Vida, Esperanza y Verdad

De la edición Mayo/Junio 2020 de la revista Discernir

Cómo ayudar a un amigo con tendencias suicidas

Hace años, un amigo cercano estaba extremadamente deprimido y considerando el suicidio. Una experiencia que compartimos durante su época más oscura me enseñó una lección acerca de la amistad.

“Puede que me hayas salvado la vida”.

La gravedad de sus palabras me aturdió. Mientras estábamos en uno de nuestros habituales almuerzos semanales, mi amigo se detuvo, me miró fijamente a los ojos y dijo esas palabras. Son de las cosas más conmovedoras que alguien me ha dicho.

Su declaración fue hecha en el contexto de nuestra discusión acerca de su bienestar actual. Mi amigo y antiguo compañero de trabajo estaba orgulloso de contarme cómo, por primera vez en muchos años, se sentía como se debe sentir alguien que es “normal”.

Atribuyó su estado actual a que por fin había tomado los medicamentos apropiados y a los años de terapia de grupo —que le ayudaron a salir de las más oscuras depresiones. Había llegado a un lugar en la vida donde finalmente se sentía feliz.

Su trayectoria positiva le había ayudado a controlar su dieta y su salud, y le había abierto la mente y el corazón para hacer las cosas que siempre había querido hacer.

Sin embargo, fue un largo camino el que lo llevó a ese estado.

Cuando casi pierdo a mi amigo

Cuando dijo: “Puede que me hayas salvado la vida”, se refería a algo que ocurrió hace varios años.

Trabajamos juntos como socios en un negocio que pasó por un momento difícil durante la crisis económica del 2008. La mayoría de nuestros contratos de servicios informáticos eran con fabricantes y minoristas que habían sido duramente afectados. Como resultado, nosotros también nos vimos afectados.

En ese momento me enteré de que mi amigo sufría de depresión y estaba en un punto muy bajo de su lucha. De vez en cuando, me contaba a manera personal que contemplaba la posibilidad de poner fin a su vida para escapar del dolor debilitante y la oscuridad que sentía a diario.

Un día, después de regresar de unas cortas vacaciones de buceo, me confesó que se sentaba en la playa por las noches y consideraba seriamente la posibilidad de caminar hacia las olas... y no regresar.

Escuchar esto de mi amigo fue desgarrador, y lo tomé muy en serio e intenté estar ahí para apoyarlo. Había aprendido mucho antes que si alguien, aunque parezca que está bromeando o “sólo diciéndolo”, expresa el deseo de “terminar con todo”, debe ser considerado como una súplica por ayuda. Pero me sentí aliviada de que siguiera aquí, vivo y contándome esos pensamientos.

Ese alivio temporal se convirtió en angustia algún tiempo después cuando no se presentó a trabajar durante dos días seguidos —sin contacto ni aviso. No contestó el teléfono.

Sabía que estaba cerca de su hermana y pude encontrar un número para llamarla. Pero descubrí que ella y los otros miembros de su familia local no sabían nada de él. Frenéticamente, su hermana trató de llamarlo por teléfono e incluso se puso en contacto con su conjunto de apartamentos para pedirles que entraran en su casa y comprobaran que estaba bien.

Estaba llena de miedo, a medida que mis peores temores parecían hacerse realidad.

Más tarde ese día, su hermana me llamó para decirme que finalmente le había devuelto la llamada. Estaba bien físicamente.

Alivio, ira, alegría y frustración se mezclaron dentro de mí cuando finalmente llamó para disculparse por lo que nos había hecho pasar a mí y a su familia.

Mientras escuchaba y recuperaba el aliento a través de mis lágrimas, mis emociones reprimidas finalmente salieron a flote, y le hice saber la intensa angustia y el miedo que había sentido cuando pensé que lo había perdido. Creo que entendió, a través de mi angustia y mi sincera emoción, lo importante que era su vida para mí y para todos sus seres queridos.

Proverbios 27:6 nos dice, “Fieles son las heridas del que ama”. Mirando hacia atrás, esa escritura tiene un significado más profundo para mí ahora.

No creo que este acontecimiento por sí sólo haya sido la razón por la cual mi amigo me dijo, “Puede que me hayas salvado la vida”. Creo que se refería a nuestros años de amistad a lo largo de su batalla contra la depresión. Me había confiado su lucha mucho antes de este suceso, y él sabía que yo siempre escuchaba con toda la atención, hacía preguntas directas para entender más e indagaba acerca de cómo estaba recibiendo ayuda.

Un hermano en tiempo de angustia

Una de las cosas más valiosas que usted puede hacer si tiene un amigo que está luchando con estos problemas se encuentra en Proverbios 17:17: “En todo tiempo ama el amigo, Y es como un hermano en tiempo de angustia”.

En otras palabras, estar ahí. Y parte de estar ahí es aprender todo lo que pueda acerca de esa lucha.

Hay muchos recursos que pueden ayudar a proporcionar un valioso conocimiento y asistencia para tratar a un amigo o un ser querido que pueda ser suicida. Muchos de estos recursos se pueden encontrar en línea o a través de un prestador de servicios médicos.

Pueden proporcionar información valiosa que puede ayudarlo a identificar los posibles signos de una persona suicida y ofrecerle algún tipo de ayuda. (Para obtener más información, vea los recuadros).

Las personas que son suicidas pueden aparentar que rechazan a las personas o que se alejan de sus seres queridos. Para ellos, la vida duele.Las personas que son suicidas pueden aparentar que rechazan a las personas o que se alejan de sus seres queridos. Para ellos, la vida duele. Dejan de disfrutar las cosas y puede ser difícil relacionarse con ellos. No es fácil acercarse y hablar con alguien que sufre de este nivel de depresión.

Sin embargo, es importante hacerlo a pesar de la incomodidad. Ser un buen oyente puede ser lo mejor que usted puede hacer. Hágales saber que usted está preocupado —que quiere ayudar y escucharlos.

Muchas personas tratan de buscar y obtener ayuda antes de intentar suicidarse. Los estudios demuestran que más del 50 por ciento de las víctimas de suicidio buscaron ayuda médica en los seis meses previos a su muerte. La mayoría de los suicidas dan 10 señales de alerta o señales de sus intenciones. Un verdadero amigo, alguien cercano o un confidente puede ser un recurso que le salve la vida a esa persona.

Y los expertos dicen que uno no le da ideas suicidas a alguien sólo por hablar de suicidio con esa persona. Más bien, hablar abierta y honestamente con ellos acerca de sus pensamientos y sentimientos suicidas puede ayudar a salvar una vida.

Estar ahí para ellos durante sus momentos más oscuros puede ser de gran ayuda. Necesitan un amigo como el que se describe en Proverbios 18:24: “Y amigo hay más unido que un hermano”.

Jesucristo profundizó acerca de cómo se ve este tipo de amigo: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos” (Juan 15:13).

Hay muchas maneras en que podemos poner la vida por los amigos —lo cual incluye demostrarles nuestra preocupación, atención y concentración durante sus momentos de angustia.

Esfuércese por estar ahí cuando lo necesiten.

Es posible que no siempre podamos evitar que alguien se haga daño a sí mismo, y a veces las personas no muestran ningún indicio de que están a punto de suicidarse.

Sin embargo, a menudo hay una oportunidad para ayudar. Cuando usted tiene un amigo que está enfrentando una depresión extrema y pensamientos suicidas, recuerde que ése es el momento en que más lo necesita.

Es posible que le haya salvado la vida a su amigo.

Recuadro: Cómo comunicarse con alguien que puede llegar a suicidarse

A continuación, hay seis sugerencias acerca de cómo hablar con amigos que son suicidas en potencia:

  1. Preguntar
    Preguntar: “¿Estás pensando en el suicidio?” indica que usted está abierto al diálogo. Intente ser directo, sin juzgar y comprensivo. Deles la oportunidad de que le hablen acerca del dolor que están experimentando. Usted puede preguntar: “¿Me puedes hablar acerca de ese dolor?” y “¿Cómo puedo ayudar?” Sin embargo, es crucial no prometer nunca mantenerlo en secreto.
  2. Escuchar
    Tómelos a ellos y a sus respuestas en serio y no los ignore, especialmente si manifiestan que están teniendo pensamientos suicidas. Escuche sus razones, así como las posibles razones por las que quieran seguir vivos —las dos son importantes cuando le están diciendo lo que está pasando. No imponga sus razones para vivir, más bien ayúdeles a enfocarse en las razones que ellos tienen para vivir.
  3. Manténgalos a salvo
    Una vez que haya comenzado un diálogo y usted se dé cuenta de que esa persona sí está pensando en el suicidio, es importante averiguar algunas cosas para tratar de mantenerla a salvo. ¿Esa persona ya ha hecho algo para intentar suicidarse antes de que hablara con usted? ¿Sabe cómo se suicidaría? ¿Tiene un plan, un momento exacto o acceso para hacer lo que ha planeado? Las respuestas a estas preguntas pueden revelar mucho acerca de la inminencia y la gravedad del peligro en el que se encuentra. Mantenerlo a salvo se trata realmente de poner tiempo y distancia entre él o ella y el método de suicidio que haya escogido. La ayuda y la orientación de organizaciones como las que se mencionan a continuación pueden ser muy útiles.
  4. Estar ahí
    Estar ahí para aquellos que tienen pensamientos suicidas puede ser un salvavidas. Limitar su aislamiento y aumentar su conexión con los demás puede ser un factor de protección contra el suicidio. Estar presente físicamente, hablar con ellos por teléfono o mantener un contacto regular a través de mensajes de texto (si no puede estar con ellos), puede ayudarles a no sentirse solos o pensar que son una carga.
  5. Ayúdelos a conectarse
    Ayudar a que las personas con pensamientos suicidas se conecten con los recursos de apoyo continuo puede servirles para establecer una red de seguridad para los momentos en que se encuentran en crisis. Investigue algunos de estos posibles apoyos con ellos. ¿Han visto, actualmente están viendo o hay alguna opción para que vean a un profesional de salud mental? Organizaciones como la Línea Nacional de Prevención del Suicidio han demostrado que las personas que utilizan estos recursos tienen muchas más probabilidades de sentirse menos deprimidas, con menos tendencias suicidas, menos abrumadas y más optimistas.
  6. Seguimiento
    Asegúrese de hacerle un seguimiento a las personas que tienen pensamientos suicidas después de haberlas ayudado con los pasos anteriores. Muestre interés por saber cómo están. Llámelos, envíeles un mensaje de texto o deje un mensaje. Este contacto puede aumentar sus sentimientos de conexión al mostrarles su apoyo continuo. Incluso la forma más simple de contacto puede reducir potencialmente el riesgo de suicidio.

Kelly Cunningham

 

Recuadro: algunas señales de una depresión grave

La depresión es un problema grave en el mundo occidental. Millones de personas sufren de depresión en sus diversas formas. Según la Facultad de Medicina de Harvard, los tipos más comunes de depresión se denominan depresión grave y trastorno depresivo persistente (o distimia).

Con depresión grave (o severa), una persona se consume con pensamientos deprimidos y pierde el interés en todas las actividades que normalmente le resultarían placenteras. Las personas que sufren de depresión grave se sienten abrumados por sentimientos de inutilidad y a menudo son las que corren mayor riesgo de tener pensamientos suicidas.

En el caso del trastorno depresivo persistente, la persona experimenta pensamientos depresivos durante un período de (hasta dos años), pero no al nivel de quienes sufren de depresión grave. Las personas que padecen este trastorno pueden seguir funcionando normalmente, pero tienen un sentimiento constante de tristeza y desesperanza.

A veces es evidente cuando alguien sufre de uno de los tipos de depresión mencionados anteriormente. Pero a veces las señales no son tan obvias. De acuerdo con la Asociación Americana de Psiquiatría, las siguientes son algunas de las señales que indican que alguien está luchando contra la depresión:

  1. Sentimientos constantes de tristeza y desesperanza.
  2. Irritabilidad y arrebatos de ira, incluso por asuntos aparentemente pequeños.
  3. Pérdida de interés en actividades y pasatiempos que normalmente serían placenteros.
  4. Patrones de sueño anormales (que pueden ir desde el insomnio hasta dormir más de lo normal).
  5. Falta de energía constante.
  6. Hábitos alimenticios anormales (que van desde la pérdida de apetito hasta el exceso de alimentación).

Problemas para concentrarse, para pensar, para tomar decisiones y recordar cosas.

Si usted tiene un amigo o familiar que muestra estas señales, es importante mantener un contacto regular con él o ella y tratar de entender mejor lo que está sintiendo.

Las personas con depresión a menudo se sienten culpables o avergonzadas de sus sentimientos, por lo que es importante acercarse a ellas con amabilidad y sin prejuicios.

Erik Jones

 

 

Continuar leyendo

×

Suscríbase a Discernir