Vida, Esperanza y Verdad

La importancia de la consejería prematrimonial

El matrimonio es una de las decisiones más importantes que vamos a tomar. ¿No tiene sentido que busquemos consejos sabios antes de embarcarnos en un viaje tan determinante en nuestras vidas?

Una de las pocas veces que recuerdo estar realmente nervioso fue el día en que me casé.

No me malinterpreten, amo a la mujer con la que me casé. De hecho, hemos sido esposos durante más de 30 años, y nuestro matrimonio sigue mejorando cada vez más en lo que a mí respecta. Si se le preguntan a ella, creo que les diría lo mismo. Y eso no quiere decir que al principio fuera malo tampoco.

La razón por la que estaba nervioso era simplemente debido a la inmensidad del momento y a que entendía el grado de compromiso que estaba haciendo con esta persona y con Dios.

La frase: “Sí, acepto” está destinada a ser de por vida

Como podrán ver, me enseñaron que el compromiso que estaba haciendo es para toda la vida. No es una prueba para ver si podemos hacer que funcione. Me enseñaron eso porque eso es lo que Dios enseña en la Biblia (Marcos 10:6-9).

Voy a suponer que, si usted está leyendo esto, también cree que la Biblia es la Palabra inspirada de Dios, algo por lo cual se debe vivir y debemos practicar. Así que, si nos vamos a casar sabiendo definitivamente que es para toda la vida, entonces nuestro enfoque del matrimonio puede ser muy distinto al de alguien que tenga una perspectiva diferente.

Las estadísticas actuales varían en cuanto al porcentaje de matrimonios que terminan en divorcio. Prácticamente todo el mundo está de acuerdo en que la tasa de divorcios ha bajado hoy en día con respecto a lo que era a finales del siglo XX. Sin embargo, una razón importante para ello es que hay menos personas que eligen casarse en primer lugar.

En cambio, muchas personas eligen vivir juntas (cohabitar) fuera del matrimonio. Muchos simplemente no valoran la institución del matrimonio. Desean algunos de los beneficios que vienen con el matrimonio, pero no ven que realmente no se puede experimentar la plenitud de esos beneficios estando fuera del matrimonio (ver “Viviendo juntos antes del matrimonio” y otros artículos en la sección de “Matrimonio” en este sitio).

La preparación es necesaria, para tener un matrimonio exitoso

¿Alguna vez ha oído hablar de un negocio muy exitoso sin preparación o planificación? ¿Qué tal si un equipo deportivo se convierte en campeón sin un plan de juego? Lo mismo podría decirse de un matrimonio maravillosamente exitoso: cuanto más planeamos o invertimos en la preparación antes de casarnos, mayores son nuestras probabilidades de tener éxito.

Tal vez usted tenga amigos que no creen que el matrimonio sea tan importante. Si ese es el caso, no es probable que aprecien la idea de que la consejería matrimonial es de gran beneficio. Por otro lado, si usted cree que el matrimonio es algo especial —si usted cree que Dios quiso que un hombre y una mujer se casaran y se convirtieran en uno (Mateo 19:4-6)— entonces usted puede apreciar fácilmente lo sabio que es obtener consejería matrimonial antes de casarse.

¿Qué es la consejería prematrimonial?

La consejería prematrimonial es una manera concreta de equiparlo a usted y a su futuro cónyuge para que tengan mayor éxito en su vida juntos como marido y mujer.La consejería prematrimonial es hablar con un ministro o consejero acerca de lo que se debe anticipar y preparar, tanto antes como después de casarse. Es una manera concreta de equiparlo a usted y a su futuro cónyuge para que tengan mayor éxito en su vida juntos como marido y mujer.

Esta consejería está diseñada para ayudarle a desarrollarse en las áreas del carácter que conducen a un matrimonio exitoso. Las probabilidades de vivir un matrimonio con un alto grado de paz y felicidad mejoran significativamente si ambos entienden la importancia de una relación saludable con Dios.

Lo mismo se puede decir cuando llegamos a comprender lo importante que es que nos comuniquemos unos con otros con amor y honestidad. Temas como el tono de voz pueden jugar un papel muy importante en nuestra capacidad de comunicarnos con éxito entre nosotros.

¿Qué hay del dinero? Muchos matrimonios han luchado mucho debido al estrés financiero. De hecho, los problemas financieros han sido la causa principal de que se acaben muchos matrimonios. La consejería prematrimonial puede ayudar a una pareja a desarrollar habilidades prácticas para hacer un presupuesto y así evitar posibles dolores de cabeza después de casarse.

A continuación, vamos a ver una lista de los temas que un buen consejero matrimonial probablemente va a abordar con usted durante la consejería:

  • Expectativas matrimoniales.
  • Habilidades de comunicación.
  • Resolución de conflictos.
  • Asuntos financieros.
  • Los niños y la crianza.
  • Creencias espirituales.
  • Actividades de ocio y pasatiempos.
  • Rasgos de personalidad.
  • Expectativas sexuales.
  • Antecedentes familiares.

Puede que estos no sean todos los temas que cubra su consejero, pero cuando lo piensa, cada una de estas áreas juega un papel fundamental si queremos tener un matrimonio feliz.

Podría ser bueno preguntar a los posibles consejeros cuál es su enfoque y especialidad antes de decidir acerca de uno de ellos. Si usted le da importancia a la Biblia, puede ser muy útil buscar un ministro que crea en la Biblia con entrenamiento en consejería matrimonial.

¿Cuándo debe comenzar la consejería prematrimonial?

Así como toma tiempo encontrar el lugar que usted desea para su boda, enviar invitaciones, comprar o alquilar su atuendo, encontrar un servicio de alimentos y bebidas, un fotógrafo y ahorrar el dinero para todo, lo ideal es que la consejería prematrimonial comience con meses de anticipación. Francamente, se podría decir que la consejería debe comenzar antes de que usted se comprometa.

¿Por qué? ¿Qué pasa si usted va a la terapia y descubre algo que obviamente va a ser un obstáculo entre usted y su pareja? Claro, puede que no sea probable que eso suceda, pero a veces sí. Romper un compromiso no siempre es fácil y puede ser muy estresante.

La decisión de cuándo buscar consejería es suya, pero hacerlo con suficiente antelación a la fecha de su matrimonio le da tiempo para concentrarse en la preparación adecuada para un matrimonio sólido antes de la agitada preparación para la ceremonia de la boda en sí.

El matrimonio es especial para Dios, y debe serlo para nosotros

En Hebreos 13:4 se nos dice: “Honroso sea en todos el matrimonio”. Proverbios 5:18 nos recuerda que “alégrate con la mujer de tu juventud”. Y en Génesis 2:24: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”. Está claro que Dios quiso que los seres humanos experimentaran y disfrutaran de una vida maravillosa juntos como marido y mujer. Pero no “simplemente sucede”. Se necesita trabajo para tener un matrimonio lleno de éxito, amor y alegría.

Ningún matrimonio está exento de desafíos o dificultades porque somos seres humanos imperfectos. Sin embargo, una manera de mejorar nuestras posibilidades de tener un matrimonio exitoso, es tener una consejería prematrimonial con un ministro calificado o un consejero matrimonial y familiar mucho antes de decir “sí, acepto”.

Para más información acerca de la preparación para el matrimonio, ver “Tres ‘No’ antes de decir ‘Sí, acepto’”.

Continuar leyendo

×

Discern is published every two months and is available in digital and print versions. Choose your preferred format to start your subscription.

Print subscriptions available in U.S., Canada and Europe

×

Please choose your region:

×

Suscríbase a Discernir

×
Fill out the form below to start your subscription.
×
Por favor, introduzca su nombre de pila.
Por favor ingrese su apellido.
Se requiere una dirección de correo electrónico válida.