Vida, Esperanza y Verdad
Suscríbase a nuestro Boletín de Noticias

La crisis venezolana divide al mundo

Por Sergio Carvajal

Venezuela es el epicentro que sacude a la región y deja una brecha grande de separación para el continente. En la medida en que la crisis se prolongue y las presiones populares aumenten, ese abismo se irá haciendo cada vez más grande y notorio. Hay que estar pendientes de las noticias sobre este tema durante las próximas semanas.

Manifestación en apoyo al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela

Se ahondan las diferencias en América Latina y el resto del mundo tras la ola de protestas populares que mantiene en jaque a Nicolás Maduro, junto a la proclamación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. América Latina está dividida entre los países que han reconocido como mandatario al presidente de la Asamblea Nacional y aquellos que mantienen el apoyo al actual gobernante en Venezuela.

En el contexto latinoamericano, muchos de los políticos que apoyan a Maduro son parte también de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), un organismo regional en franco declive y cuyo origen estuvo más marcado por cerrar filas en contra de Estados Unidos, que con el propósito de mejorar la vida de los habitantes del bloque.

En Cuba, gracias a la reciente llegada del internet para los equipos móviles, los ciudadanos están comparando con más rapidez las noticias sobre las manifestaciones en Venezuela que publican los medios independientes o extranjeros, con las fanfarrias triunfalistas y totalmente parciales que publican los periódicos y la prensa oficial. La cadena Telesur, controlada por el PSUV (Partido socialista unido de Venezuela) y que se transmite en la Isla de Cuba, ha hecho gala de un sesgo total a la hora de publicar lo que realmente sucede en Venezuela, lo cual está molestando hoy a muchos televidentes.

Sin embargo, más allá de las posiciones puntuales de cada gobierno, lo cierto es que América Latina vuelve a dividirse y a enfrentarse. Venezuela es el epicentro que sacude a la región y deja una brecha grande de separación para el continente. En la medida en que la crisis se prolongue y las presiones populares aumenten, ese abismo se irá haciendo cada vez más grande y notorio. Hay que estar pendientes de las noticias sobre este tema durante las próximas semanas.

Apoyo mundial a la causa democrática

Muchos son los países de Europa y del resto del mundo que han reconocido a Juan Guaidó como el presidente interino de Venezuela, y que le están dando su más amplio apoyo en este proceso de transición. Si bien la diplomacia no ha faltado con el gobierno de Maduro al solicitarle elecciones abiertas y democráticas al más corto plazo, ha sido precisamente esa negativa lo que ha llevado a que varios países manifiesten abiertamente su apoyo al presidente de transición y comiencen a trabajar junto a él para hacer llegar ayuda humanitaria y colaborar con todo lo necesario para realizar un cambio de gobierno.

Adicionalmente hay temor a que la ayuda humanitaria no pueda ingresar a Venezuela, ya que se han hecho pruebas piloto por todo el país y ya hubo intentos de sabotearla. Se prevé que haya una fuerte resistencia por parte del actual gobierno de Maduro, cuando miles o cientos de miles de voluntarios se dispongan a colaborar con el ingreso de la ayuda internacional al país. El pueblo apela a la conciencia de las Fuerzas Armadas para que se pongan del lado de la Constitución. Evitar u oponerse a dejar entrar la ayuda internacional sería considerado como un crimen a la humanidad.

Venezuela y su pesada deuda

Aun cuando varios países han reconocido a Juan Guaidó como legítimo presidente interino de Venezuela, ese respaldo no garantiza que un nuevo ejecutivo pueda mantener a Venezuela a flote.Aun cuando varios países han reconocido a Juan Guaidó como legítimo presidente interino de Venezuela, ese respaldo no garantiza que un nuevo ejecutivo pueda mantener a Venezuela a flote. Su deuda pública es un enorme lastre económico, muy difícil de sobrellevar. Recientemente, Guaidó les comunicó a los acreedores del Estado venezolano que buscaría renegociar esas obligaciones tan pronto Maduro se separe del poder. Inmediatamente después, la cotización de los bonos soberanos se disparó, al calor de la especulación de que Caracas honraría ─¡por fin!─ todos sus compromisos, recordando que el país cuenta con las mayores reservas de petróleo del mundo y valiosos yacimientos de oro, hierro y otros metales.

El ingeniero Guaidó, de 35 años, aseguró que no sería difícil obtener financiamiento ni llegar a acuerdos con los reclamantes, lo cual, a nivel internacional está por verse. El problema es que Venezuela les debe demasiado dinero a demasiadas instancias. Su deuda alcanza los 140 mil millones de dólares, hasta finales de 2018.

Tiempo de reflexionar

En la Palabra de Dios podemos encontrar muchos versículos para reflexionar y para aprender de lo que está pasando en nuestro hermano país de Venezuela. Proverbios 16:18 nos dice: “Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu”. La actitud de creer que lo que estamos haciendo está bien, aunque los frutos digan lo contrario, se llama soberbia. Esta actitud ha destruido a personas, a gobiernos y a naciones.

Es muy triste ver la condición del mundo de hoy, en donde vemos que se sigue corrompiendo el derecho y la justicia y se sigue castigando y subyugando a los mas débiles, pobres y desamparados de la Tierra.Desde los comienzos de la vida del hombre sobre la Tierra, vemos que la corrupción ha sido un mal endémico guiado por la soberbia y la avaricia. Génesis 6:11-12 dice: “Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra”. La corrupción en las personas y en los gobiernos lleva a una ganancia exagerada de algunos pocos, pero a la destrucción del bienestar general.

Es muy triste ver la condición del mundo de hoy, en donde vemos que se sigue corrompiendo el derecho y la justicia y se sigue castigando y subyugando a los mas débiles, pobres y desamparados de la Tierra. Pareciera que no hubiera solución. Pero la hay, y pronto vendrá a nosotros.

Necesitamos con urgencia que venga Jesucristo a la Tierra para traer verdadera paz, justicia y a instaurar “tiempos de refrigerio”. Le invitamos a leer nuestro artículo en Vida, Esperanza y Verdad titulado “Tiempos de refrigerio: ¿cómo van a venir?”, donde usted conocerá los alcances de la restauración general que Jesucristo hará aquí en la Tierra en su pronta venida. ¡No deje de leer acerca de estas “Buenas Nuevas” del Reino de Dios! ¡El mundo necesita a Dios urgentemente, aunque no se de cuenta!

Cuando Jesucristo retorne a la Tierra, establecerá un único gobierno mundial y Jerusalén será la capital. Desde ahí Él regirá a todos los pueblos, y desde ahí también enseñará su justicia verdadera a todo el mundo.

Isaías 1:26 nos señala, hablando de Jerusalén, la que será la capital del Reino de Dios: “Restauraré tus jueces como al principio, y tus consejeros como eran antes; entonces te llamarán Ciudad de justicia, Ciudad fiel”.

Si desea conocer más a cerca de cómo Dios hará su restauración sobre toda la Tierra, no deje de leer nuestro artículo titulado “La profecía de la restauración de todas las cosas”. ¡Grandiosas noticias nos esperan!

Sepa más

El Reino de Dios: un mensaje que el cristianismo ignora

Los relatos de los evangelios son muy claros acerca de cuál es el meollo del mensaje de Cristo. Sin embargo, el evangelio del Reino de Dios está casi totalmente ausente del cristianismo actual.

×

Discern is published every two months and is available in digital and print versions. Choose your preferred format to start your subscription.

Print subscriptions available in U.S., Canada and Europe

×

Please choose your region:

×

Suscríbase a Discernir

×
Fill out the form below to start your subscription.
×
Por favor, introduzca su nombre de pila.
Por favor ingrese su apellido.
Se requiere una dirección de correo electrónico válida.