Vida, Esperanza y Verdad

¿Por qué China no será la principal superpotencia del siglo 21?

Por Daniel Campos

La frase: "Cuando China despierte el mundo temblará" fue dicha por Napoleón desde su exilio en Santa Elena en 1814. ¿Estaba Napoleón equivocado? ¿Temblará el mundo ante China?

China tiene un tercio de la población mundial, pero es un misterioso enigma para muchos de los que vivimos en otro continente. En los últimos años ha crecido la influencia china en América Latina y en todo el mundo. ¿Se ha despertado el gigante asiático? ¿Será China la superpotencia hegemónica en el siglo 21? ¿Tiene la profecía bíblica algo que decir? Continúe leyendo. ¡La Biblia tiene respuestas!

Economía y poder militar

Las estadísticas son rotundas respecto al milagro económico que China ha protagonizado en las últimas cuatro décadas: en 1978, China representaba sólo un 1,8 por ciento del PBI global, mientras que hoy en día ese porcentaje ha aumentado a más del 18 por ciento, y continúa creciendo. El peso demográfico que le otorgan sus 1.400 millones de ciudadanos es, sin duda, una ventaja muy grande para el gigante asiático.

China ha avanzado en forma extraordinaria. No es casual la preocupación del presidente Trump por la competencia china. Después de Estados Unidos, China es la segunda economía del mundo. Si se toma a la Unión Europea como un solo bloque, podríamos considerarla tercera, pero su nivel de crecimiento anual ha hecho que muchos pronostiquen que pronto ocupará el primer lugar.

Los gastos militares se han multiplicado y hoy China tiene un enorme poderío militar. El portal especializado en seguimiento militar Global Firepower elaboró un ranking de los ejércitos más poderosos del mundo, basado en unas 50 categorías que van desde el poderío militar, las finanzas y la capacidad logística y geográfica. China está tercera en el listado, luego de Estados Unidos y Rusia.

La potencia asiática tiene un personal militar activo estimado de 2.183.000, el más grande del mundo. Hoy, posee 74 submarinos, 52 fragatas y 36 destructores, según Global Firepower. En tierra, China tiene 33.000 vehículos blindados y 3.500 tanques. Su fuerza aérea ha acumulado 1.232 aviones de combate y 281 helicópteros de ataque. Se estima que China gastará 237.000 millones de dólares en sus fuerzas armadas en 2020.

Coronavirus: un revés inesperado

Hoy la ficción comienza a hacerse realidad en vastas regiones de China. Debido al coronavirus, hay decenas de millones de personas en China, confinadas en sus casas, varias provincias industriales paralizadas y severas restricciones al transporte y la imposición de cuarentenas en distintas ciudades. China está sufriendo una experiencia inédita en tiempos modernos.

Hace pocos días cuatro músicos argentinos varados allí por la crisis del 2019-nCoV (nombre del nuevo coronavirus) declararon: “las calles parecen The Walking Dead”. Muchos de nosotros podemos hacernos una imagen mental de tal descripción. Hay variedad de películas y series sobre terribles catástrofes imaginarias. Hoy la ficción comienza a hacerse realidad en vastas regiones de China.

La expansión del 2019-nCoV está causando estragos desde el punto de vista económico. Hace unos pocos meses el poder económico de China era imparable y arrasador. Ahora enfrenta un enorme problema con esquiva solución.

La verdadera superpotencia

Las profecías bíblicas no señalan a China como la principal potencia hegemónica en el futuro cercano. Por años los expertos han afirmado que en un futuro China se transformará en la principal superpotencia del mundo. Pero los futuristas van a fallar. Y la Biblia… ¡otra vez tendrá la razón!

Con la llegada del 2019-nCoV a Italia, toda Europa parece en pánico. Los prejuicios racistas y el antagonismo xenófobo contra China están en aumento. En un futuro conflicto entre Europa y China, esto podría ser importante en la opinión pública.

Antes del regreso de Jesucristo a la Tierra para establecer el Reino de Dios, surgirá un poderoso gobierno en Europa. Será el poder económico y militar más grande: el resurgimiento final del Imperio Romano del que se habla en Daniel 7:20,24 y Apocalipsis 17:10-14. También será el último gobierno humano hegemónico sobre la Tierra, ¡e intentará dominarlo todo!

El futuro de China

Grandes eventos naturales y cataclismos pronto sacudirán a la humanidad. La Biblia los describe como “tres ayes” (Apocalipsis 8:13). Estas tres aflicciones involucran tres grandes batallas finales, cada una tan horrible que es llamada "ay" por el Dios Todopoderoso.

China no se someterá mansamente al poder conquistador de la bestia europea. Y no estará sola. Rusia no se sometió al poder europeo de Napoleón (1812), tampoco al poderoso ejército de Hitler (1941). Lo más seguro es que ni China ni Rusia se someterán esta vez. La guerra será inevitable.

En el primer ay de Apocalipsis 9:1-12 el apóstol Juan describe aterradores "langostas" que se utilizan para infligir dolor a los hombres. Juan usó el término simbólico langostas para describir las terribles máquinas de guerra. Estas “langostas” simbólicas son conducidas por hombres y son capaces de volar (vv. 7-9). Harán un tremendo ruido y estarán protegidas por blindaje. Estas armas de destrucción y conquista eran completamente desconocidas para el apóstol Juan. Él sólo podía describirlas en el lenguaje de su tiempo.

Grandes eventos naturales y cataclismos pronto sacudirán a la humanidad. La Biblia los describe como “tres ayes” (Apocalipsis 8:13). Cuando suene la sexta trompeta, el segundo ay, el bloque oriental hará guerra a la bestia (Apocalipsis 9:14-16). En el ejército de 200 millones (v. 16), China desempeñará un papel militar muy importante.

El tormento, las torturas y las muertes infligidas por los ejércitos, mientras contraatacan, serán impresionantes. ¡Un tercio de la humanidad va a morir (vv. 15,18)!

La batalla final

Cuando suene la séptima trompeta y comience el “tercer ay” será proclamado lo siguiente: “Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo” (Apocalipsis 11:15).

Jesucristo, el nuevo gobernante mundial que tomará posesión en aquel momento, no será aceptado por las naciones en guerra. El mundo organizado reunirá a sus ejércitos en un valle, a 90 kilómetros al norte de Jerusalén, llamado Har Megiddo (Armagedón). Esos ejércitos, una vez reunidos allí, irán a Jerusalén, y la batalla del gran día del Dios Todopoderoso tendrá lugar en el Valle de Josafat (Valle de Cedrón), al este de la ciudad vieja de Jerusalén. Será el último esfuerzo mundial conjunto de la bestia y el bloque oriental para detener a Jesucristo, su enemigo común, que viene a tomar el control de todos los gobiernos terrenales. Esta batalla determinará el resultado final de la Tercera Guerra Mundial y quién gobernará la Tierra después del conflicto.

Después de que toda resistencia militar organizada contra el Reino de Dios haya sido aplastada, un nuevo sistema de gobierno, con capital mundial en Jerusalén, comenzará. No habrá nunca más gobiernos de hombres sometiendo hombres y explotándolos. Habrá un gobierno divino que traerá una utopía de paz, prosperidad y amor entre todos los sobrevivientes.

Usted necesita saber más sobre lo que la Biblia enseña acerca del futuro, ¡necesita saber cómo lo afectará a usted y sus seres queridos!

Permanezca en contacto con nosotros y no deje de leer nuestro folleto gratuito: “El libro de Apocalipsis: La tormenta antes de la calma”.

Sepa más

Armagedón: ¿qué significa?

Muchas personas describen la batalla final que ocurre al fin del mundo como la batalla de Armagedón. ¿Es esto realmente lo que la Biblia enseña?

Topics Covered:

×

Discern is published every two months and is available in digital and print versions. Choose your preferred format to start your subscription.

Print subscriptions available in U.S., Canada and Europe

×

Please choose your region:

×

Suscríbase a Discernir

×
Fill out the form below to start your subscription.
×
Por favor, introduzca su nombre de pila.
Por favor ingrese su apellido.
Se requiere una dirección de correo electrónico válida.