame mientras ésta ardía en llamas. La noche parisina avanzaba, y la multitud que supo del incendio por las redes sociales o por los medios de comunicación, estaba a escasos metros del lugar entre lágrimas y sollozos. De rodillas y con las manos juntas cantaron por horas, suplicaron con tristeza y resignación por una de las catedrales góticas más antiguas del mundo.

El incendio de Notre Dame, transmitido en directo por los medios de comunicación masivos, logró conmocionar al mundo entero. ¿Y a usted?

Millones de personas expresaron sus condolencias y su dolor a través de las redes sociales. ¿Por qué esta reacción colectiva?

La importancia de Notre Dame

El lugar para construir esta imponente catedral no fue casual. Es bien conocido que ya era un lugar “sagrado” desde mucho antes del cristianismo. Los celtas habían celebrado allí ceremonias religiosas a sus dioses. El lugar para construir esta imponente catedral no fue casual. Es bien conocido que ya era un lugar “sagrado” desde mucho antes del cristianismo. Los celtas habían celebrado allí ceremonias religiosas a sus dioses. Más tarde, los romanos erigieron un templo al dios Júpiter en el mismo lugar. Siempre fue un espacio dedicado a la adoración. Para que continuara siendo un lugar religioso, el lugar llegó a ser, con modificaciones edilicias, la primera iglesia cristiana de París, la basílica de Saint-Etienne, alrededor del año 528 d.C. Después surgió una iglesia románica que permanecería hasta 1164. Fue entonces cuando comenzó la edificación de la actual catedral, cuya construcción finalizó en 1345, siendo llamada Notre Dame.

¿Qué significa Notre Dame?

La traducción literal del francés al español es: “nuestra dama”, más apropiadamente, “nuestra señora”. La razón del nombre es que este edificio fue dedicado a la “virgen María”. Sin embargo, un estudio profundo de la historia y de la Biblia nos lleva a la conclusión que esta dama, en realidad, no sería la madre de Jesucristo. Un investigador afirmó: “Uno de los ejemplos más sobresalientes de cómo el paganismo babilónico ha continuado hasta nuestros días, puede verse en la forma en que la iglesia romana inventó el culto a María para reemplazar el antiguo culto de la diosa madre de Babilonia (Semiramis)” (Ralph Woodrow, Babilonia, misterio religioso: antiguo y moderno, pág. 19). Si desea saber más sobre este tema, no deje de leer el artículo: ¿Deberíamos orarle a María?, en nuestro portal de internet VidaEsperanzayverdad.org.

Símbolo de la cultura occidental

El edificio original de Notre Dame fue modernizado con cambios sustanciales a finales del siglo XVII. Al estallar la Revolución Francesa, el sentimiento anticlerical se exacerbó, especialmente por los privilegios que tenía el alto clero. La catedral fue desacralizada y pasó a ser propiedad del Estado. Muchos elementos valiosos y muchos de sus tesoros fueron robados. El espacio en sí fue empleado como almacén para alimentos. En 1802 Napoleón Bonaparte formalizó la devolución de Notre Dame a la Iglesia Católica y la reanudación de su uso para el culto religioso. Dos años después se mandó decorar el interior de la catedral con banderines y tapices, como si fuese un templo romano, para la consagración de Napoleón como Emperador. El papa Pío VII viajó de Italia para la ceremonia y estuvo presente en Notre Dame en aquel mayo de 1804. Sin embargo, Napoleón, en un acontecimiento de importancia profética, se coronó a sí mismo con más de medio millón de personas aclamándolo en las cercanías de la catedral.

No es casual que muchos identifiquen a Notre Dame con la historia y la cultura europea. Incluso personas alejadas de la religión reconocen a la catedral como un ícono simbólico de la cultura occidental, de herencia greco-romana.

El futuro de Europa y la religión católica

Aún en medio del incendio del edificio, el presidente francés anticipó: “Reconstruiremos Notre Dame”. Millones de euros comenzaron a recaudarse con un éxito inusitado en pocas horas. Algo interno y profundo, que parece arraigado por generaciones en el corazón de los europeos, los ha puesto con la determinación de que la catedral sea restaurada. Puesto que el incendio fue pocos días antes de la llamada Semana Santa, el fervor religioso de la celebración fue notable por toda Europa. La mayoría de las iglesias vieron aumentada la asistencia.

Otro acontecimiento, en el mismo domingo de Pascua Florida, conmovió otra vez a la ya sensibilizada comunidad cristiana: un ataque terrorista a varias iglesias dejó el saldo de más de 320 muertos y 500 heridos en Sri Lanka. El papa Francisco rápidamente condenó la violencia y habló de “mártires” de la iglesia.

¿Conducirán estos acontecimientos, y otros en un futuro cercano, a un despertar religioso en Europa?

La Biblia revela que habrá una serie de resurrecciones del Imperio Romano. En Apocalipsis 17 se nos describe una bestia de siete cabezas, representando estas restauraciones. Algo notable es que esta bestia está montada por una ramera. En la terminología bíblica, una mujer representa a una iglesia (2 Corintios 11:2; Efesios 5:23-25). Por lo tanto, la "ramera" (Apocalipsis 17:1, 4) representa una gran iglesia; ¡un sistema religioso falso! Dado que esta mujer monta a la "bestia", obviamente es una iglesia que se ocupa de la política de esta bestia, la influye y llega hasta a controlarla.

Seis veces, desde la caída de Roma en el 476 d.C., el Imperio Romano ha sido restaurado en Europa bajo la tutela de la Iglesia Católica. Justiniano fue el iniciador de la “restauración imperial” en el año 554. La segunda restauración fue hecha por Carlomagno, coronado por el papa en la Navidad del año 800. La tercera restauración estuvo liderada por Otón I el grande, primer gobernante del Sacro Imperio Romano Germánico desde el 962. Carlos V, de Austria, fue con quien la casa de Habsburgo asumió el control del Sacro Imperio, para liderar la cuarta restauración del Imperio. La quinta restauración fue encabezada por Napoleón Bonaparte. La sexta restauración llegó a su punto más alto con la alianza de Hitler y Mussolini, llevando a la humanidad a una guerra mundial y millones de muertos.

Es notable que la quinta cabeza de la bestia (Napoleón) fue coronada en una ceremonia en París, en la catedral de Notre Dame.

No deje de prestar atención a los acontecimientos que están sucediendo en Europa, tanto en lo político como en lo religioso. Usted verá ante sus ojos cómo la profecía cobra vida.

Seis cabezas han pasado y han caído. ¡Esté alerta y preparado! Aún falta una cabeza por surgir: la última restauración del Imperio Romano.

Sepa más

La verdadera María

Muchas personas saben que María fue la madre de Jesucristo, pero existen muchas ideas erróneas acerca de su vida. ¿Quién era María, y cómo era en realidad?

×

Discern is published every two months and is available in digital and print versions. Choose your preferred format to start your subscription.

Print subscriptions available in U.S., Canada and Europe

×

Please choose your region:

×

Suscríbase a Discernir

×
Fill out the form below to start your subscription.
×
Por favor, introduzca su nombre de pila.
Por favor ingrese su apellido.
Se requiere una dirección de correo electrónico válida.