Vida, Esperanza y Verdad

Preguntas y respuestas acerca de la Pascua bíblica

Por Erik Jones

¿Hay diferencia entre las celebraciones religiosas de la Semana Santa y la Pascua bíblica? ¿Qué deberían celebrar los cristianos? Esta publicación habla de ésta y otras preguntas en relación a la Pascua bíblica.

Si mira su calendario para marzo o abril, probablemente verá marcada la "Pascua judía" por un lado y la “Semana Santa” por otro. Muchas personas piensan en la Pascua bíblica como simplemente una festividad nacional judía que conmemora la salida de Israel de Egipto, tal como se encuentra en el libro de Éxodo. Alrededor de esta temporada, la televisión suele retransmitir la película “Los Diez Mandamientos”, un film épico de 1956 que narra el éxodo de Israel, protagonizado por Charlton Heston y Yul Brynner. Al mismo tiempo la mayoría de las personas piensan que la Pascua cristiana está representada en el “viernes santo” con la muerte de Cristo y su resurrección en el domingo de la llamada “Semana Santa”. Este período también se conoce como “Pascua de resurrección”.

¿Pero sabía usted que, en toda la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, se menciona la Pascua bíblica y que es diferente a la llamada “Pascua de resurrección”? Entonces, ¿por qué la mayoría de los cristianos no celebran la Pascua bíblica? ¿Deberían hacerlo?

Esta publicación responderá algunas preguntas frecuentes acerca de la Pascua bíblica.

Pregunta 1: ¿Qué es lo que celebra la Pascua bíblica? ¿No celebra que los israelitas fueron "pasados ​​por alto" y protegidos de la décima plaga en Egipto?

Sí, cuando se introdujo la Pascua bíblica, conmemoraba la noche en que Dios realizó la décima y última plaga contra el antiguo Egipto. La Real Academia Española señala que la palabra Pascua aparece en latín como pascha, y en hebreo como pésaj. Y significa básicamente "pasar por alto".

A lo largo de sus generaciones, los israelitas debían celebrar la Pascua bíblica para recordar cómo Dios los libró de la esclavitud en Egipto. Dios causó la muerte de los primogénitos de Egipto, una plaga que probablemente cobró millones de vidas en toda la Tierra. Dios libraría a los israelitas de esta plaga solamente si pintaban con sangre de cordero los dinteles de las puertas de sus viviendas (Éxodo 12:7, 12-13).

A lo largo de sus generaciones, los israelitas debían celebrar la Pascua bíblica para recordar cómo Dios los libró de la esclavitud en Egipto. Esa noche, los israelitas también recibieron instrucciones de ingerir una comida especial y prepararse para salir de Egipto al día siguiente (versículos 8-11). Dios declaró que esta observancia era "la Pascua del Eterno" (versículo 11). Les ordenó que la observaran "en memoria", como "fiesta solemne para el Eterno durante vuestras generaciones" y "un estatuto perpetuo" (versículo 14).

Años más tarde, Dios reforzó la observancia de esta fiesta en la lista formal de fiestas de Dios dada a Moisés: "En el mes primero, a los catorce del mes, entre las dos tardes, pascua es del Eterno" (Levítico 23:2, 5).

A lo largo de sus generaciones, los israelitas debían celebrar la Pascua bíblica para recordar cómo Dios los libró de la esclavitud en Egipto. Este fue el significado original de la observancia. Muchos judíos de todo el mundo entienden y observan esto todavía.

Estos eventos también son significativos para los cristianos bíblicos, que son llamados "el Israel de Dios" (Gálatas 6:16) y son liberados de la esclavitud del pecado (Romanos 6:7). Pero, como veremos, la Pascua bíblica tiene un significado aún más profundo para los cristianos de hoy.

Pregunta 2: ¿Celebró Jesús la Pascua bíblica?

Sí, Jesús observó la Pascua durante toda su vida.

Lucas registra que Jesús y su familia observaron la Pascua bíblica fielmente: "Iban sus padres todos los años a Jerusalén en la fiesta de la pascua" (Lucas 2:41).

Uno de los relatos más famosos de la infancia de Jesús, cuando se separó de sus padres y lo buscaron frenéticamente, y finalmente lo descubrieron hablando de la Biblia en el templo, tuvo lugar inmediatamente después de que Jesús y su familia habían observado la Pascua en Jerusalén (versículos 42-50).

Jesús observó la Pascua literalmente hasta el día en que murió. Celebró la Pascua con sus discípulos la noche en que fue traicionado y arrestado (Mateo 26:2, 17-19; Lucas 22:15).

Para obtener más información acerca de los días de fiesta que Jesús celebró a lo largo de su vida, lea "Escondidas a plena vista: las fiestas que Jesús guardó".

Pregunta 3: ¿Hay una conexión entre Jesús y la Pascua bíblica?

Sí, la Biblia establece un fuerte vínculo entre la Pascua y la muerte de Jesucristo. Al juntar las escrituras, vemos que los eventos de la primera Pascua presagiaron la muerte de Jesucristo. Observe los siguientes paralelos:

Al juntar las escrituras, vemos que los eventos de la primera Pascua presagiaron la muerte de Jesucristo.Al juntar las escrituras, vemos que los eventos de la primera Pascua presagiaron la muerte de Jesucristo. Los israelitas estaban esclavizados en Egipto (Éxodo 1:14). Todos los seres humanos hemos sido esclavos del pecado (Romanos 6:16-17, 20; 7:23; 2 Pedro 2:19).

Los israelitas se salvaron de la muerte esa noche sólo a través de la sangre del cordero de la Pascua en los postes de sus puertas (Éxodo 12:22-23). Los cristianos son liberados de la muerte eterna sólo a través de la sangre derramada de Jesús como el "Cordero de Dios" (Juan 1:29; Efesios 1:7; 2:13; Hebreos 9:14, 22; 1 Pedro 1:19).

Como resultado de la plaga contra Egipto y el hecho de que los israelitas se salvaron de la sangre del cordero de la Pascua, Israel fue liberado de la esclavitud y comenzó una nueva vida al salir de Egipto (Éxodo 12:31-41). Como resultado del sacrificio de Jesucristo, los cristianos pueden liberarse del cautiverio del pecado y vivir una nueva vida (Romanos 6:4, 6, 18, 22; Efesios 4:24).

Estos son sólo algunos de los paralelos entre la Pascua del Éxodo y Jesucristo. También es importante recordar que Jesús observó la Pascua la tarde anterior a su crucifixión y que su sacrificio ocurrió en la porción del día, en la fiesta de la Pascua (Mateo 26:18-19). Pero tal vez ninguna escritura pruebe este vínculo mejor que 1 Corintios 5:7, que dice: "porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros".

Para aprender más acerca de la conexión entre Jesús y la Pascua bíblica, lea “La Pascua: ¿qué hizo Jesús por usted?".

Pregunta 4: ¿Celebró la Iglesia primitiva la Pascua bíblica?

Sí, el Nuevo Testamento es muy claro en que los cristianos en la Iglesia primitiva celebraron la Pascua bíblica.

Primero debemos entender que no la observaron de la misma manera que Israel lo hizo en el pasado. En su última Pascua, Jesucristo instituyó nuevos los símbolos para reflejar su sacrificio por los pecados. Estos nuevos símbolos fueron un nuevo elemento que Dios agregó a la Pascua bíblica para los cristianos del Nuevo Pacto.

Leemos acerca de la institución de la Pascua del Nuevo Pacto en Mateo 26.

El pan sin levadura ahora simbolizaba el "cuerpo" de Jesucristo (versículo 26).

El vino ahora simboliza la "sangre" de Jesús (versículo 28).

Jesús ordenó a sus discípulos: "haced esto en memoria de mí" (Lucas 22:19). También instituyó una ceremonia de lavado de pies para enseñar a su pueblo la importancia de la humildad y el servicio (Juan 13:3-15).

La Biblia nos muestra que la Iglesia primitiva continuó observando la Pascua bíblica en obediencia a Cristo (1 Corintios 5:7-8; 11:23-26). Hoy, los cristianos bíblicos de todo el mundo observan la Pascua del Nuevo Testamento en marzo o abril (el día 14 de Nisan en el calendario hebreo) para recordar y conmemorar la muerte de Jesucristo y su significado para nuestras vidas. En 2020, la ceremonia de la Pascua del Nuevo Pacto se observará después de que el sol se ponga el martes 7 de abril.

Usted puede conocer las fechas de los festivales bíblicos para los próximos años en el "Calendario de las fiestas".

El hecho de que los primeros cristianos observaran la Pascua el 14 de Nisan es un hecho histórico generalmente reconocido. Desafortunadamente, la Iglesia romana eventualmente sustituyó el Viernes Santo y el Domingo de resurrección de la llamada “Semana Santa” por la Pascua bíblica. Este cambio es lamentablemente aceptado y practicado por la mayoría de los cristianos de la actualidad.

Para obtener más información acerca del cambio de la Pascua bíblica por las festividades religiosas de Semana Santa, lea nuestro artículo "Las festividades cristianas".

Pregunta 5: ¿Se debe llamar a la ceremonia bíblica del pan y el vino la “Cena del Señor” o “la Comunión”?

El nombre "La Cena del Señor", es un título común dado al evento de participar del pan y el vino en la comunidad protestante. Algunas denominaciones llaman a esta ceremonia Eucaristía (en griego "dar gracias") o Comunión (en latín "comunión" o "compartir"). Hay mucha variación en cómo las iglesias guardan estas ceremonias. Algunos celebran estas ceremonias semanalmente; otros lo hacen mensualmente; otros trimestralmente; y otros, anualmente.

Pero ninguno de estos nombres es el nombre bíblico para la ceremonia que Jesús instituyó en la última noche de su vida. Los Evangelios son muy claros de que Cristo estaba observando la Pascua bíblica (Mateo 26:18; Marcos 14:14; Lucas 22:8).

Si leemos cada registro del Evangelio en relación a esa noche, notaremos que Jesús dijo específicamente que estaba cambiando los símbolos del pan y el vino, pero nunca dijo que estaba cambiando el nombre de la Pascua a otra cosa.

Si usted busca en la Biblia, encontrará que la frase "La Cena del Señor" sólo se usa una vez (en 1 Corintios 11:20). Pero cuando usted profundiza, puede sorprenderse al darse cuenta que el versículo realmente dice que no se use ese título para la observancia de la Pascua. “Cuando, pues, os reunís vosotros, esto no es comer la cena del Señor” (versículo 20, énfasis añadido).

El apóstol Pablo estaba corrigiendo a la congregación de Corinto por no guardar adecuadamente la ceremonia de la Pascua bíblica con reverencia y solemnidad. Estos cristianos iban a la Pascua y comían egoístamente su propia cena, mientras que otros pasaban hambre. Algunos incluso estaban emborrachándose (versículo 21). Entonces, en lugar de llamar a esta observancia "la Cena del Señor", ¡Pablo les estaba recordando que no era así! Ellos debían reunirse para participar solemnemente de los símbolos del pan y el vino, no para cenar (versículos 27-29).

El título "Comunión" está tomado de 1 Corintios 10:16: "La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo?". Esta no es una designación de un título para el evento, sino una declaración de que los símbolos del pan y el vino son necesarios para tener una relación cercana, o comunión, con Jesucristo. La Pascua bíblica es necesaria para verdaderamente conocer y tener una relación con Jesucristo.

Para obtener más información acerca del nombre propio de esta importante celebración, lea “Aclaremos la confusión con “la Última Cena” de Cristo. ¿Deberían los cristianos celebrarla?”.

Para encontrar más respuestas

Si recién usted está aprendiendo acerca de la Pascua bíblica, esperamos que estas respuestas le hayan sido útiles e informativas. Le recomendamos que continúe estudiando los orígenes de las fiestas populares no bíblicas celebradas en esta temporada y el significado profundo de las fiestas santas que se encuentran en la Biblia. En esta publicación, usted podrá ver una serie de links que pueden ayudarlo en su estudio.

Sepa más

Aclaremos la confusión con “la Última Cena” de Cristo ¿Deberían los cristianos celebrarla?

La última cena de Jesucristo ha causado mucha controversia en el mundo cristiano. Busquemos en el Nuevo Testamento para separar los hechos de la ficción.

×

Suscríbase a Discernir