Vida, Esperanza y Verdad

Mujeres de Fe

La Biblia habla muy bien de aquellos que tuvieron fe. Hay muchos ejemplos de mujeres de fe y podemos aprender mucho al estudiar sus historias.

¿Quién no ha escuchado acerca de Sara? Ella era la esposa de Abraham, y su fe está registrada en Hebreos 11:11: Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aún fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido”.

¿Qué es fé?

Fe es “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1). Sara estaba muy por encima de la edad para concebir, y sin embargo ella tuvo a Isaac tal como Dios había dicho. Ella creyó que Dios era fiel a lo que había prometido.

La Biblia registra las historias de muchas mujeres de fe, tal como Sara—mujeres que creyeron y confiaron en Dios. Podemos encontrarlas a lo largo de las Escrituras.

Por ejemplo, la historia de Rahab la encontramos en Josué 2 y ella—una gentil—es mencionada nuevamente en Hebreos 11:31 como alguien que tenía fe: “Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz”.

Los ejemplos de mujeres tanto israelitas como gentiles que tenían fe, abundan. Una de las declaraciones más fascinantes de la fe la encontramos en Hebreos 11:35: “las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección, más otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección”.

¿Quiénes fueron estas mujeres? El autor de Hebreos no nos lo dice específicamente, pero hay por lo menos cuatro mujeres de la Biblia que fueron testigos de la resurrección de sus hijos. Tal vez no leamos con frecuencia estas cortas historias, pero en cada caso, la fe de estas mujeres y de aquellos a su alrededor aumentó, y leer la historia de sus experiencias nos puede ayudar a tener fe en Dios.

Mujeres cuyos hijos fueron resucitados

1. La viuda de Sarepta.

Su hijo había enfermado gravemente y había muerto, entonces, el profeta Elías “clamó al Eterno y dijo: Eterno Dios mío, te ruego que hagas volver el alma de este niño a él. Y el Eterno oyó la voz de Elías, y el alma del niño volvió a él, y revivió. Tomando luego Elías al niño, lo trajo del aposento a la casa, y lo dio a su madre, y le dijo Elías: Mira, tu hijo vive. Entonces la mujer dijo a Elías: Ahora conozco que tú eres varón de Dios, y que la palabra del Eterno es verdad en tu boca” (1 Reyes 17:21-24).

2. La mujer sunamita.

Su hijo fue un milagro de Dios. Ella no había podido concebir; pero con la bendición de Dios, finalmente tuvo un hijo.

Cuando su hijo era joven, súbitamente se enfermó y murió. Ella lo acostó en la cama donde Eliseo dormía cuando viajaba por esa área. “Y venido Eliseo a la casa, he aquí que el niño estaba muerto tendido sobre su cama. Entrando él entonces, cerró la puerta tras ambos, y oró al Eterno. Después subió y se tendió sobre el niño, poniendo su boca sobre la boca de él, y sus ojos sobre sus ojos, y sus manos sobre las manos suyas; así se tendió sobre él, y el cuerpo del niño entró en calor. Volviéndose luego, se paseó por la casa a una y otra parte, y después subió, y se tendió sobre él nuevamente, y el niño estornudó siete veces, y abrió sus ojos. Entonces llamó él a Giezi, y le dijo: Llama a esta sunamita. Y él la llamó. Y entrando ella, él le dijo: toma tu hijo. Y así que ella entró, se echó a sus pies, y se inclinó a tierra; y después tomó a su hijo, y salió” (2 Reyes 4:32-37).

3. Jairo y su esposa.

Jairo era uno de los dirigentes en la sinagoga. Él vino a Jesús y le pidió que sanara a su hija que estaba enferma. Más tarde ella murió, pero Jesús todavía quiso ir con él a la casa.

“Mas él, echando fuera a todos, tomó al padre y a la madre de la niña, y a los que estaban con él, y entró donde estaba la niña. Y tomando la mano de la niña, le dijo: Talita cumi; que traducido es: Niña, a ti te digo, levántate. Y luego la niña se levantó y andaba, pues tenía doce años. Y se espantaron grandemente” (Marcos 5:40-42).

4. La viuda de Naín

Ella perdió su único hijo. Jesús fue movido a compasión y por su bien, le resucitó a su hijo.

“Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a enterrar a un difunto, hijo único de su madre, la cual era viuda; y había con ella mucha gente de la ciudad. Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores. Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate. Entonces se incorporó el que había muerto, y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre. Y todos tuvieron miedo, y glorificaban a Dios, diciendo: Un gran profeta se ha levantado entre nosotros, y: Dios ha visitado a su pueblo” (Lucas 7:12-16).

El amor de una mujer por su hijo es muy fuerte. En estos cuatro casos, las mujeres fueron testigos de la resurrección de sus hijos; y por lo que ellas y otros vieron, su fe fue fortalecida.

¿Cómo no va a ser más grande la época en la que todas las mujeres van a recibir sus muertos de vuelta a la vida? Esta es la promesa que Jesús hizo a sus discípulos: “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz” (Juan 5:28-29).

Esta es la esperanza de todos—¡la resurrección de los muertos! Se necesita fe para creer que esto va a pasar.

Otras mujeres de fe

La Biblia registra otras mujeres que también tuvieron fe: la reina Ester, Débora, Jael, Ruth, Ana, Dorcas y María, la madre de Jesús.

La historia de estas y otras mujeres de fe las mencionaremos en futuros artículos. Revise este sitio con frecuencia y aprenda cómo éstas mujeres confiaron en Dios y creyeron en sus caminos.

Continuar leyendo

×

Discern is published every two months and is available in digital and print versions. Choose your preferred format to start your subscription.

Print

Print subscriptions available in U.S., Canada and Europe

×

Suscríbase a Discernir

×
Fill out the form below to start your subscription.
×
Por favor, introduzca su nombre de pila.
Por favor ingrese su apellido.
Se requiere una dirección de correo electrónico válida.