Vida, Esperanza y Verdad
Suscríbase a nuestro Boletín de Noticias

Nuevas masacres enlutan a Estados Unidos a causa de los “crímenes de odio”.

Por Sergio Carvajal

Vivimos en tiempos de odio, corrupción y falta de verdadera justicia. ¿Se está usted acostumbrando a las malas noticias? ¿Está usted cuestionándose por qué Dios no interviene en los asuntos del hombre?

Nuevamente se enciende el duro debate en Estados Unidos a causa de los dos tiroteos del pasado fin de semana que dejaron más de 30 muertos en El Paso, Texas, y Dayton, Ohio. El debate sobre las armas y la violencia vinculada al supremacismo blanco en Estados Unidos está sobre la mesa.

En la ciudad de El Paso, un joven blanco de 21 años fue el responsable de abrir fuego, el sábado, en una tienda de Walmart. El joven mató al menos a 22 personas, ocho de ellas mexicanas, y dejando a otras 26 personas heridas.

Mientras en otra masacre en Dayton, Ohio, otras 10 personas perdieron la vida este pasado domingo, entre ellos el mismo atacante y su hermana.

Según datos de la ONG “Gun Violence Archive”, dedicados al rastreo de tiroteos en Estados Unidos, estas masacres fueron las balaceras número 250 y 251 que se reportaron en lo que va de este año, siendo el de El Paso uno de los tiroteos más mortíferos de los últimos años.

Un crimen de odio

Las autoridades concuerdan que la masacre de El Paso fue un "crimen de odio". El atacante dejó un manifiesto en el que insultaba a migrantes "invasores". Patrick Crusius, hombre blanco de 21 años de edad, de Allen, un suburbio de Dallas, en Texas, fue el autor de la matanza y luego de perpetrado el tiroteo, se entregó a la policía en la misma tienda de Walmart, donde además dejó a 26 heridos.

En el 2018, los crímenes catalogados “de odio”, aumentaron un 9 por ciento en relación al año anterior en 30 ciudades de Estados Unidos, según lo informó el Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo (CSHE) de la Universidad de California, en Santa Bárbara.

Este es el quinto repunte consecutivo y el más fuerte desde el 2015. Las personas más atacadas han sido personas afroamericanas, judíos y miembros de la comunidad LGBTQI. Los autores de los ataques a estas comunidades son, por lo general, “supremacistas” de derecha.

Las opiniones de los políticos

El presidente de Estados Unidos, tras los tiroteos en Texas y Ohio afirmó que: "Las enfermedades mentales y el odio aprietan el gatillo, no las armas". Al mismo tiempo, el señor Trump hizo un llamado para que Estados Unidos “condene el racismo, la intolerancia y el supremacismo blanco. Estas ideologías siniestras deben ser derrotadas. El odio no tiene lugar en Estados Unidos. El odio deforma la mente, devasta el corazón y devora el alma”. El presidente ya ha prometido en otras ocasiones endurecer los controles para adquirir armas, lo cual, muy probablemente hará de nuevo.

Por su parte, la excandidata presidencial del Partido Demócrata, Hillary Clinton, desmanteló el discurso del presidente Trump en el siguiente mensaje de twitter: "Las personas sufren enfermedades mentales en todos los demás países de la Tierra; la gente juega videojuegos en prácticamente todos los países del mundo. La diferencia son las armas". 

El mandatario de Estados Unidos ha sido duramente criticado estos días, a quien se le acusa de alimentar el clima de odio en Estados Unidos. El presidente advirtió en su discurso de que "los peligros de internet y las redes sociales no se pueden ignorar y no se ignorarán", pero la retórica del mandatario republicano en estas plataformas ha sido uno de los objetos de mayor reproche durante el sangriento fin de semana, donde El Paso fue testigo del mayor crimen de odio contra los hispanos en la historia moderna de Estados Unidos.

El amor de muchos se enfriará…

Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, hablando acerca de las señales antes del fin, dijo en Mateo 24:12: “y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará”. Sin duda alguna, estos asesinatos contra civiles sin protección nos hacen sentir tal cual lo expresa la escritura.

Estamos viviendo tiempos de odio, falta de equidad, corrupción, falta de verdadera justicia y una cada vez más creciente sensación de discriminación y falta de seguridad.

¿Acaso permitiremos que “por haberse multiplicado la maldad” el amor por la verdad disminuya o se acabe en nosotros?¿Cuánto le afectan a usted todas estas noticias? ¿Está su amor y celo por la obra de Dios enfriándose? ¿Se está usted acostumbrando a las malas noticias? ¿Está usted cuestionándose por qué Dios no interviene en los asuntos del hombre? ¿Siente usted la real necesidad de que todo esto pare y haya un verdadero cambio de conducta en nuestra sociedad? O, ¿está usted realmente pidiendo en oración que ya venga el Reino de Dios?

A medida que va pasando el tiempo y vamos viendo cumplirse las señales mencionadas en Mateo 24, se hace frecuente que nuestro entusiasmo por las cosas de Dios se vea presionado a ceder y surjan el desánimo y la desconfianza hacia lo que uno piensa que Dios debería estar haciendo. Pero, ¿acaso permitiremos que “por haberse multiplicado la maldad” el amor por la verdad disminuya o se acabe en nosotros? Debemos ser conscientes que todo esto fue profetizado. Nosotros no podemos ser recipientes de desánimo.

Por otra parte, las constantes faltas a la moral, la injusticia y la discriminación en Estados Unidos, han ido creando un clima cada vez más grande de rechazo internacional hacia este hermoso país. Esto también está profetizado en la Biblia.

Volvamos a lo que Jesucristo nos da como clave en el versículo 13 del mismo capítulo 24 de Mateo: “Más el que persevere hasta el fin, este será salvo”. Lo que Dios nos enseña aquí es que sí habrá un final para todos estos males que reinan en la humanidad. Al mismo tiempo Jesucristo nos exhorta a no desanimarnos y a ser perseverantes en seguir caminando por el proceso de transformación espiritual que Él está llevando en nuestras vidas.

Nos sumamos al sufrimiento y al dolor de quienes están sufriendo por la pérdida de tantos seres queridos, y no tan solamente por estas masacres de este último fin de semana, sino también por todos aquellos que también han sufrido por la pérdida de seres queridos en diversas situaciones de violencia y/o tragedia.

Le invitamos a conocer más acerca de la perspectiva bíblica del por qué están sucediendo estas catástrofes hoy en el mundo. Lea nuestro folleto “Por qué Dios permite el mal y el sufrimiento.

Permítanos además sugerirle que lea nuestro artículo titulado “Inhumanidad: ¿son las personas malvadas animales?”.

Dios nunca ha sido y nunca será indiferente al dolor humano. Jesucristo vendrá pronto, de regreso a esta Tierra, a terminar con todo el sufrimiento de la humanidad y a instaurar un reino de verdadera paz y equidad. No nos desanimemos… ya queda poco.

Sepa más

¿Por qué permite Dios el sufrimiento?

¿Cómo podría un Dios amoroso permitir tantas tragedias, dolor y agonía, tantas enfermedades y accidentes mortales? ¿Por qué Dios podría permitir que tanto sufrimiento continúe?

×

Discern is published every two months and is available in digital and print versions. Choose your preferred format to start your subscription.

Print subscriptions available in U.S., Canada and Europe

×

Please choose your region:

×

Suscríbase a Discernir

×
Fill out the form below to start your subscription.
×
Por favor, introduzca su nombre de pila.
Por favor ingrese su apellido.
Se requiere una dirección de correo electrónico válida.