Vida, Esperanza y Verdad

Versiculos Para Meditar

Mi galardón conmigo

Apocalipsis 22:12  

He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. 

Al final de la Biblia, Jesucristo nos anima con la urgencia de su deseo de regresar. Él siempre actúa teniendo en mente los mejores intereses de todos los involucrados, y  nos dice que es paciente y quiere que todos se arrepientan y sean salvos (2 Pedro 3:9; 1 Timoteo 2:4). Pero Él no conoce la desidia ni demora las cosas de una forma intencional. Él está ansioso por venir y finalmente traer paz a este mundo conflictivo y establecer el Reino de Dios sobre esta Tierra.

Dios ofrece el don de vida eterna a todos los que son llamados, escogidos y fieles. La vida eterna es un regalo invaluable, no una recompensa de acuerdo a las obras. ¿Cuál es la recompensa que Cristo traerá?

Jesucristo nos dice que a los que venzan y guarden sus obras hasta el fin, les va a dar poder sobre las naciones (Apocalipsis 2:26). Ellos serán reyes y sacerdotes y reinarán con Cristo mil años (Apocalipsis 5:10; 20:4). Es evidente que la salvación es el regalo de Dios, pero las responsabilidades en su Reino varían según lo que decida Dios Padre (Mateo 20:23). Él decidirá cómo podemos servir mejor para llevar a cabo su plan, según la forma en que hayamos utilizado su Espíritu en esta era.

La parábola de las minas muestra que estas recompensas son basadas en las obras y logros individuales. En esta parábola, a cada siervo le fue dado una mina (una suma de dinero equivalente al salario de tres o cuatro meses de un trabajador promedio (Biblia de estudio NKJV de Nelson, notas acerca de Lucas 19:13). Cuando el hombre noble regresó, los siervos le informaron lo que había negociado cada uno.

“Vino el primero, diciendo: Señor, tu mina ha ganado diez minas. Él le dijo: Está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades” (Lucas 19:16-17). El siervo que ganó cinco minas fue recompensado con autoridad sobre cinco ciudades.

Para más información acerca del regalo y recompensas prometidos, vea nuestra sección acerca del “Reino de Dios”.