Vida, Esperanza y Verdad

Versiculos Para Meditar

Abraham da los diezmos a Melquisedec

Génesis 14:18-20  

Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo.

El libro de Hebreos revela que Melquisedec no sólo era “Sacerdote del Dios Altísimo”, sino que era realmente el Eterno, el que vendría como Jesucristo (Hebreos 7:1-3; ver también el Salmo 110:4).

Abram (cuyo nombre después fue cambiado a Abraham) había sido bendecido por Dios al recuperar a Lot y los otros que habían sido llevados cautivos. Así Abram dio a Melquisedec el diezmo del botín. Ésta es la primera mención de la práctica de diezmar —dar la décima parte de nuestro ingreso a Dios— en la Biblia.

Nuestra Creencia Fundamental “15. Diezmar” cubre el tema del diezmo, el cual dice:

“Diezmar es ordenado por Dios. Por medio del diezmo, uno honra a Dios con sus bienes materiales y ayuda a la predicación del evangelio, provee para las necesidades físicas de la Iglesia y cuida de los miembros que lo necesitan. Un diezmo especial para las fiestas hace posible que uno pueda asistir a las fiestas ordenadas por Dios”.

Cubriremos otros versículos relacionados con el diezmo la próxima semana.

Para más información acerca de esto vea nuestro artículo “Diezmar: ¿Qué es?” Ver también nuestro artículo acerca de Proverbios 3:9-10, “Honra al Eterno con tus bienes”.