Vida, Esperanza y Verdad

Un mundo en caos por el coronavirus

Por Sergio Carvajal

Nació como un virus en la localidad de Wuhan en China, luego rápidamente comenzó a propagarse por el resto de Asia, Europa, América y el resto del mundo. ¿Habríamos imaginado que la nueva forma de desestabilizar al mundo no serían las armas nucleares, sino los virus?

Un paciente infectado con covid-19 en una sala de cuarentena.

El coronavirus se ha convertido oficialmente en una pandemia con suma rapidez, de ahí que los gobiernos a nivel mundial estén tomando estrictas decisiones para frenar el avance de la enfermedad, pero, como consecuencia, esto traerá una grave desestabilización económica a nivel mundial.

¿Habríamos imaginado que la nueva forma de desestabilizar al mundo no serían las armas nucleares, sino los virus?

La banca mundial, las importaciones, las exportaciones, el turismo, la industria aeronáutica, el deporte, la cultura, la gastronomía, etcétera… por todos lados se están viendo los efectos negativos de esta pandemia.

Italia se paraliza

“La salud es lo más importante, y después viene la economía”. Es lo que dijo este miércoles el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, quien ha sorprendido con otra comparecencia nocturna en la televisión para ordenar el bloqueo total del país. Ordenó que se cierren todas las actividades económicas y negocios, salvo aquellos de primera necesidad, como farmacias, y supermercados. Es decir, durante al menos un par de semanas no quedará ninguna tienda ni restaurante abierto en todo el país, como medida extrema para frenar el contagio del coronavirus.

Se suspenden los viajes desde Europa a Estados Unidos

El presidente Donald Trump anunció la suspensión por 30 días, a partir del viernes 13 de marzo, de todos los viajes desde los países de la Unión Europea a Estados Unidos para detener la propagación del nuevo coronavirus.

"He decidido tomar varias medidas, fuertes pero necesarias, para proteger la salud y el bienestar de todos los estadounidenses. Para evitar que nuevos casos ingresen a nuestras fronteras, suspenderemos todos los viajes desde Europa a Estados Unidos", dijo el señor Donald Trump. Después explicó que esta norma se aplica a los europeos no residentes que viajen a Estados Unidos. A todos los americanos que entren al país desde Europa se les someterá a un análisis estricto antes de ingresar.

"Estas restricciones se irán ajustando según las condiciones sobre el terreno", afirmó el presidente durante su discurso, al explicar que se harán excepciones para los estadounidenses que quieran regresar de Europa y se sometan a rigurosos análisis de detección del virus.

El señor Trump dijo también: "La Unión Europea no tomó las mismas precauciones (que Estados Unidos) y no restringió los viajes desde China y otros focos (del virus). Como consecuencia, una gran cantidad de nuevos casos en Estados Unidos fueron provocados por viajeros venidos desde Europa". El líder estadounidense agregó durante su alocución que, por el descenso de nuevos casos en China y Corea del Sur, su gobierno "reevaluará" las restricciones de viaje impuestas a esos países.

Duro golpe al turismo

La epidemia de coronavirus COVID-19 impacta en la vida cotidiana en gran parte del mundo. Los viajeros se ven particularmente afectados, y la industria turística sufre cambios que podrían durar mucho tiempo. Por ejemplo: la compañía naviera Costa Crociere cancelará por el momento todos los cruceros en el Mediterráneo. Los viajes se suspenderán hasta el 3 de abril, anunció la compañía italiana el martes (10 de marzo). La medida afecta a miles de viajeros. Los barcos que todavía están en el Mediterráneo sólo llegarán a puertos italianos para permitir que los pasajeros desembarquen.

La aviación mundial en crisis

Las aerolíneas a nivel mundial podrían perder hasta US$ 113.000 millones en ventas si el coronavirus continúa propagándose, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA). Las pérdidas serían similares a las experimentadas por la industria de la aviación durante la crisis financiera mundial de 2008.

La Organización Mundial de la Salud declara una pandemia

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, no pudo evitar un tono dramático durante su anuncio: “Estamos profundamente preocupados tanto por los niveles alarmantes de propagación y gravedad, como por los niveles alarmantes de inacción de muchos gobiernos. Llamamos todos los días a los países a tomar medidas urgentes y agresivas”, insistió con tono firme. También advirtió de que el número de casos, muertes y de países afectados aumentará en los próximos días y semanas, agregó.

¿Qué está pasando realmente en el mundo?

Mientras el mundo entra en pánico, debemos entender lo que sucederá en los últimos días de esta sociedad. Mateo 24:5-12 nos describe de manera muy clara y precisa el momento actual por el que estamos pasando: “Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores. Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará”.

¿Qué haremos?

¿Deberíamos estar preocupados de lo que sucede en el mundo? Claro que sí. Pero más bien debemos estar velando y orando-El pueblo de Dios seguirá adelante con la misión que Cristo encomendó a sus discípulos en Mateo 24:13-14: “Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”.

Debemos continuar adelante con la obra que Dios nos ha encomendado hasta cuando Él nos muestre que ha llegado la Gran Tribulación y el momento de ir a un lugar de protección.

¿Deberíamos estar preocupados de lo que sucede en el mundo? Claro que sí. Pero más bien debemos estar velando y orando. Como nuestro Señor Jesucristo nos lo ordenó en Marcos 13:28, “Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuando será el tiempo”.

Finalmente, y aún con todas estas incertidumbres mundiales, el pueblo de Dios ha de confiar en la protección del Eterno y ha de mirar hacia su reino. Todo este caos es el preámbulo de la venida de un mundo mejor. Lucas 21:28 dice: “Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca”.

Tengamos confianza y paz mental. Dios está 100 por ciento en control de todo y su pueblo será protegido tal como Él ya lo ha establecido.

En el Salmo 91:2 Dios quiere que nosotros expresemos lo siguiente: “Diré yo al Eterno: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré”.

Sepa más

Lugar de refugio

¿Habla la Biblia de un lugar especial de “seguridad” para los cristianos durante la Gran Tribulación y el Día del Señor? Si es así, ¿en dónde es?

×

Suscríbase a Discernir