Vida, Esperanza y Verdad

El Diluvio bíblico: ¿realidad o ficción?

El Diluvio bíblico es una de las historias más conocidas de la Biblia. Pero no es sólo una historia. Hay evidencia fuera de la Biblia de que el diluvio realmente sucedió.

Una de las historias más controvertidas de la Biblia es la del Diluvio de Noé. Es una historia triste porque toda la humanidad, excepto ocho personas, murieron en las aguas que inundaron la Tierra. Hoy en día muchos estudiosos y científicos descartan este relato bíblico como una simple leyenda. Muchos dicen que la historia se cambió y exageró a lo largo de los siglos.

Este artículo va a analizar algunas de las objeciones a la historia del Diluvio Bíblico, así como algunas evidencias externas de las tradiciones culturales alrededor del mundo y del registro geológico.

¿Universal o local?

Algunos que dicen creer que el Diluvio ocurrió no creen que haya cubierto toda la Tierra. Sugieren que fue una inundación local.

Sin embargo, la evidencia bíblica y externa apunta a una inundación universal. La Biblia dice claramente: “Y fue el diluvio cuarenta días sobre la tierra; y las aguas crecieron, y alzaron el arca, y se elevó sobre la tierra. Y subieron las aguas y crecieron en gran manera sobre la tierra; y flotaba el arca sobre la superficie de las aguas. Y las aguas subieron mucho sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos. Quince codos más alto subieron las aguas, después que fueron cubiertos los montes” (Génesis 7:17-20).

Algunos escépticos tienen como argumento que la palabra hebrea erets se refiere a un país o territorio, no a toda la Tierra. Citan escrituras como Génesis 10:10 (“tierra [erets] de Sinar”) y Deuteronomio 34:2, donde erets se usa para referirse a la tierra de Efraín, Manasés y Judá.

En realidad, erets tiene una serie de significados, incluyendo suelo, superficie, los habitantes de una tierra, así como un país. Sin embargo, la definición primaria dada en los diccionarios es tierra, refiriéndose a la tierra entera (ver El nuevo diccionario hebreo-inglés de Brown-Driver-Briggs-Gesenius y El diccionario de estudio completo de palabras del Antiguo Testamento).

Los únicos versículos que usan la palabra erets antes del relato del diluvio están en Génesis 1. (Ver versículos 2, 10, 11, 12, 24.) Claramente estos se refieren a toda la Tierra, no a un país. Génesis 8:9 dice, “Envió también de sí una paloma, para ver si las aguas se habían retirado de sobre la faz de la tierra” (énfasis añadido).

La Biblia nos da otra indicación de la naturaleza universal del Diluvio cuando afirma que el arca se posó sobre los “montes de Ararat”. El centro del distrito está a unos 1.830 metros de altura (The Revell Bible Dictionary [El diccionario bíblico de Revell], p. 83).

Muchos no se dan cuenta, pero la mayoría de la gente en la Tierra vive cerca del nivel del mar. Si el agua tuviera sólo 300 metros de profundidad, cubriría gran parte de la Tierra. El agua siempre busca su propio nivel, entonces los niveles del océano en todo el mundo aumentarían en la misma cantidad. Los efectos no serían sólo una catástrofe local, como algunos han intentado sugerir. ¡Tendría consecuencias a nivel mundial! Y la Biblia dice claramente que era mucho más profundo que eso.

Las Escrituras también predice claramente que en los tiempos del fin muchos ya no creerán en la veracidad del Diluvio bíblico. Pedro escribe: “Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua” (2 Pedro 3:5-6). La evidencia indica que estamos viviendo en los tiempos del fin, así que no debemos sorprendernos de que muchos eruditos modernos no crean que el Diluvio ocurrió como dice las Escrituras.

Otro problema para los que dicen que el Diluvio fue local es el arca. ¿Por qué construir un arca si usted y su familia se pueden salvar mudándose a unos cientos de kilómetros? A Lot se le ordenó que se moviera cuando Dios decidió destruir Sodoma y Gomorra. ¿Por qué Dios le habría ordenado a Noé que construyera esta arca gigante si el Diluvio iba a ser sólo un fenómeno local? ¡La historia no tendría sentido!

El diseño del arca: ¿era lo suficientemente grande?

Algunos se preguntan si el arca era lo suficientemente grande para salvar a todos los animales. Pero la Biblia nos dice que el tamaño del arca era increíble. Si el codo fuera de 46 cms, el arca tendría 137 metros de largo, 23 metros de ancho y 14 metros de alto (Génesis 6:15). ¡Éste es un barco muy grande! Los modelos del arca han sido construidos y probados en un laboratorio, y se ha encontrado que su diseño es estable en aguas muy agitadas. (Lea más acerca de la navegabilidad del diseño del arca en nuestro artículo “Dios y la ciencia”.)

Con ese tamaño, el arca habría transportado fácilmente a todos los animales que respiraban aire que necesitaban ser salvados. “La mayoría de los animales no son muy grandes. El tamaño promedio de todos los animales es el tamaño de una oveja, algunos dicen que es el de un pequeño roedor. Un vagón de un tren puede transportar unas 240 ovejas. Esto significa que [incluso si hubiera] 40.000 animales [podrían] caber en 167 vagones. La capacidad total del arca era de 569 autos. Los 40.000 animales requerirían menos del 30 % del espacio del arca. En otras palabras, todos los animales podían caber en sólo uno de los tres pisos del arca. Esto dejaría el otro 70 % del espacio del arca para la familia de Noé, comida, provisiones y equipaje” (Arnold C. Méndez, “El tamaño del arca”).

Si el relato bíblico del Diluvio es cierto y la humanidad emigró de los montes de Ararat después del Diluvio, es de esperar que otras versiones de la historia se encuentren fuera de la Biblia. Esto es exactamente lo que ha ocurrido.Ahora veamos algunas de las evidencias externas del Diluvio.

Historias de diluvios fuera de la Biblia

Si el relato bíblico del Diluvio es cierto y la humanidad emigró de los montes de Ararat después del Diluvio, es de esperar que otras versiones de la historia se encuentren fuera de la Biblia. Esto es exactamente lo que ha ocurrido.

Mark Isaak reunió más de 200 historias acerca de diluvios en su página web “Historias de diluvios de todo el mundo”. Por ejemplo, los griegos hablan de que Deucalión construyó un arca para escapar del diluvio enviado por Zeus y llevó a cabo sacrificios y ofrendas a Zeus cuando cesaron las lluvias.

Los babilonios cuentan que Atrahasis construyó un arca para salvar a los animales y a su familia de una inundación enviada por los dioses. “Cuando llegó la tormenta, Atrahasis selló la puerta con betún y cortó la cuerda del barco.” Después, Atrahasis hizo una ofrenda a los dioses.

Los apaches de Jicarilla del noreste de Nuevo México tienen la tradición de que “Dios le dijo a un anciano y a una anciana que llovería 40 días y 40 noches”.

Muchas de estas historias tienen algunas similitudes con el relato bíblico, tales como:

  • La gente fue destruida como consecuencia de su maldad.
  • Se construyó un gran barco.
  • Los animales fueron salvados en el barco.
  • Se hizo un sacrificio a un dios.

También hay diferencias obvias porque estas historias fueron usadas por las religiones paganas para contar cómo sus dioses influenciaron a la humanidad.

De todos los relatos, “sólo el registro del Génesis indica con la exactitud de un diario de navegación la fecha del inicio del Diluvio” y muchos otros detalles específicos (Gleason L. Archer, New International Encyclopedia of Bible Difficulties [Nueva enciclopedia internacional de dificultades bíblicas], p. 83). En comparación con otros relatos, “el relato hebreo está redactado en términos de una historia sobria y un registro preciso que refleja una fuente derivada de las personas que realmente estuvieron involucradas en esta aventura” (p. 84).

Evidencia geológica

¿Podemos encontrar evidencia del Diluvio en los estratos geológicos? Hoy en día muchos científicos piensan que la geología no tiene evidencia de un diluvio universal ocurrido hace sólo miles de años. ¿Por qué? En parte debido a cómo datan el registro fósil (más acerca de eso en la siguiente sección).

La mayoría de la gente no piensa en el hecho de que los fósiles sólo se forman en circunstancias especiales. Los fósiles no se forman normalmente hoy en día. Generalmente necesitan ser enterrados por algún tipo de catástrofe para ser preservados en las rocas.

ScienceViews.com explica: “Los fósiles se forman de diferentes maneras, pero la mayoría se forman cuando una planta o un animal muere en un ambiente acuoso y es enterrado en lodo y cieno. Los tejidos blandos se descomponen rápidamente dejando atrás los huesos duros o las conchas. Con el tiempo, el sedimento se acumula en la parte superior y se endurece hasta convertirse en roca. A medida que los huesos se descomponen, los minerales se filtran reemplazando el material orgánico célula por célula en un proceso llamado ‘petrificación’. Sucesivamente, los huesos se pudren completamente dejando un molde del organismo. El vacío que queda puede entonces llenarse de minerales haciendo una réplica de piedra del organismo”.

Observe que la mayoría de los fósiles se forman después de ser enterrados en un “ambiente acuoso”. Esto es exactamente lo que uno esperaría encontrar en la tierra si fuese cubierta de agua durante aproximadamente un año. Las lluvias torrenciales, los ríos y las corrientes involucradas en un diluvio universal habrían enterrado muchos de los cadáveres de las criaturas que murieron en la inundación. Si un animal muere en condiciones normales, usualmente no es enterrado y no se forma ningún fósil. Así que un diluvio universal en la época de Noé podría explicar parte del registro fósil.

Por ejemplo, varios aspectos geológicos dan evidencia de violentos movimientos de marea que podrían haber sido causados cuando “fueron rotas todas las fuentes del grande abismo” junto con el diluvio cataclísmico (Génesis 7:11).

“Quizás las evidencias más sorprendentes de la violencia del Diluvio en toda la Tierra se encuentren en la asombrosa profusión del Pleistoceno o animales recientes cuyos huesos han sido descubiertos en un estado de separación violenta en varias fisuras osíferas que han sido excavadas en varios lugares de Europa y Norteamérica.

“Rehwinkel (El Diluvio) indica que estas fisuras ocurren incluso en colinas de considerable altura, y se extienden a una profundidad entre los 40 y 90 metros. Debido a que ningún esqueleto está completo, es seguro concluir que ninguno de estos animales (mamuts, osos, lobos, bueyes, hienas, rinocerontes, uros, ciervos y muchos otros mamíferos más pequeños) cayeron vivos dentro de estas fisuras y no fueron arrastrados allí por los arroyos. Sin embargo, debido a la cementación por calcita de estos huesos heterogéneos juntos, necesariamente deben haber sido depositados bajo el agua” (Archer, pp. 82-83).

Sin embargo, no estamos diciendo que el Diluvio de Noé por sí solo sea suficiente para explicar todo el registro fósil. Tanto la Biblia como la geología dan indicaciones de múltiples cataclismos durante la larga historia de la Tierra. De hecho, la Biblia no registra uno, sino dos diluvios en el mundo. El primero está registrado en Génesis 1:2, cuando “ Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas…”.

Las Escrituras dicen que, en el segundo día, Dios separó las aguas de arriba y de abajo, creando la atmósfera, y en el tercer día Él reunió las aguas en los mares y creó la tierra seca (Génesis 1:6-10). (Para una discusión acerca de la edad de la Tierra de acuerdo a la Biblia y para indicaciones bíblicas de una creación preadánica, vea nuestros artículos “La teoría de la brecha” y “¿Cuánto duraron los ‘días’ en Génesis 1?”).

Métodos de datación defectuosos

¿Por qué el escepticismo acerca del Diluvio? En parte se debe a los métodos de datación que utilizan los geólogos actualmente. Cuando los científicos examinan los fósiles encontrados en varias capas de roca en la Tierra, generalmente utilizan métodos de datación radiométrica para tratar de determinar su antigüedad.

Hay evidencia de que algunas de las capas superiores del registro fósil han sido datadas con demasiada antigüedad. Hay serios problemas con los métodos de datación utilizados para algunos de los estratos. Esto es especialmente cierto en el caso de los fósiles que tienen más de 4.000 años de antigüedad. David Rohl dice en su libro Faraones y Reyes: “El arqueólogo israelí A. Mazar se niega a utilizar la datación C-14 para los restos arqueológicos palestinos del cuarto y tercer milenio a.C.” (p. 385).

Para más información acerca de los problemas con la datación por carbono-14, vea nuestro artículo “Métodos de datación geológica”.

Los métodos de datación no proporcionan evidencia concluyente en contra de un diluvio universal. Ahora los científicos creen que las catástrofes ocurrieron en el pasado y una de ellas causó la extinción de los dinosaurios. Hay evidencia en el registro bíblico y geológico que claramente indica que ha ocurrido más de un desastre en la historia de la Tierra, y creemos que el Diluvio durante los días de Noé fue el más reciente.

Una señal más

Como hemos visto, hay evidencia significativa dentro y fuera de la Biblia de que el Diluvio ocurrió y fue universal. Y Dios nos dio una señal más como prueba del Diluvio y una promesa de que nunca más enviaría un diluvio universal: ¡el arco iris!

“Y sucederá que cuando haga venir nubes sobre la tierra, se dejará ver entonces mi arco en las nubes. Y me acordaré del pacto mío, que hay entre mí y vosotros y todo ser viviente de toda carne; y no habrá más diluvio de aguas para destruir toda carne” (Génesis 9:14-15).

Lea más acerca de la historia del Diluvio y sus lecciones para hoy en “Historias de la Biblia: ‘Noé y el Diluvio’” y “Como en los días de Noé: advertencias para nuestros días”.

Continuar leyendo

×

Discern is published every two months and is available in digital and print versions. Choose your preferred format to start your subscription.

Print subscriptions available in U.S., Canada and Europe

×

Please choose your region:

×

Suscríbase a Discernir

×
Fill out the form below to start your subscription.
×
Por favor, introduzca su nombre de pila.
Por favor ingrese su apellido.
Se requiere una dirección de correo electrónico válida.