Vida, Esperanza y Verdad

Versiculos Para Meditar

Despreciar a los demás es pecado

Proverbios 14:21   

Peca el que menosprecia a su prójimo; mas el que tiene misericordia de los pobres es bienaventurado.

El pecado es la infracción de la ley de Dios (1 Juan 3:4), y la ley de Dios está basada en el amor. Como lo explicó Jesucristo, la ley se puede resumir en el amor por Dios y por el prójimo —por todos los seres humanos (Mateo 22:37-40). Éstos son los que se conocen como grandes mandamientos, que resumen los Diez Mandamientos y la ley de Dios.

El amor al prójimo está expresado en la ley de la siguiente manera: “No aborrecerás a tu hermano en tu corazón; razonarás con tu prójimo, para que no participes de su pecado. No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo el Eterno” (Levítico 19:17-18).

En lugar de guardar rencor y vengarse, hay momentos para confrontar al prójimo y tratar de resolver los conflictos cara a cara y de pronto en compañía de un mediador. Debemos aprender a amar a los demás como a nosotros mismos y darles el beneficio de la duda y la misericordia que queremos que tengan con nosotros.

Dios quiere que crezcamos en su amor y misericordia.

Para más información acera de estos temas, lo invitamos a leer nuestros artículos “El gran mandamiento”, “Resentimientos” y “¿Cómo perdonar?”.