Vida, Esperanza y Verdad

Versiculos Para Meditar

La carne y la sangre no pueden heredar el Reino de Dios

1 Corintios 15:50-53  

Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.

Este capítulo, 1 Corintios 15, ha sido llamado el capítulo de la resurrección porque habla no solo de la resurrección de Jesucristo, sino también de la resurrección de seres humanos. Los versículos 50-53 describen la resurrección de los santos a la final trompeta —la trompeta que anuncia el regreso de Jesucristo a la Tierra.

Esta resurrección también es descrita en 1 Tesalonicenses 4:16-17. En ella, los muertos “en Cristo” (fieles seguidores quienes tuvieron el Espíritu de Dios) vuelven a vida en el ámbito espiritual. Ellos ya no serán mortales y no podrán morir. El apóstol Pablo también menciona que los que estén vivos serán cambiados de carne y sangre a espíritu incorruptible.

Para más información acerca de esta increíble promesa, la cual el apóstol Juan llamó la “primera resurrección” (Apocalipsis 20:4, 5), vea nuestro artículo “Resurrecciones: ¿Qué son?”.