Vida, Esperanza y Verdad

Versiculos Para Meditar

Cuando mi alma desfallecía en mí

Jonás 2:7   

Cuando mi alma desfallecía en mí, me acordé del Eterno, y mi oración llegó hasta ti en tu santo templo.

La historia de Jonás es bastante intrigante. Jonás disfrutaba el dar las buenas noticias acerca de las victorias de Israel en las batallas (2 Reyes 14:25). Pero cuando Dios le pidió a este patriota israelita que fuera a una poderosa ciudad enemiga de Israel, ¡Él no quiso ir! Trató de irse en la dirección contraria en un barco hacia Tarsis, que para algunos estudiosos es una ciudad portuaria muy lejos en España.

Seguramente Jonás no creyó que Dios fuera incapaz de encontrarlo en esa ciudad, pero probablemente pensó que Dios iba a desistir de enviarlo a profetizar.

Pero Dios no se dio por vencido. Envió una terrible tormenta y a un pez para que se tragara a Jonás. Finalmente, cuando los marineros creyeron y lanzaron por la borda a Jonás, se hundió en las profundidades hasta que el pez se lo tragó.

En Jonás 2, vemos que Jonás le ora a Dios con todo su corazón. Cerca de la muerte, recordó el poder y la misericordia de Dios. Jonás clamó a Dios y Dios lo escuchó y lo rescató.

Para más información acerca de la historia de Jonás y las lecciones que nos enseña, lo invitamos a ver nuestros artículos “Jonás” y “Propósito de la profecía”.