Vida, Esperanza y Verdad

¿Podría Estados Unidos recuperar el liderazgo mundial que una vez tuvo?

Estados Unidos ha perdido su protagonismo como líder mundial, dejando a otros países tomar su lugar. El señor Joe Biden, consciente de esta situación, ha comenzado una gira por Europa para tratar de recuperar ese liderazgo. ¿Logrará Estados Unidos su objetivo?

En una estrategia para volver a posicionar a Estados Unidos en asuntos mundiales, el presidente, el señor Joe Biden, comenzó una gira europea para fortalecer la relación entre Estados Unidos y Europa y al mismo tiempo enviar una señal de presencia hacia China y Rusia. La reunión más importante de la gira será el 16 de junio con el señor Vladimir Putin.

Antes de iniciar este viaje, el presidente Joe Biden dio una nueva orden contra empresas chinas, ampliando las medidas que tomó el expresidente Donald Trump de prohibir las inversiones estadounidenses en aquel país. Según Estados Unidos, cuando China habla de "cooperación win-win (o sea, ambos ganan)", en realidad significa que Pekín gana el doble y por este motivo están tomando medidas que lo alejan cada vez más de aquel poderoso país.

Las relaciones comerciales entre ambos países han llegado a un punto muy bajo, como no se había visto antes. Ahora que ha comenzado la era del presidente Biden, una pregunta se hace inevitable en ambos lados del Pacífico: ¿podrá mejorar la situación entre ambos países?

En busca de mantener la presencia internacional

El presidente Joe Biden también asistirá desde el viernes 11 al domingo 13 de junio, a la cumbre del G7 —los siete más ricos del mundo— en Cornualles (Inglaterra), donde se abordarán temas de prioridad, como el manejo de la pandemia y el cambio climático. El domingo 13 visitarán a la reina Isabel II en el castillo de Windsor.

"Mi viaje a Europa es una oportunidad para que Estados Unidos movilice a las democracias del mundo", dijo el presidente, quien repite constantemente en sus discursos la frase "America is back" (Estados Unidos ha vuelto) y pretende volver a implicarse en los asuntos mundiales para “recuperar” la influencia internacional que ha perdido.

Joe Biden y Vladimir Putin, cara a cara

Otro evento al que asistirá el señor Biden es la cumbre de la OTAN, en Bruselas, donde mantendrá numerosos encuentros bilaterales. Esta gira concluirá con la muy importante reunión que sostendrá con el señor Vladimir Putin en Ginebra, este 16 de junio. Ésta será la primera oportunidad del señor Biden de intercambiar credenciales con el señor Putin y de esta manera fortalecer su diplomacia y presencia en los asuntos internacionales, según señala la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. Ambos líderes discutirán toda la gama de asuntos urgentes, centrándose en restaurar la visibilidad y la estabilidad de la relación entre Estados Unidos y Rusia. Desde Rusia confirmaron la cita, mencionando que discutirán "cuestiones de estabilidad estratégica", así como "la resolución de conflictos regionales" y la pandemia del coronavirus.

Esta reunión cara a cara se produce en medio de niveles de tensión nunca antes vistos y donde Estados Unidos ha reducido sus ambiciones a solamente establecer una relación en la que ambas partes se entiendan y puedan trabajar juntas en áreas específicas. ¿Funcionará esta nueva diplomacia? ¿Ayudará esta visita para que Estados Unidos comience su recuperación como el líder mundial que fue por varias décadas?

Si bien el presidente ruso se ha mostrado escéptico en cuanto a su encuentro con el mandatario de Estados Unidos, no obstante, valora la oportunidad para abordar temas de cooperación en áreas de interés común como los temas ambientales, la seguridad estratégica y una serie de crisis regionales.

Buscando el liderazgo mundial

Hoy en día no es difícil darse cuenta que Estados Unidos busca urgentemente volver a posicionarse como el líder en los asuntos mundiales. Lamentablemente la fuerte decadencia de sus líderes, el deseo de ir a la vanguardia en el libertinaje moral, el sobreendeudamiento, la fuerte recesión interna y muchos otros factores parecen no permitirle a Estados Unidos la posibilidad de convertirse nuevamente en el actor mundial que solía ser. ¿Sabía usted que la Biblia predice este declive para la nación más poderosa del mundo? Le invitamos a leer el artículo “La caída y el ascenso de Estados Unidos”.

Países como China, Rusia y Alemania ya no ven a Estados Unidos como el potente líder mundial que una vez fue. Antes, lo que decía Estados Unidos en cuanto a las políticas mundiales, eran casi leyes que todos escuchaban. Ahora muchos países están aprovechando la falta de liderazgo de Estados Unidos en el mundo para ellos mismos fortalecerse y llenar el vacío de poder que existe.

El fuerte deseo de volverse a posicionar como primer líder en el mundo puede llevar a Estados Unidos a autoexigirse en gastar recursos económicos que en estos momentos no tiene y donde la diplomacia americana tampoco es lo mismo que antes.

¿Qué le espera a Estados Unidos?

Estados Unidos forma parte de la descendencia de Abraham a través de Jacob, luego José, hasta llegar finalmente a Manasés (Estados Unidos) y Efraín (Gran Bretaña). Le invitamos a estudiar nuestro artículo “Bendiciones de Abraham: cómo llegaron a ser de los Estados Unidos”. Debido a que Estados Unidos se sigue negando a obedecer las leyes de Dios, la Biblia dice que vendrá pronto un tiempo de angustia para Jacob (Estados Unidos, Gran Bretaña y los países de habla inglesa). Este tiempo de gran angustia sucederá justo antes de la segunda venida de Jesucristo a la Tierra (Jeremías 30:1-11). Pero, como Dios ha sido siempre fiel en sus promesas a Abraham, también promete librar a Jacob de su severo castigo, cuando Cristo haya regresado (Jeremías 30:7).

Ciertamente Dios ha entregado muy grandes bendiciones a Gran Bretaña y Estados Unidos, por amor a su amigo Abraham. Lamentablemente estas naciones no han sido fieles ni respetuosas de Dios, tal como lo fue el patriarca Abraham. Esta desobediencia está llevando a estas dos otrora grandes potencias mundiales, a la decadencia sin retorno.

Sin embargo, Dios tiene un plan de salvación para regresar a estas naciones hacia la obediencia de sus leyes, y lo hará por su fidelidad a las promesas que hizo a Abraham. Tristemente ese plan de Dios tendrá un alto costo temporal, debido al enorme distanciamiento y desobediencia hacia Dios de estas dos potencias mundiales.

Para conocer más acerca del destino que le depara a Estados Unidos y Gran Bretaña en la profecía bíblica, le invitamos a leer nuestro artículo “Quienes son los Estados Unidos y la Gran Bretaña en la profecía”.

Sepa más

¿Qué le va a suceder a Estados Unidos?

¿Continuará Estados Unidos liderando al mundo con su influencia y prosperidad? ¿O está destinado a convertirse en un poder de segunda categoría o peor aún?

×

Suscríbase a Discernir