Vida, Esperanza y Verdad

El mensaje del profeta Ezequiel para hoy

Muchas cosas en el libro de Ezequiel son difíciles de entender. Pero un punto es fuerte y claro: Dios quiere que sepamos que Él es el Eterno. Ése es un mensaje de actualidad.

¿Cuál fue el mensaje de Ezequiel para hoy?

Ezequiel era un cautivo de los babilonios cuando Dios lo llamó a ser profeta. Dios comenzó mostrándole una visión increíble del trono de Dios, ¡con ángeles con cuatro caras y cuatro alas, y con ruedas llenas de ojos!

Estas asombrosas descripciones probablemente convenzan a muchos lectores de que Ezequiel es un libro que no podemos entender.

Entender el libro de Ezequiel

Pero hay algunos mensajes muy claros y relevantes en el libro de Ezequiel, ¡mensajes dirigidos a nosotros hoy!

Un mensaje claro que llega una y otra vez es éste: después de todos los castigos y después de las intervenciones de Dios, el Creador le dice al pueblo: “y sabréis que yo soy el Eterno” (Ezequiel 6:7). Henry Halley resalta que esta frase aparece repetida 61 veces en 27 de los 48 capítulos del libro (Manual bíblico Halley, 1965, p. 324).

Después de 60 veces de repetición de esta misma frase, podríamos pensar que Dios se toma en serio esto.

Advertencia de Ezequiel

Muchas de las advertencias en el libro de Ezequiel eran para los días de Ezequiel, prediciendo las continuas conquistas del rey Nabucodonosor y la destrucción de Jerusalén. Como proclamó Ezequiel, muchas personas de su época ignoraron las advertencias y prefirieron creer que vendría la paz y que Dios los bendeciría, aunque su religión fuera superficial e hipócrita (Ezequiel 13:10-16; 33:30-33).

El profeta Ezequiel era un vigilante, advirtiendo del peligro inminente.

Pero muchas de las otras advertencias del libro se refieren al fin de los tiempos y al Día del Señor, inmediatamente antes del regreso de Jesucristo. Ezequiel registró muchas advertencias para el reino del norte de Israel, que ya había estado cautivo más de 100 años y no había regresado. A veces se les llama las tribus perdidas de Israel en la actualidad.

El mismo Ezequiel estaba cautivo. Entonces no podía llevarles el mensaje. Pero Dios lo registró como una advertencia para el tiempo del fin, para las naciones descendientes de esas tribus perdidas hoy.

El mensaje de Ezequiel y su énfasis de que “entonces sabréis que yo soy el Eterno”, se aplica hoy más que nunca.

¿Por qué quiere Dios que sepamos que Él es el Eterno?

Las actitudes modernas sólo han acentuado la tendencia a alejarse de Dios. Ahora más que nunca, nuestro mundo no sabe que Dios es el Eterno.

  • Mucha gente hoy no cree en Dios en absoluto. La aceptación de la evolución darwiniana ha proporcionado un marco intelectual para los aumentos dramáticos en el ateísmo y el agnosticismo en las naciones occidentales.
  • Muchos otros creen que existe o que podría haber un Dios, pero no aceptan al Dios de la Biblia.
  • Otros pueden hablar de labios para afuera de la Biblia, pero realmente no conocen el pacto de Dios. No aceptan sus leyes ni viven de acuerdo a ellas.

Algunas estimaciones sugieren que aproximadamente 1 de cada 6 personas en el mundo no es religiosa. Sin embargo, las estadísticas son mucho más altas en Europa y otras naciones occidentales.

Aquellos que creen que no hay Dios pueden creer que la evolución explica el origen de toda la vida y que los procesos naturales y materialistas explican todo lo que ocurre. Algunos podrían preguntar: Si hay un Dios, ¿por qué no se muestra y deja absolutamente claro que existe?

¿Cuál es la respuesta de Dios?. Después de toda la terrible destrucción profetizada en Ezequiel, Dios nos dice que entonces "sabréis que yo soy el Eterno".

Mientras tanto, consulte nuestra Guía de Estudio ¿Existe Dios?

¿Cuántos realmente creen en el Dios de la Biblia?

En nuestros países no hay demasiados que afirman públicamente ser ateos. Sigue siendo la norma social afirmar ser cristianos. Pero, ¿cuántos cristianos creen realmente en el Dios de la Biblia?

Una encuesta de Gallup de 2017 realizada en un típico país “cristiano” informó:

  • “El 24 por ciento cree que la Biblia es la palabra literal de Dios, la más baja en la tendencia de 40 años de Gallup.
  • “La visión de la Biblia como una simple historia es de un 26 por ciento, frente al 21 por ciento en 2014.
  • “El segmento más grande, el 47 por ciento , todavía piensa que la Biblia es la palabra inspirada de Dios... pero no todo lo que contiene debe tomarse literalmente".

¿Por qué deberíamos creer en la Biblia? Vea nuestro folleto ¿Es cierta la Biblia?

La tendencia humana es hacer a Dios a nuestra propia imagen, imaginarlo como una figura de abuelo que siempre es amoroso y generoso y nunca enojado ni exigente.

Pero el Dios revelado en Ezequiel, aunque ama, también tiene grandes expectativas. Él espera que los seres humanos vivan de acuerdo con sus leyes. Y definitivamente está enojado cuando rechazamos flagrantemente sus leyes, lo que nuestro mundo está haciendo cada vez más.

Como explicamos en nuestro folleto Estados Unidos, Gran Bretaña y la Mancomunidad en la profecía, estos países y otros de Europa occidental conforman la “Casa de Israel”, las “Tribus perdidas de Israel”, a quienes está principalmente dirigido el mensaje de Ezequiel. Si quiere saber por qué Dios está enojado con Estados Unidos no deje de leer nuestro artículo en línea.

¿Qué quiere Dios de nosotros?

¿Qué quiere Dios en realidad? No quiere castigar. No quiere que la gente muera (Ezequiel 18:32). En cambio, quiere:

  • Arrepentimiento: que dejemos de quebrantar sus leyes y, en cambio, busquemos obedecerle y agradarle (v. 30).
  • Corazones nuevos: Él quiere darnos su Espíritu Santo para que podamos tener sus leyes en nuestro corazones y mentes y tengamos el poder de vencer el pecado (v. 31).
  • Que clamemos a Él: Dios quiere que sintamos lo que Él siente por las cosas terribles que se están haciendo en nuestro mundo hoy y que oremos fervientemente para que el Reino de Dios venga a poner fin a este mundo malo y traiga paz y justicia (Ezequiel 9:4).
  • Que estemos alertas: Dios quiere que la gente permanezca en la brecha y apoye la obra de predicar las buenas nuevas de la Biblia (Ezequiel 22:30; 33:1-20).

A Ezequiel se le dijo que debía ser un atalaya, un vigía, y que si no entregaba la advertencia, la sangre de los demás caería sobre sí mismo. Esa es una gran responsabilidad, pero al mismo tiempo es una labor de amor para aquellos que, como Dios, quieren que todos los seres humanos se arrepientan y encuentren la solución real y duradera a los problemas de este mundo.

¡Dios es la solución! Jesucristo rescatará a este mundo de la autodestrucción (Mateo 24: 21-22). Y entonces "sabréis que yo soy el Eterno".

Lea más acerca de las profecías de lo que se avecina, en nuestra sección sobre el "Tiempos del fin". Y aprenda más acerca de lo que Dios quiere de nosotros en la sección "Arrepentimiento".

Sepa más

Como en los días de Noé: advertencias para nuestros días

Jesucristo dijo que los eventos del tiempo del fin serían semejantes a los de la época de Noé. ¿Cómo eran estas condiciones y por qué deberíamos preocuparnos?

×

Suscríbase a Discernir