Vida, Esperanza y Verdad

Versiculos Para Meditar

Se arrepintió el Eterno de esto

Amós 7:2-3   

Y aconteció que cuando acabó de comer la hierba de la tierra, yo dije: Señor Eterno, perdona ahora; ¿quién levantará a Jacob? Porque es pequeño. Se arrepintió el Eterno de esto: No será, dijo el Eterno.

La terrible visión que Amos tuvo de un enjambre de langostas devorando la cosecha, lo convenció de que ése sería el final de su pueblo. Ellos no podían sobrevivir a esa devastación, así que Amós clamó a Dios para que perdonara a su pueblo.

El interés y la preocupación de Amós por su pueblo fue respondido por el amor de Dios. Esta oración intercesora tuvo respuesta y Dios decidió librarlos de ese desastre.

Para aprender más acerca de por qué Dios da las profecías, incluyendo otro ejemplo de cuando Dios se abstuvo de hacer lo que había profetizado que haría, lo invitamos a leer nuestro artículo “Propósito de la profecía”.