¡Alemania resurge!

Por más de 70 años la Iglesia de Dios ha estado anunciando que el pueblo Alemán se volverá a levantar para convertirse en el principal líder militar y económico dentro de la Unión Europea (UE), que pronto estará conformada por diez líderes poderosos que unidos establecerán “un nuevo orden mundial”.

El señor Herbert W. Armstrong, en la revista La Pura Verdad, escribió enfáticamente sobre las profecías que anuncian este nuevo orden mundial. Él lo escribió inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, precisamente cuando Alemania se encontraba casi totalmente destruida por los bombardeos de Estados Unidos y los países aliados. En aquél entonces las miradas escépticas y burlas hacia la revista La Pura Verdad no faltaron. Hoy, sin embargo, nadie se ríe. El mundo ha dado un giro brusco de 180 grados y vemos a Alemania surgiendo de nuevo como principal protagonista en los asuntos internacionales dentro del grupo de naciones que conforma la UE —mencionado proféticamente en la Biblia como “la bestia”.

Hoy sólo Alemania puede llenar el vacío de liderazgo que Estados Unidos ha ido dejando, porque es el único país dentro de la UE que cuenta con la población y la economía lo suficientemente fuerte para hacerlo. Después de más de medio siglo, la memoria del terrible papel que jugó Alemania en la Segunda Guerra Mundial se ha ido borrando en las mentes de los europeos y del mundo occidental. Muy a pesar de los intentos de mantener vivas en la memoria las atrocidades que se cometieron, hoy en día Alemania es vista como un país prometedor y progresista en el juego internacional, económicamente estable y políticamente fuerte. Las nuevas generaciones, en su mayoría, no relacionan el término “alemán” con la palabra “nazi”. Estos conceptos son hoy históricamente vagos e irrelevantes. Los pueblos desconocen el papel profético que Alemania jugará en el futuro y caminan en la oscuridad, acercándose peligrosamente a lo que será el enemigo mortal de Estados Unidos y de los países de habla inglesa.

Las decisiones y afirmaciones del presidente estadounidense Donald Trump sobre retirar a su país de varias organizaciones de carácter internacional, han hecho que su país deje de ser visto como el líder del mundo en muchos aspectos. Esto ha catapultado a Alemania a contemplar seria y oportunamente en llenar el vacío de poder para proveer estabilidad y seguridad a la UE. No parece haber muchos otros países que tengan la capacidad de hacerlo. A Francia le gustaría poder asumir esa posición, pero su inestabilidad económica no se lo permite y la fluctuación política y malas decisiones del pasado le están ahora afectando fuertemente. China también pudiera envestirse con el liderazgo, pues el presidente Trump abrió un hueco al salirse del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP por sus siglas en inglés), pero no parece tener tanta aceptación como la influencia que está adquiriendo la UE, que va creciendo en popularidad y en fuerza política, económica y, muy pronto, militar.

El Reino Unido está fuera del juego por su famoso intento de salir de la UE, conocido como“Brexit”, para seguir conservando su soberanía nacional.Y aunque la ambigüedad política de Inglaterra se hizo notoria en la elección de este pasado 8 de junio, cuando se vio que sus ciudadanos no saben hacia dónde dirigirse, los estudiosos de la Biblia entienden que Gran Bretaña eventualmente saldrá de la UE totalmente, por ser un pueblo descendiente de Jacob (Israel).

Alemania comienza a convertirse en el principal protagonista y cabeza de la “bestia” profética que comenzará, poco a poco, a asomarse desde las profundidades de la confusión política de este mundo. Este país está actualmente encabezado por la señora Ángela Merkel, quien ha demostrado su gran capacidad como líder que ha sido probada desde el 2005, cuando fue elegida. Su puesto lo ha estado ejerciendo ininterrumpidamente hasta el día de hoy. Muchos la comparan con Margaret Thatcher, llamándola “la nueva dama de hierro”, por la firmeza en sus convicciones y su seguridad en las políticas internacionales.

¿Qué papel jugará Alemania en los acontecimientos proféticos del tiempo del fin?

Hoy en día vemos la formación de lo que muchos llaman “un nuevo orden mundial” y su existencia estriba en el deseo de lograr la cooperación internacional para crear un gobierno mundial más fuerte y más seguro. La Biblia nos revela que este “nuevo orden mundial”, este gobierno mundial o unión de naciones conocido proféticamente como “la bestia”, será la última resurrección del antiguo Imperio Romano. Nos advierte que, con el tiempo, impondrá su “marca”, rechazando así  los mandamientos divinos de Dios —en particular el cuarto mandamiento que se refiere a la observancia del día sábado como verdadero día de reposo.

Tarde o temprano la bestia ordenará que se trabaje en el  día sábado y legislará que el domingo sea el día oficial de descanso. Esa será su marca. Esta manipulación satánica será respaldada por un líder religioso conocido proféticamente como “el falso profeta”, quien también surgirá en Europa y le dará aún más poder a la bestia. El falso profeta encabezará a la falsa iglesia y engañará a todo el mundo, haciéndolo adoptar “la marca de la bestia”.

Satanás, quien estará detrás de este “nuevo orden mundial”, dotará al resucitado Imperio Romano de fuerza y autoridad. Será esta mancuerna político-religiosa con la que trabajará para engañar al mundo entero. Para imponer su voluntad requerirán una gran fuerza militar que los respalde, y ésa será liderada por Alemania.  La moderna Alemania se formó de los antiguos asirios, y Asiria es mencionada en la Biblia como el báculo de corrección en manos de Dios.

Muchos verdaderos cristianos en el futuro adoptarán el domingo como día de reposo,  dejando de portar la señal que los identifica como pueblo de Dios, el día sábado. Serán forzados a hacerlo bajo amenaza de extinción, en forma igual o peor que como sucedió en la Segunda Guerra Mundial. Miles de verdaderos cristianos sufrirán una terrible persecución a manos de este “nuevo orden mundial” por obedecer el cuarto mandamiento de Dios.

Por esta razón aquí, en VidaEsperanzayVerdad.org, estamos tan vigilantes de lo que sucede en Europa en general y en Alemania en particular. Los cambios que se están dando en el mundo apuntan claramente al resurgimiento del antiguo Imperio Romano, y con él, un líder que hará que Hitler se vea como un niño de párvulos.

Pronto surgirá de nuevo el “Sacro Imperio Romano” y hará que sus habitantes reciban “la marca de la Bestia” adoptando el domingo como día oficial de descanso semanal en todo el imperio. La iglesia romana no ha logrado aún que la toda la gente reciba esta marca, porque no tiene el poder para obligar a que todo el mundo lo haga. Pero cuando se conformen los profetizados diez líderes en Europa y hagan alianza con la iglesia convirtiéndola en la religión oficial del imperio, cuando cuente con el fuerte respaldo militar de un país que ha sido bélico desde sus inicios, entonces impondrá sus tradiciones sobre todos.

El “nuevo orden mundial” se tornará en algo que apresurará el fin de esta era. La destrucción será tan grande que si Cristo no retornara para salvarnos, no quedaría ninguno vivo: “Porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados” (Mateo 24:21-22). Devastadores serán los días que este mundo tendrá que enfrentar en el no muy distante futuro. ¿Estará usted listo?