Vida, Esperanza y Verdad

Los nombres tienen significados, especialmente los de Dios

Por Isaac Khalil y Daniel Campos

Los nombres nos identifican y algunos creen que nuestros nombres pueden moldear nuestra personalidad. Sin embargo, algunos no se toman los nombres en serio. He aquí por qué deberíamos tomarnos los nombres más en serio.

Uno de los primeros deberes de los padres es poner un nombre a sus hijos. Mi esposa y yo pensamos mucho cuando elegimos los nombres para nuestros hijos. Los nombres que eligen algunas personas pueden ser, por decirlo amablemente, sorprendentes. Cuando nació nuestra sobrina, la visitamos a ella y a su madre en el hospital. Frente a ella había una cama con un bebé llamado "Notorious". Una elección interesante...

En los registros civiles de los nacimientos de algunos países hay listados de nombres aceptados y rechazados legalmente. En algunos casos se rechaza los nombres que se consideran ofensivos. Son demasiado largos. Suenan como un título o son signos de puntuación, números o letras. 

Algunos casos son curiosos. En Argentina una pareja tuvo mellizas y les puso “Dalma” y “Yanina” en homenaje a las hijas del exfutbolista Diego Maradona. Otros padres pusieron a su niña “Azul Grana”, en homenaje a San Lorenzo, su club de fútbol preferido. Pero también el Registro Civil rechazó el nombre de “Satanás” y “Nada” con el que unos padres querían llamar a sus hijos.

En México, actualmente se cuenta con una lista de 61 nombres prohibidos que se consideran denigrantes o peyorativos, susceptibles de provocar burlas hacia el niño. La lista incluye nombres que se relacionan con la tecnología como Facebook, Twitter, Email, y otros derivados de películas como Robocop, Rambo o Batman.

Por otra parte, en Colombia algunos de los nombres raros que se han puesto a los niños son “Diminson”, “Eisenhower” y “Chrisdaeldis Yiralderis”. En Chile, la ley es clara: "no podrá imponerse al nacido un nombre extravagante, ridículo, impropio, equívoco respecto del sexo o contrario al buen lenguaje”. Sin embargo, algunos nombres raros usados en este año han sido “Ytz”, “Ys” e “Alysshian”. La ley 17.344 permite a las personas cambiar de nombres por única vez, en casos especiales, por medio de una sentencia judicial.

En Guatemala, entre los nombres más populares que los padres eligen hay dos de personajes bíblicos, José y María. Uno de los nombres favoritos de los peruanos ha sido Paolo, pero algunos padres han puesto a sus hijos nombres como “Netflix” y “Joker”. Algunos de los nombres raros incluidos en el registro de Bolivia incluyen nombres como “Messi” y “Power Ranger” y entre las niñas “Lluvia”, “Agua” y “Linda Flor”.

En lugar de tener un solo nombre, Dios tiene muchos nombres que revelan diferentes aspectos de su poder y carácter.Algunos nombres que se usan en nuestros pueblos de habla hispana nos pueden parecer simpáticos, desagradables o cómicos, pero la verdad es que los nombres deben tomarse en serio. Los malos nombres pueden someter a un niño a años de burla. Alternativamente, un buen nombre puede inspirar a una persona a vivir de acuerdo con el significado de su nombre.

Nombres en la Biblia

Los nombres en la Biblia no eran sólo palabras que sonaban bien, sino también tenían un significado. Tenían sentido. A veces describían al individuo o las circunstancias que rodearon su nacimiento. Aquí hay unos ejemplos:

  • El nombre "Adán" está relacionado con "adabam" (rojo) porque fue creado de tierra rojiza (Génesis 2:19).
  • "Peleg" significa "división" porque la "tierra se dividió" durante sus días (Génesis 10:25). Esto puede referirse a la dispersión de la población mundial (Génesis 11:1-9).
  • La suegra de Rut, Noemí, se rebautizó a sí misma como “Mara”, que significa “amarga”, para describir el momento triste de su vida cuando perdió a su esposo y a sus dos hijos (Rut 1:3-5, 20).
  • “Isaac” fue llamado “risa” porque su padre Abraham se rió cuando Dios le dijo que él y su esposa tendrían un bebé a una edad muy avanzada (Génesis 17:17-18, 19).
  • "Jabez" significa "dolor". Dios respondió a su oración pidiéndole que no viviera a la altura del significado de su nombre (1 Crónicas 4:9-10).
  • "Nabal" significa "tonto". A diferencia de Jabez, estuvo a la altura del significado de su nombre, debido al trato que dio a los hombres de David (1 Samuel 25:25).

El nombre de Dios

En lugar de tener un solo nombre, Dios tiene muchos nombres que revelan diferentes aspectos de su poder y carácter. Estos son sólo algunos de los nombres que lo significan:

  • Elohim. Es una palabra plural que revela que Dios es una familia, actualmente compuesta por el Padre y el Hijo (Génesis 1:1).
  • El Shaddai. Significa "Dios Todopoderoso", que muestra su poder sobre todo cuanto existe (Génesis 17:1).
  • YO SOY EL QUE SOY. Es decir, aquel que existe para siempre y no tiene principio ni ascendencia (Éxodo 3:14). 
  • YHWH (o YHVH). El tetragramatón, generalmente traducido como "SEÑOR" en las versiones más modernas de la Biblia. En algunas Biblias ha sido escrito como “Yahvé” o “Jehová” (aunque se desconoce la ortografía y pronunciación exactas). Puesto que el nombre significa el "auto-existente" o “que existe siempre”. Por eso solemos llamarlo “El Eterno”.
  • YHWH Yireh. Significa "El Eterno proveerá". Ésta es la forma en que Abraham llamó a Dios cuando le proporcionó un carnero de sacrificio como sustituto de Isaac (Génesis 22:14).
  • YHWH Nissi. Significa "El Eterno es mi estandarte". Este nombre reconoce a Dios como aquel que va delante de nosotros y trae la victoria (Éxodo 17:15).

Para obtener más información, lea nuestro artículo, "Los nombres de Dios”.

El respeto por los nombres de Dios

Dado que los nombres de Dios revelan sus diferentes aspectos de carácter, Él quiere que los tomemos en serio. El Tercer Mandamiento dice: “No tomarás el nombre del Eterno tu Dios en vano” (Éxodo 20:7). Muchas personas, incluidos los que se llaman a sí mismos cristianos, toman el nombre de Dios a la ligera, usándolo como una frase emocional sin sentido cuando algo es sorprendente o malo. Las formas de tomar el nombre de Dios en vano incluyen:

  • "Oh, Dios mío" u "Oh, Dios".
  • "Jesús", "Jesucristo", "Dios" o combinado con palabras vanas.
  • "Ay, Dios mío".
  • "Santo..." (por ejemplo, cielo, etcétera).

Para obtener más información acerca del problema del uso del nombre de Dios, lea “El nombre sagrado de Dios: ¿existe solamente uno?”.

El Tercer Mandamiento también nos prohíbe usar mal el nombre de Dios de formas inapropiadas o sin sentido. Por ejemplo, no debemos hacer promesas falsas en su nombre (Levítico 19:12) ni hablar mentiras en su nombre (Jeremías 27:15).

En general, nosotros debemos tomarnos los nombres en serio, especialmente el nombre de Dios. El Tercer Mandamiento nos advierte que Dios “no dará por inocente al que tome su nombre en vano” (Éxodo 20:7). Debemos usar el nombre de Dios con respeto y honrarlo siempre, pero especialmente cuando oramos (Levítico 22:32; Mateo 6:9).

×

Suscríbase a Discernir