El caballo negro de Apocalipsis comenzó a cabalgar… Muertes masivas por causa del hambre.

ACNUR alerta de "muertes masivas"
La Tribuna Abierta”, un espacio de opinión del rotativo digital “eldiario.es”, publicó esta semana bajo el título “Nueva alerta de ´muertes masivas´: las causas del hambre”, lo siguiente: “Hace poco más de una semana ACNUR (La agencia de la ONU para los refugiados) lanzó una de esas alarmas: 20 millones de personas bajo la amenaza del hambre en el cuerno de África. 20 millones de personas como tú y como yo, sólo que en Etiopía, Somalia, Nigeria, Sudán del Sur y Yemen. Desde Naciones Unidas ya avisan de que faltan fondos y que los llamamientos en este tipo de emergencias se quedan normalmente ´entre un 3 y un 20 por ciento de lo que realmente se necesita´. Si la ayuda no llega, las muertes serán inevitables. Y las previsiones son peores que en la crisis del 2011, en la que murieron más de un cuarto de millón de personas en esta misma región africana”. (Lea nuestro artículo Hambruna en África. ¿A quién le importa?)

El diario continúa: “Ese ciclo recurrente de estallidos de hambruna y ayuda de emergencia, que casi siempre es totalmente insuficiente, poco puede hacer para resolver realmente el problema. El Hambre es un tema complejo, incluso de cuantificar. 25.000 personas mueren cada día de hambre según las estimaciones más optimistas. Las menos optimistas llegan hasta las 100.000 personas... al día. Cada día”.

El libro de Apocalipsis habla de cuatro jinetes sobre caballos de color blanco, rojo, negro y amarillo que representan el engaño religioso, la guerra, el hambre y la pestilencia, respectivamente. Estos jinetes han estado cabalgando ya desde hace tiempo, pero parece que ahora comienzan a redoblar el paso a medida que nos acercamos peligrosamente al final de esta era.

Es algo increíble, y está sucediendo hoy, cuando occidente y otras naciones tienen comida en abundancia. Los oficiales de las Naciones Unidas lo llaman el peor desastre humanitario desde 1945. Steven O’Brian, uno de los oficiales, dijo lo siguiente acerca de este desastre: “Sin un esfuerzo coordinado y unido a nivel mundial, simplemente morirán millones de personas de hambre”.

La Red de Información de Seguridad Alimenticia (FSIN, por sus siglas en inglés), la primera organización mundial que está combatiendo el hambre, recientemente publicó un reporte alarmante diciendo que 108 millones de personas enfrentan el hambre a nivel de crisis en 48 países del mundo. Hace apenas dos años, en 2015, la cifra era de 80 millones. Ahora ha escalado y se teme que esta cifra seguirá incrementándose cada año.

Muchos se preguntan: ¿por qué existe tanta hambre hoy? La respuesta es complicada. Es una combinación de varios factores, entre ellos los cambios en el clima, falta de ayuda internacional y malos gobiernos. Actualmente hay cuatro países en particular que enfrentan peligrosamente al hambre: Sudán del Sur, Nigeria, Somalia y Yemen. Cada uno sufre su propia crisis debido a sus conflictos internos, lo que significa que sus crisis son principalmente auto-infligidas.

20 millones de personas en estos cuatro países están enfrentando una crisis inmediata de hambruna y, si nadie les ayuda, millones morirán. Los que llevan la carga más grande son los niños. 1,4 millones de niños están severamente malnutridos en estos países, y los índices de mortandad son mayores entre los niños menores de cinco años.

¿Cómo poner fin a todo esto? 2.117 diferentes organizaciones humanitarias, incluyendo a las Naciones Unidas, han pedido en conjunto 21,5 mil millones de dólares para ayuda humanitaria este año, pero cada vez más se enfrentan a la fatiga de los donadores. Estados Unidos este año ha dado solamente 640 millones de dólares, comparado con 3,6 mil millones que dio en 2016.

Las donaciones totales sólo suman 3,7 mil millones, el 7 por ciento de lo requerido, dejando un faltante de 18 mil millones de dólares. El presidente de los Estados Unidos, el señor Donald Trump, ha propuesto reducir drásticamente el presupuesto del estado, dejado sólo migajas para ayuda humanitaria. Pero al mismo tiempo el señor Trump aumentó el gasto militar de manera exagerada.

Muchos asumen que Estados Unidos contribuye con suficiente ayuda humanitaria para el mundo entero. Sin embargo, en una encuesta reciente se reveló que, aunque la mayoría de los ciudadanos estadunidenses estiman que el 26 por ciento del presupuesto es dedicado a dar ayuda humanitaria, la verdadera cifra es de sólo el 1 por ciento.

¿Cuánto cuesta nutrir a un niño diariamente? Menos de 0,20 centavos de dólar, pero parece que nadie se apunta para salvar las vidas de tantos hambrientos. ¿Quién podrá terminar con esta terrible crisis mundial antes de que llegue a proporciones catastróficas?

Sabemos que las cosas van a empeorar antes de que mejoren, pero la solución llegará finalmente. “Vienen días, dice el Eterno, en que el que ara alcanzará al segador, y el pisador de las uvas al que lleve la simiente; y los montes destilarán mosto, y todos los collados se derretirán. Y traeré del cautiverio a mi pueblo Israel, y edificarán ellos las ciudades asoladas, y las habitarán; plantarán viñas, y beberán el vino de ellas, y harán huertos, y comerán el fruto de ellos” (Amos 9:13-14).

Observemos entonces los eventos mundiales a la luz de la profecía bíblica, pronto regresará Jesucristo a este mundo y establecerá el Reino de Dios en la tierra. Entonces, finalmente, los jinetes del Apocalipsis dejarán de cabalgar para siempre.

Como lectura adicional le recomendamos estudiar los artículos Distinguir las señales de los tiempos y ¿Qué son los cuatros jinetes del Apocalipsis?